El confinamiento de Raphael: cine, paseos y almuerzos con Natalia Figueroa
  1. Famosos
SIGUE siendo aquel

El confinamiento de Raphael: cine, paseos y almuerzos con Natalia Figueroa

El cantante ha celebrado recientemente su 77 cumpleaños y lo ha tenido que hacer en cuarentena, como todo el país, en plena crisis del coronavirus

Foto: El confinamiento de Raphael: cine, paseos y almuerzos con Natalia Figueroa
El confinamiento de Raphael: cine, paseos y almuerzos con Natalia Figueroa

Raphael acaba de cumplir 77 años en plena forma. Para él, hay dos aniversarios: uno, el biológico, y otro, el 2003, la fecha que figura en su calendario como un volver a empezar. Ese día recibió en su casa de Montepríncipe la llamada del doctor Enrique Moreno. Le confirmaban que había un donante compatible para su trasplante de hígado. Una vez recuperado, no se planteó jubilarse. "Volví con más ganas y salir al escenario me da la vida", contaba a Vanitatis.

Desgraciadamente, el cantante no ha podido celebrarlo ni con sus hijos ni con sus nietos, pero tampoco ha supuesto un drama. Muchas veces, en fechas importantes, tampoco lo podía festejar con la familia. Las giras por medio mundo formaban parte de su calendario laboral. Ha bajado el ritmo pero sigue cerrando conciertos en Latinoamérica, donde es uno de los artistas más reconocidos. En Bogotá y Medellín, que son junto con México sus plazas fuertes, el cartel de no hay billetes es una realidad habitual. En ocasiones, los empresarios han tenido que ampliar el calendario por la demanda. El público de varias generaciones le es fiel.

Raphael, en México. (EFE)
Raphael, en México. (EFE)

La vida confinada

El ritmo de vida del cantante estos días es relativamente sencillo y, excepto por la salidas para las actuaciones, similar al anterior a la crisis. Lo único que ha alterado el confinamiento es que no sale de su domicilio, donde permanece con Natalia Figueroa. Por la mañana se encierra en su despacho y mantiene videoconferencias con Universal y con RLM Management. Cuenta que está “trabajando y trabajando como si estuviera en una oficina. Me relajo con los paseos por el jardín. Como hace buen día, el almuerzo es ahí, mano a mano Natalia y yo”. Por supuesto, en su cumpleaños hay tarta de chocolate, que es su preferida, y con velas, como debe ser.

“Por la tarde vuelvo al despacho un par de horas. Cenamos pronto y después sesión de cine, que nos encanta. La cuarentena nos ha servido para ponernos al día, pero ya casi hemos visto todas. Así es nuestra vida. Sobre las siete tenemos videoconferencia con nuestros hijos y con los niños, y es un rato muy agradable”.

Raphael y su mujer, Natalia Figueroa. (EFE)
Raphael y su mujer, Natalia Figueroa. (EFE)

Como todos los ciudadanos, Raphael sueña con que esta crisis sanitaria termine pronto “y podamos ver la luz al final del túnel, que poco a poco se está viendo. Es importante no perder la paciencia. Afortunadamente estamos todos bien de salud, que es lo principal”.

Raphael
El redactor recomienda