Logo El Confidencial
UN NUEVO PERCANCE

Joaquín Sabina, los problemas que ha superado: un ictus, depresión y adicciones

El cantante canceló ayer un concierto en el WiZink Center de Madrid el mismo día que cumplía 71 años

Foto: Joaquín Sabina, en una imagen de archivo. (EFE)
Joaquín Sabina, en una imagen de archivo. (EFE)

Cuando este miércoles Joaquín Sabina reapareció a las 21:40 de la noche sobre el escenario del WiZink Center de Madrid el público respiró tranquilo. El intérprete de 'Pongamos que hablo de Madrid' (inmortalizada también por Antonio Flores) había sufrido una aparatosa caída y dejó a sus fans, siempre entregados y fieles, sin aliento. Hasta ese momento, la organización solo había confirmado que hablaba, pero hubo que esperar a que él mismo explicara lo que le había sucedido.

"Queridos amigos, estas cosas solo me pasan en Madrid. Lo siento muchísimo. Tengo un golpe muy fuerte en el hombro que me duele mucho y hace que tengamos que suspender con todo el dolor de mi corazón. Me voy al hospital porque lo tengo muy dolorido. No se imaginan cuánto lo siento", manifestaba el autor de 'Quién me ha robado el mes de abril'.

En un principio, parecía que la situación no revestía gravedad y se creía que tan solo tenía tres fisuras limpias que solo requerían inmovilización e incluso habría pasado buena noche sin mayores contratiempos. Sin embargo, el artista sufre un hematoma intracraneal por el que ha tenido que pasar por el quirófano, según ha adelantado 'El Español'. Nos hemos puesto en contacto con la clínica Rúber Internacional y nos han certificado que está allí ingresado, pero no estaban aún en disposición, porque no contaban con el permiso pertinente, para desvelar más detalles. Finalmente, la excelente noticia es que la operación ha sido un éxito.

Con Serrat en un concierto en Barcelona el pasado mes de enero. (EFE)
Con Serrat en un concierto en Barcelona el pasado mes de enero. (EFE)

No es la primera vez que Sabina ha tenido que cancelar un concierto por un percance o un problema de salud. En 2010 sufrió una caída fortuita en su domicilio que le impidió cantar en Barcelona y a continuación canceló tres conciertos en Estados Unidos, Nueva York, Miami y Los Ángeles, por unos supuestos problemas intestinales. Sin embargo, sí fue más sonado y a ello hizo alusión la noche del miércoles su miedo escénico en 2014 en el mismo escenario de Madrid, donde dijo que le había dado "un Pastora Soler", aludiendo a la misma situación que había experimentado la cantante de Coria del Río, por lo que acabó pidiendo disculpas por esta broma no malintencionada sino fruto de su contrastada ironía y socarronería. Meses más tarde canceló en Canarias por una tendinitis en el pie izquierdo.

"Yo he tenido dos gatillazos en mi vida. Uno en Gijón y otro en Madrid, es decir, en los dos sitios que más me importan del mundo. En Gijón creí que me iban a matar, pero no me mataron. Estaba cantando como el culo y tenía la impresión de que estaba engañando a la gente que había pagado su entrada. Ese ha sido profesionalmente el momento más jodido de mi vida, porque el otro día en Madrid lo que no hice fueron bises, pero sí pude acabar el concierto", manifestaba en una entrevista con la web Joaquinsabina.net.

Las cancelaciones continuaron en febrero de 2018 por otro accidente doméstico en el hotel, que puso punto y final a su gira por México, lo que llevó a mover las fechas para más adelante, y dos meses más tarde un problema de circulación impidió que actuara en A Coruña. En ese fatídico 2018, también se quedó sin voz en pleno concierto en Madrid en el mes de julio y, de nuevo, abandonaba el escenario.

Los problemas de salud de Joaquín Sabina vienen de mucho más atrás, ya que en 2001 sufrió un accidente isquémico cerebral breve del que logró reponerse, pero que supuso un antes y un después en el artista, quien en 2014 en 'Viajando con Chester', programa presentado por Risto Mejide, narró cómo vivió este episodio que tanto preocupó en ese momento: "Entras en una euforia de estoy vivo y luego eres consciente del peligro que has pasado y se te va infiltrando. No has tomado una decisión de cambiar radicalmente de vida porque crees que la vida que llevabas tenía una calidad sin la que no podrás seguir viviendo. No quería morirme. Estuve cuatro meses sin salir de mi habitación. Me dedicaba a leer y a ver telebasura. Como vino, se fue [la depresión], pero se queda agazapada y quien ha tenido uno de estos episodios sabes muy bien que vives con un cierto miedo. De vez en cuando asoma la patita".

El artista, en noviembre en Buenos Aires. (EFE)
El artista, en noviembre en Buenos Aires. (EFE)

Sabina manifestaba entonces que había dejado las drogas: "Sí, eso lo había dejado antes del ictus, seis meses antes. Por eso digo que no les sirvo de nada a las madres de los hijos perjudicados por esa sustancia. Me di cuenta de que no me proporcionaba placer si no me lo quitaba. Algún médico dice que eso se quedó ahí agazapado. El ictus seguro que tiene que ver con la mala vida".

Años antes, en el programa de la televisión peruana 'El francotirador' había sido mucho más explícito: "Dejé la coca hace cinco años y medio radicalmente, sin el menor trauma y sin terapias. En España es una cosa tan mala que es fácil dejarla, pero aquí es más jodido, porque es mejor", dijo en tono jocoso. "Amo la droga y el alcohol. Sin embargo, detesto a los drogadictos y a los borrachos. No compro ni tengo marihuana, pero si alguien, sobre todo en una gira, me ofrece un porro no le digo que no".

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios