Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, se encastilla en El Rincón
  1. Famosos
CONFINAMIENTO Y LUTO

Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, se encastilla en El Rincón

Este fue el hogar conyugal desde que comenzaron su noviazgo y también el espacio en el que la pareja celebró su matrimonio civil en septiembre de 2017. Y ella no tiene pensado abandonarlo

Foto: Esther Doña. (Getty)
Esther Doña. (Getty)

Esther Doña no tiene previsto, por ahora, dejar la casa palacio El Rincón (en Aldea del Fresno, Madrid), donde vivió con Carlos Falcó hasta su muerte, el pasado 20 de marzo. Este fue el hogar conyugal desde que comenzaron su noviazgo y también el espacio en el que la pareja celebró su matrimonio civil en septiembre de 2017. Para el marqués era su cuarta boda y la tercera para ella. Se conocieron en una cata de vinos en Málaga y no pudieron profundizar, más allá de intercambiar los teléfonos, porque al día siguiente el aristócrata emprendía un viaje fuera de España.

Ese fue el comienzo de una historia sentimental donde el Whatsapp y los correos electrónicos fueron fundamentales para que el aristócrata se subiera a su último tren del amor. Así definió a Vanitatis esa nueva oportunidad amorosa en una de sus últimas apariciones en el Círculo Fortuny, del que era presidente. Después llegó el decreto del Gobierno y la pareja se confinó en su castillo acompañada solo del matrimonio de servicio. Y en estas mismas circunstancias de soledad sigue Esther Doña. Por el momento, no quiere ningún traslado. Este verano se irá a Málaga, donde vive su familia.

placeholder Carlos Falcó y Esther Doña. (Getty)
Carlos Falcó y Esther Doña. (Getty)

Lo que sí hizo, una vez que Madrid pasó a la fase 0, es acercarse al piso que habían alquilado en el barrio de Chamberí, donde tenían previsto pasar de lunes a jueves para el fin de semana viajar o volver a El Rincón. Por la finca de Casa de Vacas (en Malpica del Tajo), donde Griñón vivió con su tercera mujer, Fátima de la Cierva, Esther solo acudía si era imprescindible. A este lugar, que era el paraíso del aristócrata, llevaron sus cinco hijos –Manuel, Xandra, Tamara, Duarte y Aldara– las cenizas de su padre, que permanecen en la capilla hasta que finalice el estado de alarma y puedan organizar un funeral en condiciones.

Pocas visitas

La vida de Esther Doña no ha cambiado en estos últimos meses y, salvo algún encuentro con sus amistades más cercanas, vive su soledad sin mayores agobios. La familia de Málaga no ha podido acompañarla en estas circunstancias tan difíciles hasta que no se pueda viajar entre provincias. Mantiene contacto a través de mensajes y llamadas telefónicas con los dos hijos mayores, que han sido los responsables de ejecutar el testamento del padre. Como publicó Vanitatis, Manuel, el primogénito, ayudaba económicamente a su progenitor y llevaba las riendas de sus negocios.

La mitad de accionariado de Marqués de Griñón Family Estates S.A. estaba, desde hace tiempo, en manos del que será marqués de Castel-Moncayo. La relación con Esther Doña es correcta dentro de los límites de la buena educación, nada más. A pesar de ciertos comentarios, no fue cierto que los hijos quisieran echar de la finca El Rincón a Doña: “Ella sigue allí, aunque habrá cambios porque el mantenimiento de la casa es altísimo y no tiene mucho sentido que Esther se recluya allí”.

placeholder El marqués de Griñón y Esther Doña, a su llegada esta noche al Teatro Real. (EFE)
El marqués de Griñón y Esther Doña, a su llegada esta noche al Teatro Real. (EFE)

El invierno pasado se trasladaron a Madrid por deseo de su mujer, que prefería el bullicio de la capital a la tranquilidad del campo. Al marqués la vida social le gustaba lo justo y a su mujer el mundo rural le aburría, salvo cuando organizaba almuerzos y fines de semana con sus amistades. Habrá que esperar cuál será la decisión definitiva de la joven viuda pero, por ahora, prefiere quedarse en su casa palacio, donde además está empadronada. Es propietaria de dos inmuebles en Majadahonda que tenía alquilados y la opción de trasladarse a uno de ellos, que ha quedado libre, parece la más válida.

El redactor recomienda