Logo El Confidencial
DISOLUCIÓN DE UN MITO

La guerra de La Unión se libra ante el juez: batalla por el nombre del grupo y empresas

Los componentes y fundadores de la banda se enzarzan en acusaciones que acaban en los juzgados. Bolín es de origen aristocrático y Sánchez trabajaba con 15 años para tener dinero

Foto: Luis Bolín y Rafa Sánchez. (EFE)
Luis Bolín y Rafa Sánchez. (EFE)

“Es lo que suele pasar siempre, después de 40 años juntos, se acaban tirando los platos a la cabeza”. Habla una persona cercana a los dos componentes de La Unión, en guerra desde hace tiempo, una batalla que se hizo pública la semana pasada y que está en los tribunales. Hay litigios por varios motivos y el principal es por el propio nombre del grupo, según confirman a Vanitatis fuentes conocedoras del caso. Luis Bolín y Rafa Sánchez andan a la greña por el futuro de La Unión y por sus carreras musicales.

LEA MÁS: El final del grupo La Unión deriva en una pelea pública

Bolín acusa a Sánchez de querer apropiarse del sello, y Sánchez, por su parte, ha registrado el nombre de La Unión por su cuenta, lo que ha provocado el enfado de su exsocio. Porque juntos tienen además una empresa, Coco Media SL, en plena liquidación, según dicen, lo que tampoco ayuda a que lleguen las paces.

Los exintegrantes de La Unión: Rafa Sánchez, Luis Bolín y Mario Martínez. (EFE)
Los exintegrantes de La Unión: Rafa Sánchez, Luis Bolín y Mario Martínez. (EFE)

La guerra llevaba meses soterrada hasta que Sánchez emitió un comunicado la semana pasada en el que anunciaba la extinción del grupo, uno de los estandartes de la edad de oro del pop español. Bolín tardó poco en responder y lo hizo en varias veces, siempre señalando a Sánchez como el responsable de dicha separación y avisando, además, de que La Unión seguirá, pese a quien pese.

LIquidación de su empresa

“Lo que teníamos entre manos era la disolución de una sociedad que tenemos al 50%. Eso tenía unos plazos, y Rafa ha querido adelantarse de forma unilateral, incluyendo una mentira en el primer párrafo. Esta es su manera de proceder de un tiempo a esta parte”, ha declarado Bolín a 'ABC'. Desde Vanitatis hemos intentado hablar con ambas partes sin éxito.

El registro del nombre del grupo y la liquidación de su empresa son las dos claves del desencuentro, que empezó hace ya tiempo, con el clásico desgaste de los años. Coco Media SL, dedicada a la gestión de espectáculos, no presenta cuentas desde 2017 pese a haberse constituido en 2016. La unión empresarial duró mucho menos que la musical. Ambos se registraron como administradores mancomunados y el objeto social era el de “realizar todo tipo de actuaciones artísticas, representación artística de grupos musicales con poder para contratar conciertos, negociar contratos discográficos, elaborar planes de promoción en los medios de comunicación y diseñar campañas publicitarias”.

Los excomponentes de La Unión: Rafa Sánchez, Luis Bolín y Mario Martínez. (EFE)
Los excomponentes de La Unión: Rafa Sánchez, Luis Bolín y Mario Martínez. (EFE)

La Unión comenzó su andadura en 1982 como cuarteto: Rafa Sánchez, Mario Martínez, Luis Bolín e Iñigo Zabala. Y las crónicas de la época, como las de Los 40 Principales, cuentan que fue Bolín quien ofreció a Sánchez unirse al grupo después de hacerle una prueba de voz. Lo cierto es que con su carisma, su voz y su imagen, Sánchez se convirtió en la imagen del grupo. De los cuatro solo quedaban ellos en los últimos años, y Sánchez, además, ha colaborado con numerosos artistas en diversos trabajos, lo que ha llevado a Bolín a acusar a su excompañero de trabajarse una carrera en paralelo al grupo.

Vizcondesa de Almocadén

Podríamos decir que mientras las carreras de ambos han ido en paralelo, no así sus vidas. Luis Bolín Domecq, con mujer e hija, proviene de una familia acomodada y aristocrática: su madre, María de las Mercedes, era la vizcondesa de Almocadén, título que ha heredado su hermana Sofía, y su padre, Fernando Bolín, fue presidente de la Federación de Vela, olímpico y presidente de la Federación Internacional de Prensa Periódica (FIPP), de la Asociación de Revistas de la Información (ARI) y de la Asociación de Medios Publicitarios Españoles. Bolín tiene una hija con su pareja.

Sánchez, por su parte, ha contado en alguna ocasión que se ‘emancipó’ a los 15 años y trabajaba en una tahona para ganar algo de dinero. Incluso cuando estudiaba Arquitectura lo compaginaba con trabajillos para poder tener “algunas pesetillas”. Cuando empezó su andadura en el mundo de la música, abandonó los estudios, aunque nunca dejó aparte su amor por el arte y el interiorismo. Además, de sus cinco hermanos, dos, gemelos, son reconocidos artistas. Así que ha compaginado su papel en La Unión con su pasión artística: en los 90 montó dos tiendas de decoración, una con sede en Chueca, pero las cerró porque no vio negocio.

Rafa Sánchez. (EFE)
Rafa Sánchez. (EFE)

“Si viajabas, te gustaba este mundo y te fijabas, podías sorprender al cliente. Pensaba que tener una tienda de decoración era algo divertido, y aprovechaba mis viajes, por ejemplo, a Londres, para traer todo tipo de artículos, incluso sábanas, edredones, toallas, artículos de ‘ferretería fina’… También nos dedicábamos a vender sillas de su padre y su madre, con una pata de cada color, por ejemplo, a trabajar con reciclaje… Fue una etapa muy interesante, pero de la que quedó una conclusión: quería tener un empleo con la menor responsabilidad posible”.

Sánchez salió del armario en 2010 en la revista 'Shangay': “Mi salida del armario fue silenciosa: mi familia lo sabe, mis amigos también… Pero al ser el único gay de la banda, porque Mario y Luis son heteros practicantes, nunca he querido hacer bandera de ello. Yo creo que les habría encantado que lo hiciera, porque dar una campanada tipo Ricky Martin te pone ‘en el candelabro’, como decía ‘mi prima’. Pero yo prefiero hacerlo así, sin darle mayor importancia”, declaró a la revista.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios