Logo El Confidencial
INFATIGABLE

Tichi, la desconocida mujer de José Andrés, sus tres hijas y su impresionante casa

El cocinero fue portada de la revista 'Times' por su labor solidaria frente a la pandemia del coronavirus y ha contado en una entrevista cómo es su día a día familiar y profesional

Foto: José Andrés y su mujer, Patricia, en una imagen de archivo. (Getty)
José Andrés y su mujer, Patricia, en una imagen de archivo. (Getty)

Quizás un solo tuit sirva para sintetizar la personalidad o, al menos, la actitud vital de José Andrés y para entender también los valores en los que coincide con su mujer, la gaditana Patricia Fernández de la Cruz, desde hace un cuarto de siglo. Se trata de un mensaje que compartió una vez se hubo publicado la prestigiosa revista 'Time', que le dedicó la portada de su número de abril como ejemplo de compromiso en la pandemia mundial del coronavirus: "Como inmigrante y cocinero, recibo con humildad que Time haya compartido la historia de una persona intentando ayudar... pero también comparto el honor con los millones de personas alrededor del mundo, alimentando a la humanidad especialmente en estos tiempos tan inciertos. No yo la persona sino nosotros, la gente".

Su actitud también ha quedado más que manifiesta en estos días cuando le preguntaban en 'Cinco Días' sobre sus negocios y las inversiones que podría perder, también en España: "Nuestra única prioridad ahora mismo, como chef y como colectivo, es dar de comer a las personas que están necesitadas, y en su momento, cuando esto pase, tendremos que atender cuál será la estrategia que tendremos que seguir con la nueva situación".

Su mujer, a quien cariñosamente llaman Tichi, afirma que "es alguien que nunca ha puesto atención a las cosas del día a día. Siempre se ha centrado en cosas grandes, pero ahora incluso más. A veces es como: '¿Por qué te preocupas por eso? Hay cosas más importantes'. Comparto con él completamente la idea de que si puedes, debes ayudar. Al mismo tiempo, siento que soy el equilibrio entre eso y nuestra propia vida. Trato de mantenerle en contacto con su familia. Es completamente la sal de mi vida. Hace que mi vida sea más sabrosa. También más loca", declaraba con humor a 'Bethesda Magazine' hace unos meses.

El chef español afincado en Estados Unidos (tiene la nacionalidad desde 2013) está haciendo una ingente labor a través de su ONG, World Central Kitchen, que fundó en 2010 tras el devastador terremoto de Haití, y su ayuda empieza a llegar a España, a Madrid, Barcelona, Valencia, en los próximos días. Sus acciones son fruto de unos valores humanitarios que ya ha demostrado en otras situaciones como el huracán María, en 2017, la mayor catástrofe natural que han sufrido en su historia, que asoló Puerto Rico, Dominica y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Unos valores que comparten su mujer y sus tres hijas, Carlota, Inés y Lucía, que tienen en la actualidad 21, 19 y 16 años, respectivamente.

El matrimonio ha educado a sus hijas en sus mismos valores, y por eso han considerado determinante que adquieran la formación en centros que se rijan por esos principios que ellos consideran esenciales. Las tres fueron alumnas de The Woods Academy, en Bethesda, una elitista zona residencial situada a 10 kilómetros de Washington. Se trata de un exclusivo centro católico para alumnos de entre tres y catorce años, que no suele acoger más de 320 por año y cuya "misión, y nuestra constante prioridad, es ser una comunidad católica inclusiva para preparar a los niños y las niñas para que lleven unas vidas llenas de significado".

José Andrés, en una imagen retrospectiva. (Getty)
José Andrés, en una imagen retrospectiva. (Getty)

Las dos menores cursan en la actualidad secundaria en Stone Ridge School of the Sacred Heart, como también lo hiciera su hermana mayor y prominentes personalidades como Maria Shriver, periodista y escritora, exmujer de Arnold Schwarzenegger, o la cantante de ópera Frederica von Stade. En la institución también se rigen por su "compromiso en la educación de la mente y el corazón de nuestros estudiantes para que puedan crecer en conocimiento, fe y gracia con motivo e integridad". Carlota, la primogénita del matrimonio, estudia en la actualidad en la Stern School of Business, en la Universidad de Nueva York, una de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo, por la que pasaron, entre otros, Juan Antonio Samaranch, Salvatore Ferragamo o el economista Alan Greenspan.

Una entrevista muy íntima

José Andrés y su mujer abrían el año pasado las puertas de su espectacular casa (realizada por el arquitecto estadounidense David Jameson, por la que se dijo que habían pagado 2,3 millones de dólares) a la mencionada publicación, a la que concedían una de las entrevistas más íntimas y personales, en la que rememoraban su historia de amor, que surgió en Maryland. "Había venido porque mi tío trabajaba en la embajada española. El plan era quedarme aquí durante seis meses, estudiar algo de inglés y volver, pero terminé quedándome. Tomé algunas clases, fui a Montgomery College y luego terminé mis estudios en la Universidad de Maryland. Mientras tanto, estuve trabajando para la oficina comercial de la embajada. En el proceso conocí a José", rememora Patricia. "Estuvimos saliendo un año y medio. Mi padre había muerto en septiembre de 1994 y nos casamos en septiembre de 1995. En realidad, fue una boda civil y luego nos fuimos a España para la boda religiosa, que fue la verdadera, con nuestros amigos. Pero por la muerte de mi padre, hicimos una celebración pequeña, que fue muy agradable".

José Andrés, el pasado mes de noviembre. (EFE)
José Andrés, el pasado mes de noviembre. (EFE)

Tras el nacimiento de sus tres hijas, tomaron la decisión de mudarse, hace ahora trece años, a Bethesda: "Patricia quería asegurarse de que estuviéramos cerca del colegio. Yo crecí en un lugar donde podía ir caminando a clase todos los días. Y para mí eso era muy importante. Pienso que todos los niños deberían crecer en una comunidad pequeña. Es muy divertido", a lo que su mujer añade: "Que pudieran ir andando a la escuela les ayudó a tener independencia".

La mujer del chef español asegura estar muy contenta en su lugar de residencia actual, aunque echa de menos más aceras para poder salir a pasear. Y desvela que "no tengo ni idea de cocinar", algo que su marido se toma con humor y subraya: "... después de 25 años".

La vida del matrimonio está muy marcada por la intensa agenda de José Andrés. "Cuando José está en casa, después de unos días es como: '¿Cuándo es tu siguiente viaje?', Y cuando se marcha es como: '¿Cuándo va a volver? Porque cuando se marcha, mi casa es muy silenciosa. Y cuando vuelve es muy divertida", cuenta.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios