Almudena Cid: "Christian ha crecido mucho como persona sin alejarse de mí y le admiro"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Almudena Cid: "Christian ha crecido mucho como persona sin alejarse de mí y le admiro"

En un gran momento en todos los sentidos, hacemos balance con la actriz, quien tras ser una gran estrella de la gimnasia rítmica hace doce años, dio un nuevo rumbo a su vida

placeholder Foto: Almudena Cid. (Foto: Olga Moreno)
Almudena Cid. (Foto: Olga Moreno)

Este 15 de junio, Almudena Cid cumple 40, así que en Vanitatis hemos querido felicitarla por adelantado ante una cifra tan redonda. La actriz y exgimnasta rezuma felicidad y, sobre todo, seguridad en que el camino que ha tomado en la vida es el adecuado. Incluso hasta la pandemia del coronavirus le ha permitido disfrutar más que nunca de su familia, ya que cuando se decretó el estado de alarma se encontraba con sus padres y la madre de su marido, Christian Gálvez.

Si los 40 son una cifra redonda, también lo es la primera década de casados que van a cumplir el próximo mes de agosto, celebraciones que nos parecen más que pertinentes para hacer balance del pasado, evaluar el presente y mirar al futuro. Con Cid, que es una de esas entrevistadas que todos soñamos alguna vez, porque se adelanta a las preguntas que pensabas formularle en sus respuestas, en las que, como en un ramillete de cerezas, va engarzando todos los ingredientes de los que está compuesta su vida. Cuatro veces olímpica como estrella de la rítmica, ha conseguido consolidar su carrera en la interpretación, tras un enorme éxito en 'El secreto de Puente Viejo', que ya se ha despedido de Antena 3, pero en esta entrevista nos adelanta que prepara un bombazo teatral para 2021.

PREGUNTA: ¿Cómo encaras el cambio de década?

RESPUESTA: No me siento identificada con los 40, quizás por la idea que tenía yo de cómo tenías que ser a esa edad. Me veo muy jovial y es que quizás no tiene tanto que ver con la edad, sino con cómo te sientas. Es un poco contradictorio, porque no siento que haya cambiado mucho con respecto a hace algunos años.

P: Ahora que se han relajado mucho las normas de distanciamiento social, vas a poder celebrarlo. ¿Qué vas a hacer?

R. He tenido suerte en ese sentido, pero lo celebraré con prevención y con cabeza. He tenido amigos que han cumplido años en la cuarentena y en concreto una, a la que le mandamos unas flores y una frutas, y cuando hicimos un Facetime se nos puso a llorar porque ese día no podía estar ni con su familia ni con sus amigos. Nosotros somos cinco ahora en casa porque a mis padres les pilló la pandemia aquí, no se habían ido a Vitoria, y también está con nosotros la madre de Christian. Así que algo haremos...

P: El lado bueno es que has podido pasar tres meses con tus padres...

R: Así es, desde los 14 años no recuerdo haber pasado con ellos más de cinco o diez días en momentos muy concretos, al principio por la profesión de gimnasta y ahora por la de actriz y también porque vivo en Madrid. Es muy curioso, pero el hecho de que antes de irme a dormir me salga el impulso de darles un beso me traslada a mi infancia. Algunos días me tumbaba con mi madre en el sofá a ver la televisión, agarrada de su mano. Sonará muy infantil, pero es que yo muy pronto me tuve que marchar a conseguir un sueño y me he encontrado con esta situación que no me hubiera esperado así de golpe.

Una etapa muy diferente

P: En efecto, podemos decir que dedicaste casi los primeros 28 años de tu vida, que es cuando te retiraste, a la profesión de gimnasta y renunciaste a muchísimas cosas. ¿Podríamos decir que estás ahora en una etapa de expansión vital?

R: Sí, me parece una forma adecuada para definirlo, porque en el deporte vives circunstancias de gran represión de emociones, en momentos de dureza, de incomprensión o de injusticia, de falta de empatía a veces de unos con otros. Tuve que reprimir mi esencia de lo sensible que yo era porque no me podía conducir al lugar que necesitaba a nivel profesional. Ahora cuando tengo la necesidad de llorar, lo hago. Al principio de mi carrera entendía el llanto como una debilidad, pero al final comprendí que era liberador hacerlo para después continuar con más calma. Ahora con la interpretación profundizo en las emociones y creo que elegí este camino por algo. Algo que también he podido hacer en mis libros.

P: Nos hablas de tu saga de cuentos 'Olympia', que están basados en tu propia experiencia. ¿Cuántos llevas ya?

R: Ya publicados 16, tendría que haber salido otro por Sant Jordi, que se ha retrasado por la pandemia hasta octubre, algo que me parece bien porque necesita su momento, y quedan dos, uno que he escrito en estos meses y el que pondrá final a la colección coincidirá con la celebración de los Juegos Olímpicos de 2021. En él Olympia participa en los Juegos de Pekín de 2008, así que podemos decir que los astros se han alineado para que vaya a ser así.

placeholder Almudena Cid, en otra imagen de la sesión. (Foto: Olga Moreno).
Almudena Cid, en otra imagen de la sesión. (Foto: Olga Moreno).

P: Con este personaje has hecho una gran catarsis personal...

R: Sí y me ha ayudado a reconciliarme con muchas cosas y con personas. De hecho, hay un caso concreto de un personaje que está inspirado en una persona real, con quien tuve un desencuentro y no nos volvimos a hablar por una cuestión de amores de juventud. Le mandé el libro y vio la parte en la que le ponía voz a ella y también a lo que yo nunca pude decir. Al final ha prevalecido el recuerdo de lo felices que éramos juntas en nuestra infancia y hemos retomado nuestra amistad. Me dijo: "Nadie me había dado el perdón de una manera tan bonita".

P: El 7 de agosto celebrarás tus 10 años de casada con Christian. Un buen momento para hacer balance.

R: El balance es superbonito porque nos queremos más, nos admiramos más. Hemos pasado nuestros momentos de pareja difíciles, porque te encuentras con que salen cosas y las logramos superar. De ahí salió la relación más fuerte y más estable. Nos entendemos más porque, aunque tenemos nuestros desencuentros por distintas formas de pensar en determinadas cosas, siempre llegamos al lugar de la comprensión, sin tener que cambiar nuestros criterios. Siempre desde el respeto, que es donde radica la madurez de la pareja.

placeholder Almudena, con Christian Gálvez. (EFE)
Almudena, con Christian Gálvez. (EFE)

P: Muchas veces se cree que el tiempo o la convivencia pueden erosionar la pareja, pero, según nos cuentas, no es vuestro caso.

R: He entendido lo que él me aporta a mí y él sabe lo que yo le aporto. Lo que nos aportamos mutuamente tiene que ver con lo que somos como personas. Al principio de mi relación, mi miedo era que Christian tenía una admiración hacia mí como deportista, y cuando me retiré, me planteaba que me iba a dejar un gran vacío, que me iba a quedar sin mi profesión y sin la admiración de mi pareja. Lo que Christian construyó y supo ver es que su admiración hacía mí era como persona, que en ese momento era deportista y ahora es actriz. Ha sabido ver más allá y ver mi esencia. A mí, respecto a él, me ha encantado ver su cambio y su gran evolución. Cuando conoces a una persona con una serie de situaciones o problemas en su entorno que sabotean un poco su esencia y cuando ves que logra superar esas situaciones, te das cuenta de qué trabajo más bonito ha hecho para no desgastarse. Le he visto crecer tanto como persona que le admiro mucho, porque lo ha hecho sin alejarse de mí ni elegir otros caminos. Lo ha logrado hacer todo a la vez. Además, a nivel cultural me aporta mucho porque es una persona muy curiosa y muy inquieta. Gracias a él he descubierto muchas cosas a las que no les prestaba ninguna atencion.

P: ¿A qué te refieres con los problemas de su entorno? ¿Eran laborales, personales?

R: Me refiero a nivel personal, familiar y con amigos, decepciones. A nivel profesional, él se siente muy pleno, porque ha tenido una evolución muy buena, ha tenido la suerte de tener estabilidad y de hacer muy bien las cosas sin perder su esencia. No hay más que ver que empezó de adolescente en el programa 'Desesperado Club Social', ha presentado prime times, programas diarios... Ahora con la pandemia ha hecho un concurso en directo, que se dice pronto... Le admiro muchísimo.

P: También ha sido admirable tu transición de gimnasta a actriz. No lo tenías nada fácil.

