Logo El Confidencial
TRIBUNALES

Carmen Martínez-Bordiú, ajena al juicio de Meirás: este será su destino de vacaciones

Pasó los primeros veranos de su vida allí y en los últimos años se instalaba unas semanas para estar más cerca de su madre

Foto: Carmen Martínez-Bordiú. (Getty)
Carmen Martínez-Bordiú. (Getty)

Carmen Martínez-Bordiú pasó la pandemia en su finca sevillana. Ahora se encuentra otra vez instalada en su casa de Sintra (Portugal) junto a su novio, el australiano Tim, con el que pronto se embarcará en un crucero por el Mediterráneo invitados por un amigo.

Desde que murió su madre, la actual duquesa de Franco ha buscado un perfil bajo sin aparecer en prensa ni ser protagonista de aquellos reportajes únicos de antaño que tenían como marco incomparable cualquier rincón espectacular del mundo. Prefiere mantenerse al margen de las polémicas y así lo ha manifestado a Vanitatis: “Estoy 'out' de todo, no quiero caer en ningún comentario ni sobre este tema (juicio por el pazo de Meirás) ni sobre nada”. Sus amistades así lo corroboran: “Quiere vivir tranquila y no meterse en nada porque dice que luego se tergiversan sus opiniones. Está tranquila y feliz con sus nietos, a los que ha estado cuatro meses sin ver”.

Carmen Martínez-Bordiú, tras la exhumación de Franco. (EFE)
Carmen Martínez-Bordiú, tras la exhumación de Franco. (EFE)

Sentencias y ofertas

El lunes pasado comenzaba en el juzgado de A Coruña el proceso para resolver la demanda que el Estado y el Ayuntamiento de Sada interpusieron, a principios de año, para declarar nula la donación del pazo de Meirás realizada en 1938 a Franco y la escritura de compraventa firmada en 1941. En la reclamación judicial se solicita que tanto el edificio como los terrenos colindantes sean propiedad pública. En ese escrito se especifica que la escritura de propiedad se cerró entre Manuela Esteban Collantes (viuda del hijo de Emilia Pardo Bazán) y la Junta Pro Pazo del Caudillo por una cantidad de 406.364 pesetas. Este dinero, a su vez, se recaudó por suscripción popular (donaciones forzosas con descuentos en nómina) en unos años en que resultaba imposible no participar en la cuestación.

Una sentencia judicial obligó a Carmen Franco a la apertura del espacio al público en determinadas fechas. A raíz de esa decisión, la duquesa de Franco se planteó vender el lugar que había sido la referencia vacacional de la familia Franco y el lugar donde se habían casado dos de sus hijos y la mayoría de los nietos.

Carmen, Mariola, Francis, Merry y José Cristóbal Martínez-Bordiú, con su padre, el marqués de Villaverde. (Getty)
Carmen, Mariola, Francis, Merry y José Cristóbal Martínez-Bordiú, con su padre, el marqués de Villaverde. (Getty)

En el 2008, la duquesa de Franco recibió varias ofertas de grupos hoteleros para convertir el pazo en un establecimiento de lujo. Una de estas empresas fue Relais & Chateaux, que reúne en su listado turístico establecimientos con el sello de la excelencia. La propietaria estuvo a punto de llegar a un acuerdo pero uno de sus hijos la convenció para que Meirás continuara como lugar de encuentro de los Franco. Una vez que falleció la titular, los hijos pusieron a la venta el pazo por ocho millones de euros. Este sería a grandes rasgos el histórico de este lugar en el concejo de Sada que el Estado quiere recuperar.

La ausencia de los herederos

Las dos sesiones del juicio han contado con la presencia de historiadores, peritos y los abogados de la familia. Por el momento, no han declarado ninguno de los herederos y solo lo ha hecho el suegro de Arancha Martínez-Bordiú en la segunda sesión.

El único que durante estos últimos años ha mostrado públicamente su desacuerdo ha sido Francis Franco, portavoz de todas las cuestiones que afectan a la familia.

Carmen, la más visible de la saga, se ha mantenido al margen. Pasó los veranos de su infancia allí y en los últimos años se instalaba unas semanas para estar con su madre. Uno de los invitados que acudía a Meirás era Luis Miguel Rodríguez, dueño de Desguaces La Torre y novio de Carmen por entonces, que mantenía una excelente relación con la propietaria de la casa, y así lo ha confirmado en varias ocasiones a Vanitatis: “Me tenía mucho cariño y hemos pasado buenos ratos en Meirás”.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios