'Casillas for president': los otros motivos (negocios y casas) de Iker y Sara para volver
  1. Famosos
PATRIMONIO

'Casillas for president': los otros motivos (negocios y casas) de Iker y Sara para volver

El futbolista quiere presidir la Federación de Fútbol y se presentará a las elecciones este año. Aunque han encajado muy bien en Portugal, nunca han dejado sus lazos con España

placeholder Foto: Sara Carbonero e Iker Casillas, en una imagen de archivo. (Getty)
Sara Carbonero e Iker Casillas, en una imagen de archivo. (Getty)

Hace años, una excelente periodista tuvo una trifulca telefónica con Iker Casillas y Sara Carbonero a cuenta de un artículo que había publicado en la prensa nacional. La pareja, tras el calentón, tuvo el buen sentido de disculparse con la compañera y la invitaron a ella y a su jefe a comer una sonora mariscada. En aquella sobremesa, no solo le pidieron disculpas, sino que tuvieron un agradable encuentro en el que se habló sin censuras. La periodista y el jefe se llevaron una excelente impresión de la pareja, que entonces estaba empezando su romance. "Este chico llegará a presidente del Real Madrid", concluyó la compañera a su llegada a la redacción: "Es un sueño que tiene y yo lo veo posible". La periodista es muy madridista, por cierto.

La carrera puramente deportiva de Iker Casillas se acaba. Por la edad (tiene 39 años), por la salud (sufrió un infarto de miocardio y desde julio trabaja en las oficinas del Porto) y porque tarde o temprano tenía que llegar este segundo acto a su vida profesional. Quizá él hubiera preferido pasar una o dos temporadas más jugando en una liga menor, en Estados Unidos o Emiratos, pero las circunstancias le han llevado a activar antes de tiempo el plan B. Según adelantó la Ser y confirmaron posteriormente fuentes del Gobierno a otros medios, Casillas, todavía portero del Porto, se reunió la semana pasada con la nueva presidenta del Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano. El encuentro abonaba los rumores crecientes de su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que actualmente ocupa Luis Rubiales.

placeholder Iker Casillas, el pasado mes de noviembre en Bucarest. (Getty)
Iker Casillas, el pasado mes de noviembre en Bucarest. (Getty)

En principio, las elecciones deberían celebrarse después de los Juegos Olímpicos (que tendrán lugar en Tokio este verano), pero Rubiales ha pedido autorización para adelantarlas al primer semestre. Hoy mismo Iker Casillas ha confirmado públicamente (a través de su cuenta de Twitter) su intención de presentarse a la presidencia.

Su casa de La Finca

De convertirse en presidente de la RFEF, el jugador volvería a residir en Madrid junto a Sara Carbonero y sus dos hijos. De hecho, la Ciudad del Fútbol se encuentra en Las Rozas, una localidad muy cercana al domicilio madrileño de la familia. La pareja mantiene varias propiedades inmobiliarias entre Boadilla del Monte y Villaviciosa de Odón (Madrid), pero es en la exclusiva urbanización de La Finca (Pozuelo de Alarcón) donde tienen su hogar. Esta casa la compraron en 2014 a Lydia Bosch y Alberto Martín y está valorada en torno a los dos millones y medio de euros. La reformaron en 2016, tiene cinco dormitorios, dos salones y un cuarto de juegos para sus dos hijos repartidos en 750 metros cuadrados.

Tanto Iker Casillas como Sara Carbonero han tenido éxito trabajando en sus respectivas profesiones y han sabido invertir sus ganancias. Además, son dos reclamos publicitarios y su imagen es impecable. Un repaso a las fianzas del exjugador del Madrid lo deja claro: sus empresas acumulan, en total, un patrimonio de 26 millones de euros. Eso, a pesar de episodios como el de Bankia. Según publicó Vanitatis en su día, el jugador fue uno de los miles de afectados por la depreciación de las acciones de la entidad financiera. Invirtió 240.000 euros a su nombre y otros 240.000 a nombre de su sociedad. Como el resto de afectados por el caso Bankia, también decidió emprender acciones legales en 2015 para recuperar su inversión.

placeholder Sara Carbonero, en un acto publicitario de Calzedonia. (Getty)
Sara Carbonero, en un acto publicitario de Calzedonia. (Getty)

Cuatro años después de aquello, su pulso financiero es bueno. Sus negocios se vehiculan a través de cuatro empresas. La primera, Casillas Fútbol & Marketing 2011, es una sociedad limitada dedicada al alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia y a la gestión de los derechos de imagen del portero. Lleva varios años registrando pérdidas (en 2018, de 7.700 euros) y no muestra demasiados signos de actividad. Iker también es administrador único y socio de Ikerfer 1981, dedicada a otras actividades de consultoría de gestión empresarial. La entidad declara un activo superior a los dos millones de euros y unos resultados en 2018 de 51.558 euros (similares a los del ejercicio anterior).

placeholder Iker Casillas, con sus hijos y otro niño en el estadio del Porto. (Getty)
Iker Casillas, con sus hijos y otro niño en el estadio del Porto. (Getty)

Pero los dos grandes motores del entramado empresarial de Casillas son Ikerca SL y Casillas World SL. La compañía Ikerca, que también gestiona sus derechos de imagen y sus inversiones inmobiliarias, cuenta con un activo total de más de 21 millones de euros. Es la empresa en la que en un principio estaba el padre del jugador, hasta que un desencuentro personal entre ellos se tradujo en una salida de la entidad. En el último ejercicio del que hay constancia en el Registro Mercantil, Ikerca declaró unas pérdidas de 212.500 euros, lo que supone repetir los números rojos del año anterior. Esto se explica principalmente por el sensible descenso de sus ingresos.

Ventas de 2.800.000

La que más alegrías le da es sin dudas Casillas World, la empresa a través de la que gestiona su fundación y su marca de ropa, que en 2018 registró unas ventas de 2.800.000 euros (medio millón de euros más que el año pasado) y que les ha dejado más de 800.000 euros limpios en el balance. El año pasado hubo cambios en esta empresa, e Iker dejó entrar a su representante, Carlos Cutropia, y a Antonio Real Serrano (ambos patronos también de la Fundación Iker Casillas) como administradores solidarios.

En cuanto a Sara Carbonero, la periodista es un auténtico filón para las marcas. Aunque ahora está de baja por motivos de salud (se está recuperando de un tumor de ovario), combina su trabajo en Mediaset con su faceta como influencer y la gestión de su web multimarca Slow Love junto a Isabel Jiménez. Además, es embajadora de Unicef. Todo eso lo ha hecho desde Oporto y podría volver a hacerlo desde Madrid si es necesario.

Iker Casillas Sara Carbonero
El redactor recomienda