Logo El Confidencial
EXCLUSIVA

Tita Astolfi, pedida de mano 'in extremis': en El Puerto (Cádiz) a dos semanas de su boda

La sobrina de Luis Astolfi se casará el próximo 24 de julio en la finca familiar de su marido. No obstante, los festejos comenzaron hace unos días en El Puerto de Santa María con la pedida

Foto: Tita Astolfi. (Getty)
Tita Astolfi. (Getty)

La nueva normalidad está devolviéndonos poco a poco uno de los fenómenos de la temporada que más nos gustan: las bodas de la jet. Eventos en muchos casos aplazados al año que viene, pero que en algunos casos (los menos) se ha decidido seguir adelante a pesar de las intensas restricciones impuestas por el covid.

Tita (Teresa) Astolfi no ha querido esperar más y el próximo 24 de julio caminará de nuevo hacia el altar en la que será una de las grandes bodas de la temporada para la flor y nata patria y, en concreto, para la jet sevillana, a la que pertenece la novia.

Pedida in extremis en Cádiz

La boda, planeada como decíamos para dentro de un par de sábados, ha dado el pistoletazo de salida hace unas horas con un evento íntimo organizado en El Puerto de Santa María (Cádiz). Tal y como ha podido confirmar Vanitatis en primicia, la joven sevillana y su novio, Fernando Mora-Figueroa, integrante de una de las familias más ricas del país, rodeados de su familia y amigos, celebraron in extremis (el covid no ha permitido hacerlo antes) una pedida de mano al más puro estilo tradicional.

Tita Astolfi, en Cádiz. (Getty)
Tita Astolfi, en Cádiz. (Getty)

Una fiesta, de nuevo, cumpliendo con las restricciones del covid, celebrada en el exclusivo club de golf El Buzo, a pie de playa en la urbanización Vista Hermosa, frecuentada por la gran tríada de la alta sociedad andaluza: los Osborne, los Domecq y los Terry. A pesar de ser su segunda boda, sus invitados celebraron por todo lo alto el compromiso, tal y como ellos mismos han relatado en conversación con Vanitatis.

Vestida con un discreto look negro con escote palabra de honor y su impecable melena rubia recogida en una coleta alta, la novia brindó con todos los presentes, incluido su tío, Luis Astolfi, primer amor de la infanta Elena y jinete reconocido en todo el mundo.

Una fiesta a última hora de la tarde en la que los invitados pudieron disfrutar de las puestas de sol de las que presumen los socios de este selecto establecimiento solo apto para algunas de las grandes fortunas que veranean en la zona.

Una boda 13 años después

Tal y como adelantaba hace unos días 'LOC', la pareja reunirá a un selecto número de familiares y amigos el próximo sábado en la finca familiar de más de 12.000 hectáreas de los Mora-Figueroa, Las Lomas, situada entre Benalup-Casas Viejas y Vejer de la Frontera (Cádiz).

Un día de lo más emocionante para ellos, sobre todo para Tita, que a pesar de tratarse de su segundo matrimonio, podrá cumplir su sueño de volver a casarse por la iglesia. Un beneficio del que disfruta desde 2015, cuando el tribunal de la Rota anuló su matrimonio con el empresario Gigi Sarasola (hermano del hotelero Kike Sarasola) tras apenas 20 meses de casados.

Desde entonces, tan solo se le han conocido romances fugaces con algunos rostros conocidos como Rosauro Varo (ahora marido de Amaia Salamanca) y Fran Rivera. No obstante, con ninguno dio el paso que ahora dará con Fernando Mora-Figueroa, descendiente como decíamos de una de las familias más ricas de España. Ahora, 13 años después de su primer enlace, volverá a entonar el ‘sí, quiero’.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios