El último encuentro de Carlos Falcó y Alfonso Cortina días antes del estado de alarma
  1. Famosos
TRISTE ADIÓS

El último encuentro de Carlos Falcó y Alfonso Cortina días antes del estado de alarma

Según publica 'El Mundo', ambos empresarios, grandes amigos, habrían almorzado juntos en un restaurante de Madrid

placeholder Foto: Alfonso Cortina. (Cordon Press)
Alfonso Cortina. (Cordon Press)

El 14 de marzo publicaba el BOE el decreto que establecía el estado de alarma anunciado por el Gobierno presidido por Pedro Sánchez el día anterior, lo que obligaba a todos los españoles a unas normas de confinamiento que en jornadas precedentes se seguían o no, en función de la voluntad de cada uno. Por este motivo, el 11 de marzo, en un momento en el que todavía no se era consciente de la gravedad de la situación que estamos viviendo estos días, Alfonso Cortina habría estado comiendo en un lujoso restaurante madrileño, según han contado testigos presenciales a 'El Mundo'.

El que fuera presidente de Repsol y marido de Miriam Lapique, hermana a su vez de la socialite Cari Lapique, no habría cumplido ninguna de las normas de aislamiento social que ahora son imprescindibles y que en ese momento no se seguían de una manera generalizada. Repartió abrazos, saludos y se mostró encantador con muchos de los comensales que allí se encontraban, según el mencionado artículo, e incluso estuvo recomendando vinos a sus amigos. Una muestra de su carácter expansivo, en un entorno en el que claramente era muy apreciado.

placeholder Carlos Falcó.
Carlos Falcó.

Fue su último encuentro con uno de sus grandes amigos, Carlos Falcó, quien fallecería días después aquejado del mismo mal, el Covid-19, en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, donde había sido ingresado días antes, tal cual confirmó el diario 'ABC' el pasado día 20. Tres días más tarde fallecía el marqués de Griñón y fue un duro golpe para todos los que le querían, sus familiares y amigos, entre los que se encontraba el hermano de Alberto Cortina, con quien compartía una de sus grandes pasiones, el vino.

El día 25, Vanitatis pudo confirmar con la familia que Alfonso Cortina había sido ingresado en Toledo, pues tenía algunos de los síntomas asociados al coronavirus. Hasta ese momento se encontraba en su finca de Retuerta de Bullaque, en el norte de Ciudad Real, donde estaba sometido a las preceptivas normas de confinamiento. En un principio, su entorno se mostraba esperanzado porque tenía todas las constantes estabilizadas y su situación no parecía revestir gravedad.

placeholder Alfonso Cortina y Miriam Lapique. (EFE)
Alfonso Cortina y Miriam Lapique. (EFE)

Para Alfonso había sido un duro golpe perder a su gran amigo Carlos Falcó, quien fue el que más le animó a plantar sus vides a los pies de los Montes de Toledo, en el Parque Nacional de Cabañeros. Sus vinos Pagos de Villagarcía tienen denominación de origen y han tenido una gran expansión comercial en los últimos años, algo que agradeció en una entrega de premios al recordado aristócrata: "Siempre estaré agradecido a Carlos porque desde el principio me aconsejó y me prestó a su enólogo. Y lo habitual es que esos secretos no se compartan".

Alfonso Cortina y su mujer, Miriam Lapique, eran un matrimonio discreto, pese a ser habituales de ciertos ámbitos de gran relevancia mediática como el Teatro Real, o por su entorno afectivo, que incluye a personalidades de la magnitud de Fernando Fernández Tapias y Nuria González o Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, por poner solo algunos ejemplos.

Carlos Falcó
El redactor recomienda