R: Sí. Ahora además lo percibo en detalles significativos como cuando un periodista me presenta como 'exgimnasta y actriz'. Es ahí cuando empiezo a ver que me respetan como actriz. En la profesión también lo veo. Ahora que he estado en una serie diaria, 'El secreto de Puente Viejo', me he visto perfectamente integrada y rodeada de personas que me veían como actriz. Aunque ya ha acabado, tengo que decir que todo lo que me ha pasado este 2020 ha sido muy bonito, porque me ha dado una identidad como profesional que no la tenía hasta ahora.

placeholder Almudena Cid, en 'El secreto de Puente Viejo'. (Antena 3)
Almudena Cid, en 'El secreto de Puente Viejo'. (Antena 3)

P: Antes ya habías trabajado en obras de teatro de cierta relevancia con profesionales con gran talento como Sergio Peris-Mencheta.

R: Sí, pero quizás ha sido la serie, donde, además, no parecía ni yo, la que ha sido más relevante en ese sentido para la mayoría. En mi opinión, esta oportunidad en el teatro me la dio Sergio porque él, que jugó en la selección de rugby, ha podido empatizar mucho con mi figura de deportista. Nunca tuvo ningún prejuicio, porque para su obra lo que quería eran personas comprometidas, que sirvieran para esos personajes y que iban a darlo todo por esa función. Creo que eso es lo que vio en mí, que no le iba a fallar. De hecho, tenemos el proyecto de otra obra y estoy seguro de que va a volver a liarla... La función es una maravilla y quiere que empecemos a tener ya los primeros contactos para empezar a trabajar sobre ella, para empezar a dar algunas pautas, a finales de este año.

P: Una pregunta que siempre te hacemos es si quieres ser madre, pero tú ya has dejado más que claro que no es una prioridad.

R: Sí y más ahora que cumplo 40 y parece que empieza a saltar la alarma. En su momento tanto bombardeo en ese sentido, de que tenía que ser madre, me llevó a que incluso sintiera un rechazo y llegara a tener pesadillas. Así que decidí que algo estaba pasando, que tenía que dejar que pasara el tiempo y si decidía serlo, bien, y si no, también. Mi felicidad es la que es y no necesito ser madre para serlo. Mi búsqueda de la felicidad es por otro camino. Me reafirmo en lo que he dicho otras veces. Escuchas de todo, madres que están encantadas y otras que me confiesan que no lo hubieran sido. Afortunadamente estamos en un momento en el que la mujer se atreve a hablar de lo que piensa y sin tapujos. Igual un día cambio de opinión y decido tener hijos. Te confesaré que viendo la serie 'El cuento de la criada', donde hay una carencia de libertad para serlo y te utilizan como un objeto, ahí sí que se me removió algo, porque pensaba lo terrible que tiene que ser que te quiten algo tuyo, un hijo que que quieres tener, pero que se lo dan a otros. Me pareció durísimo. Se lo comenté a Chris, pero me dije "voy a parar", porque no me iba a dejar llevar por una ficción...

placeholder Almudena Cid, en 'MasterChef Celebrity'. (TVE)
Almudena Cid, en 'MasterChef Celebrity'. (TVE)

P: Por lo que afirmas, pareces muy feliz con quien eres, con quien estás y con lo que haces...

R: Así es. Yo estuve ocho años pensando cómo y cuando retirarme como gimnasta. Ahora estamos en un momento muy difícil para los deportistas, porque está habiendo una avalancha de retiradas prematuras, a consecuencia del confinamiento. No tienen la posibilidad de entrenar como estaban acostumbrados ni avanzar hacia sus objetivos. Hemos creado una sociedad que se llama El Último Vestuario, con la que estamos intentando ayudarles a que no abandonen dejándose llevar por esta situación, que esperen un poco y lo evalúen. Para mí elegir el cómo y el cuándo me ha sostenido durante muchos años hasta que encontré algo que me apasionaba. Le doy una enorme importancia a cómo y cuándo hago las cosas. Estuve ocho años con el estigma de la vieja de la gimnasia, me querían retirar desde los 20 y lo hice con 28 años en una final olímpica, con mi diploma olímpico. Por eso, ahora hay muchas gimnastas que no se retiran y pueden disfrutar de la madurez del deporte. Es mi manera de avanzar, de buscar las cosas cuando uno se las merece, no cuando los demás creen que tienes que hacerlas. Con la maternidad me pasa y también con ser actriz. Ahora muchas gimnastas se plantean ser actrices. Hay que cambiar ciertos patrones y bajar el volumen a todos esos o a todas esas que te dicen lo que tienes que hacer y escucharte a ti misma. Porque a veces desconectamos de lo que queremos o sentimos ya que estamos más pendientes de lo de fuera.

Almudena Cid Christian Gálvez