Logo El Confidencial
PERFIL

Celia Villalobos: veraneos en Torremolinos, vecina de la infanta Elena y familia numerosa

A lo largo de sus treinta años de carrera, compaginó la política con la crianza de sus tres hijos. Su jubilación coincidió con la de su marido, el consultor Pedro Arriola. Ahora irá a 'MasterChef'

Foto: Celia Villalobos, en una imagen de archivo. (EFE)
Celia Villalobos, en una imagen de archivo. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

"Han sido unos años muy felices en esta casa, he aportado mucho, he luchado mucho también, he conseguido cosas, he tenido diferencias con mi partido en lo que se refería a los matrimonios gay, al divorcio, a muchas cuestiones sociales, pero los sucesivos presidentes me han mantenido. Pablo Casado tiene todo el derecho del mundo a hacer su política. Yo el escudo del Partido Popular lo llevo en el alma, pero me lo quito aquí. Ha sido un orgullo y una satisfacción". Con estas palabras, Celia Villalobos anunciaba en el programa de Susanna Griso que su etapa en la política había terminado. Era la crónica de una muerte (política) anunciada. Desde entonces, la exalcaldesa de Málaga ha encontrado un hueco en la televisión, y hoy ha sorprendido anunciando su fichaje por 'Masterchef Celebrity'.

[LEA MÁS. Celia Villalobos dice adiós a la política: del cabreo con su chófer al Candy Crush]

Celia Villalobos, odiada y querida a partes iguales, lo fue casi todo en política. Entró en el año 1986 en el Congreso porque se lo pidió Manuel Fraga y no lo abandonó hasta su 'dimisión' política el año pasado. Cuando Pablo Casado accedió a la dirección del partido, ella, que había apoyado a Soraya Sáenz de Santamaría, vislumbró su final. Y así fue. La implosión del Pacto de Toledo fue la gota que colmó el vaso de una carrera ya en su ocaso.

Villalobos ha reconocido muchas veces que el momento más feliz de su carrera política fue en su etapa como alcaldesa de Málaga, entre 1995 y 2000. Ella se crió entre Arroyo de la Miel y el Camino de Antequera. Las monjas de Gamarra, el colegio en el que estudió, aún recuerdan que Celia era "muy rebelde ya desde niña".

Celia Villalobos, en medio de una rueda de prensa improvisada. (Getty)
Celia Villalobos, en medio de una rueda de prensa improvisada. (Getty)

Rebelde por defender sus ideas, pero en lo personal extremadamente leal. Conoció al que hoy es su marido, el conocido estratega político Pedro Arriola, con 19 años y se casaron en el año 1971. Tienen tres hijos y varios nietos. "Es una bellísima persona, sevillano de pro, baila sevillanas divinamente... y lo demás no te lo puedo contar. Llevo toda mi vida con él, desde que tenía 19 años. Es divertido, listo y con mucha mala leche", contó en una entrevista sobre él.

Su relación con Arriola, estrechísimo colaborador tanto de Aznar como de Rajoy, fue siempre arma arrojadiza contra Celia. Juntos formaron uno de los matrimonios más influyentes de la derecha española. La retirada de la política de Villalobos coincidió con la jubilación de él. Hace apenas unas semanas, Arriola puso fin a su actividad empresarial, dimitiendo de sus dos empresas: Instituto de Estudios Sociales y Consultores de Investigación Social.

[LEA MÁS. Celia Villalobos deja la política: "Yo me quito aquí el escudo del PP"]

Al frente de ambas entidades está ahora una de sus hijas, Amaya Vanesa. Otro, Pedro, es un reputado oftalmólogo. La tercera, Macarena, tiene una empresa junto a su marido, un conocido cantante del mundo del rockabilly. Todos ellos muestran públicamente su afecto a sus conocidos padres. En las redes sociales de Macarena se puede leer un cariñoso mensaje dedicado a Arriola, al lado de una foto de las dos hijas junto a él: "Mi padre; la persona mas dulce, generosa, buena y clara. Te amo".

El consultor político Pedro Arriola. (EFE)
El consultor político Pedro Arriola. (EFE)

Mucho antes de que el espíritu del 8 de marzo lo invadiera todo, Celia compaginaba su carrera como política con la crianza de su familia numerosa. En una entrevista en 'El Mundo' le preguntaron por el espinoso asunto de la conciliación: "La he vivido mal porque mi marido estaba educado en no colaborar. Eso sí, a mi hijo lo he educado de forma radicalmente diferente y a mis hijas, igual. Parte de esa responsabilidad es de las madres, lo tenemos que cambiar nosotras, porque el mundo es profundamente masculino".

Celia Villalobos, el verano pasado en Málaga. (Getty)
Celia Villalobos, el verano pasado en Málaga. (Getty)

La relación de la política con los medios de comunicación ha sido siempre buena, a pesar de que han sido los medios quienes le han dado los mayores disgustos en política (recordemos la polémica del caldo o la del Candy Crush). Pongamos un ejemplo de su llaneza. Cuando la infanta Elena se separó de Jaime de Marichalar y se mudó a un piso en el barrio del Niño Jesús (Madrid), Celia Villalobos, que vivía encima de ella, tuvo la generosidad de compartir sus impresiones sobre su nueva vecina: "La he visto llamar a los niños desde la ventana de su casa para que salieran de la piscina y subieran a comer. Actúa como cualquier madre".

Celia se confiesa hoy como "una abuela feliz" a la que le quedan muchos proyectos por cumplir, como sacarse el carné de conducir. Disfruta temporadas cada vez más largas en su casa de las Torres de Playamar, en Torremolinos. Su plan pasa por seguir colaborando en los medios de comunicación, aunque ya como Celia Villalobos, sin el escudo del PP. Y disfrutar un poco de la vida.

* Este perfil se publicó en febrero de 2019

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios