Logo El Confidencial
40 ANIVERSARIO DE SU MUERTE

Odile, hija de Félix Rodríguez de la Fuente: “Mi madre nos sacó a todos de la tormenta”

Cuatro décadas después, Odile ha querido homenajear a su padre a través de la publicación de “Felix, un hombre en la tierra” y hemos hablado con ella

Foto: Félix Rodríguez de la Fuente. (RTVE)
Félix Rodríguez de la Fuente. (RTVE)

Hace cuarenta años los ciudadanos recibían la noticia de la muerte de Félix Rodríguez de la Fuente en Alaska, mientras rodaba un capítulo de “El Hombre y la tierra”. Una información impactante que convertía al divulgador en una leyenda.

Cuatro décadas después, su hija Odile, bióloga de profesión y la que mejor representa esa herencia, ha querido homenajear a su padre a través de la publicación de “Felix, un hombre en la tierra”.

Odile Rodríguez de la Fuente. (EFE)
Odile Rodríguez de la Fuente. (EFE)

La letra de la canción “Amigo Félix” que interpretaban Enrique y Ana, resumía esa relación del protagonista con los animales que imaginaban los niños y que aún sigue de actualidad.

Félix Rodríguez de la Fuente sigue vivo en la historia televisiva de España.

-Llamas a tu padre visionario, humanista, precursor de muchas iniciativas para cuidar la tierra que parece que se han inventado ahora.

Lo era y así lo transmitía. Era filosofía pura y así s descubre en sus cuadernos de campo, en sus explicaciones, en la manera de tratar la naturaleza. Fue un hombre tolerante y no se posicionaba en un lugar superior a los demás.

-Después de cuarenta años se le sigue recordando con cariño y como persona de gran carisma. Nunca tuvo detractores.

No es así del todo. Y me gustaría aclarar este tema. Hay personas que criticaron los métodos de rodaje que utilizaba mi padre en el campamento de Pelegrina. El origen de esas historias partieron de gente cercana a él y me da pena que transmitieran esa desinformación cuanto menos falsa.

Félix Rodríguez de la Fuente. (TVE)
Félix Rodríguez de la Fuente. (TVE)

-¿Y cuál era?

Lo explico.Tuve la fortuna de estudiar producción de cine en una de las mejores universidades de Los Ángeles y conozco los entresijos de cómo se hacen esas grabaciones. Todas las producciones de documentales de naturaleza en los años 70, 80, 90 trabajaban con animales troquelados. Son animales que están acostumbrados a la presencia de personas. En los años 70, mi padre y todo su equipo, que hicieron un trabajo extraordinario, trabajaban con unas cámaras que nada tienen que ver con las de ahora. Los animales que estaban en el campamento Pelegrina se recuperaban porque los recogían al borde de la muerte y gracias a esas películas se preservó su especie. Por último, mi padre nunca lo ocultó y para quien quiera verlo hay documentales donde lo explicaba.

-Otros le bautizaron de chamán, el hombre que era capaz de hacer predicciones y hasta de ejercer de prácticas curativas con los animales.

Mi padre tenía esa capacidad de reunir alrededor del fuego figurativo, que eran la televisión y la radio, a la gente. Al inicio del programa se escuchaba un tambor de fondo, que es lo que utilizaban los chamanes. El tambor asemeja los latidos del corazón de la tierra.

-Tenías siete años cuando murió tu padre. ¿Qué recuerdos domésticos tienes?

Mi padre era un hombre que viajaba continuamente y pasaba mucho tiempo fuera. Esas ausencias las compensaba totalmente cuando estaba con nosotras. No existía nadie más para él. Era un niño con piel de adulto y le gustaba ver la vida a través de nuestros ojos.

Félix Rodríguez de la Fuente. (EFE)
Félix Rodríguez de la Fuente. (EFE)

Su viuda, "la mujer fuerte"

-Al pasar tanto tiempo fuera, el papel de tu madre era el más difícil y la que marcaba las reglas.

Sí, la estricta era nuestra madre y mi padre nos decía: “Cuidado, que viene mamá y nos va a regañar", como si él fuera un niño más.

-Tu madre ha sido el gran personaje invisible.Se quedó viuda muy joven con tres niñas que había que sacar adelante...

Ha sido la parte que no se ha visto, pero te aseguro que mi padre no hubiera sido lo que fue sin ella. Era la persona que le apoyó siempre, su colaboradora más estrecha y también la más crítica. Siempre en la retaguardia para que no se tuviera que preocupar de nada. Mi padre no sabía ni cuánto dinero tenía ni dónde lo tenía. Decía que era una fuerza de la naturaleza, la mujer fuerte de la Biblia. Cuando murió mi padre, ella fue capaz de sacar a todos de la tormenta.

La viuda de Félix Rodríguez de la Fuente, Marcelle Parmentier, en una imagen de archivo. (EFE)
La viuda de Félix Rodríguez de la Fuente, Marcelle Parmentier, en una imagen de archivo. (EFE)

-A los cinco años ya sabías que querías ser bióloga.

Sí, y nunca cambié de opinión. Mi padre decía que yo era su continuadora.

-En el libro hay una especie de mensaje referido a que la naturaleza es sabia y cuando se le agrede despierta.

Lo que decía era que nosotros somos una hebra más en esa totalidad. Y la naturaleza ha forjado un enorme equilibrio y una gran resiliencia al estrés exterior. Y cuando ya los desequilibrios son extremos, sucumbe a esos cambios, se convierte en adversaria.

Revista 'Protagonistas' de 1980 donde una Odile niña ya decía que quería ser bióloga.
Revista 'Protagonistas' de 1980 donde una Odile niña ya decía que quería ser bióloga.

-Félix nació en un pueblo, Poza de la Sal. Quizás si hubiera nacido en una ciudad como Madrid o Barcelona no habría desarrollado ese interés por la naturaleza.

Creo que no. Tuvo una infancia libre. No le escolarizaron hasta los diez años y su aula fue la naturaleza. Estableció esa conexión que le convirtió en lo que fue.

-Pocos saben que estudió medicina y estomatología. Y lo dejó todo. Imagino el drama para la familia...

Apuntaba maneras desde pequeño. A mi abuelo, que era notario de profesión, le preocupaban esas inclinaciones menos conservadoras. Hasta que no falleció, mi padre no tomó la decisión de dejarlo todo y dedicarse a lo que de verdad le hacía feliz. Y mi abuela siempre le apoyó.

-El lobo está muy unido gráficamente a tu padre. Cuando se piensa en él se ve a esos lobos a los que dio otra imagen.

Creció con esas historia donde el lobo era el malo, pero a los once años se dio cuenta que no era así y que tenía derecho a vivir y sobrevivir. Y la importancia para el ecosistema...

Félix Rodríguez de la Fuente durante la grabación de 'El hombre y la Tierra'. (RTVE)
Félix Rodríguez de la Fuente durante la grabación de 'El hombre y la Tierra'. (RTVE)

-Si viviera ¿se habría metido en política?

Se lo ofrecieron y dijo que no porque su labor no se podía hacer desde un cargo público. Su mensaje era llegar a todo el mundo.

-¿Que sientes cuando escuchas la canción “Amigo Félix” que cantaban Enrique y Ana. La letra empieza con los animales pasando la noticia de su muerte: “Me ha dicho el pato que le diga al gato que el lobo dice que esta mañana está más triste el sol”.

Es la muestra del cariño hacia mi padre. Es una canción llena de amor y de gratitud.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios