Logo El Confidencial
SALUD

Sara Carbonero, cronología de un año en la 'sombra' y planes de futuro

La periodista anunció en sus redes, donde cuenta con miles de seguidores, que iba a ser operada de un tumor de ovarios. Durante este año se ha dedicado a recuperarse y a disfrutar de su familia

Foto: Sara Carbonero, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Sara Carbonero, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

"Cuando aún no nos habíamos recuperado de un susto, la vida nos ha vuelto a sorprender. Esta vez me ha tocado a mí, esa dichosa palabra de 6 letras que todavía me cuesta escribir. Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada. Todo ha salido muy bien, afortunadamente lo hemos pillado muy a tiempo pero todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente. Estoy tranquila y con la confianza de que todo va a salir bien. Sé que el camino será duro pero también que tendrá un final feliz. Cuento con el apoyo de mi familia y amigos y con un gran equipo médico. Aprovecho para pedir desde aquí a mis compañeros periodistas el respeto y la comprensión con los que siempre me habéis tratado, especialmente en estos momentos tan difíciles y delicados para mí y mi familia".

Y así, con naturalidad, Sara Carbonero anunció hace ahora un año a sus seguidores que su vida se había llevado un revolcón de los buenos en el plazo de unos días. Primero por el infarto de Iker Casillas y después por su enfermedad. La periodista decidió comunicar la noticia unas horas antes de que llegara a los kioscos la revista 'Semana', que llevaba en su portada su problema de salud. Para evitar especulaciones, la clínica en la que estaba ingresada facilitó su parte médico por expreso deseo de la periodista. Tras la operación, la toledana permaneció unos días ingresada y luego siguió su recuperación en casa.

Tras dar una verdadera lección de comunicación en tiempos de crisis, Carbonero optó por vivir el tratamiento y su recuperación en la intimidad. La periodista ha seguido compartiendo su día a día en redes sociales, a las que alimenta con imágenes de un Oporto de postal, poemas para reflexionar y escenas cotidianas con sus hijos. A veces, ha habido que leer entre líneas para adivinar su estado de ánimo, y otras ha sido ella misma quien se ha desahogado con sus más de dos millones y medio de acólitos en Instagram, una parroquia siempre entusiasta.

Como en un largo post que escribió el pasado 26 de marzo, en el que metabolizaba ese vuelco vital con una larga reflexión dirigida a la Sara Carbonero de hace diez años: "Le diría que la vida puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos y que si eso ocurriera tendría todo el derecho del mundo a llorar, patalear, enfadarse, sentir rabia, miedo, impotencia. A bajar. Hasta el fondo. Pero que después siempre, siempre sale el sol. Que transformara el sufrimiento en sabiduría porque, como decía Dante, el que sabe de dolor, todo lo sabe".

Durante los seis meses que siguieron a la operación, la periodista toledana cumplió disciplinadamente con lo que le mandaron los médicos y se sometió a un tratamiento preventivo de quimioterapia. En noviembre del año pasado acabó el tratamiento y recibió buenas noticias sobre su salud, algo que supimos de nuevo a través de las redes sociales y Vanitatis pudo confirmar con fuentes cercanas a la periodista.

Ver esta publicación en Instagram

Una pregunta recurrente que me han hecho en alguna que otra entrevista es qué le diría a mi “yo” de hace 10 años y nunca he sabido muy bien qué responder. Mira por dónde hoy organizando las fotos del ordenador me he encontrado con él y como en estos días estamos teniendo algo más de tiempo del normal he pensado sobre ello. Creo que le diría que no perdiera el tiempo ni la energía tratando de controlar todas las situaciones porque al final, la vida nos descoloca a cada uno en su lugar. Que hay cosas que dependen de nosotros y otras que no. Que se preocupara menos y se ocupara más, le diría que exprimiera cada segundo y que dedicara su tiempo solo a aquellas personas que merecieran la pena y le hicieran sentir bien. Que nunca dejara de soñar a lo grande , porque a veces los sueños se cumplen. Le diría que no dejara de hacer nada por miedo a arrepentirse porque siempre es mejor hacerlo que lamentarse por no haberlo intentado. Le diría que cada día de la vida es un regalo, un milagro, una oportunidad. Que no tratara de luchar contra nada, porque el término “lucha” o cualquier otra palabra bélica implica un desgaste de energía. Que es mejor afrontar , aceptar y dejar fluir, nunca forzar. Ah! Que no se puede gustar a todo el mundo y que no merece la pena perder un segundo en eso. Que dijera muchas veces “te quiero”, que besara, tocara y abrazara mucho por si llegaba el día en el que no pudiera hacerlo. Le diría que fuera siempre fiel a sí misma, inconformista, idealista y empática, una cualidad que está subestimada. Le diría que la vida puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos y que si eso ocurriera tendría todo el derecho del mundo a llorar, patalear, enfadarse, sentir rabia, miedo, impotencia. A bajar. Hasta el fondo. Pero que después siempre, siempre sale el sol. Que transformara el sufrimiento en sabiduría porque como decía Dante, el que sabe de dolor, todo lo sabe. Que no sufriera más de la cuenta a medida que iba perdiendo gente en el camino porque es ley de vida que nosotros cambiemos y los demás también. Le diría que se ha equivocado una y mil veces, y que seguirá equivocándose porque de eso va el juego. Le diría que la inseguridad...(sigue)

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Desde entonces, Carbonero está cuidándose y siguiendo su filosofía de vida 'slow'. Antes del susto de Casillas, la periodista estaba trabajando para Deportes Cuatro, donde hacía entrevistas con deportistas desde un punto de vista humano. De momento, no hay noticias de su regreso a la televisión (Mediaset no ha contestado al respecto), donde siempre es un valor seguro. Periodista, influencer, diseñadora, escritora, marcadora de tendencias y protagonista de los medios por méritos propios y por su matrimonio con Casillas, Carbonero lo ha dejado todo prácticamente aparcado para cuidarse a sí misma y a los suyos. "Ya ha sido embajadora de Agatha e imagino que se volverá hacer", explican desde la agencia de comunicación de la firma que ahora promociona María Pombo. El blog en 'Elle', un lugar de encuentro con su gente, no se publica ya por decisión editorial (la revista decidió prescindir de todos sus blogueros).

Sara Carbonero es una de las comunicadoras más conocidas de España, según la consultora Personality Media. A pesar de que vive fuera de España desde que en 2015 Iker Casillas fichara por el Porto, "goza de un 93% de conocimiento", lo que la sitúa como "la décima presentadora de televisión más popular del país", según datos de hace un año. Dentro de ese sector, el de las presentadoras de televisión, es una de las número uno en "marcar tendencia", en "atractivo" y en "elegancia". Cualquier paso profesional que dé en un futuro será bien recibido por la audiencia.

Carbonero y Casillas están pasando el confinamiento en Portugal, donde la pandemia y las autoridades han sido menos rigurosas con la población. Que haya pasado un año en cuarteles de invierno no significa que no tenga planes. La periodista sigue manteniendo su web multimarca, Slow Love (que, por cierto, cumple estos días cinco años y está de promoción). Y tiene pendiente un 2020 cargado de futuro: "bodas y despedidas de soltera”, “un viaje y un concierto”, y sobre todo, una previsible mudanza de vuelta a Madrid si Casillas es finalmente elegido nuevo presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Estaremos deseando contarlo.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios