Santi Cazorla: calvario de lesiones, milagro en Salamanca y jubilación dorada
  1. Famosos
MAGO DEL BALÓN

Santi Cazorla: calvario de lesiones, milagro en Salamanca y jubilación dorada

El futbolista asturiano termina una brillante carrera en Europa y se marcha con Xavi Hernández a Catar, donde multiplicará su sueldo por cuatro

Foto: Santi Cazorla: calvario de lesiones, milagro en Salamanca y jubilación dorada
Santi Cazorla: calvario de lesiones, milagro en Salamanca y jubilación dorada

"No dar nunca las cosas por perdidas y pelear hasta el último momento". Esa es la virtud que sobre sí mismo destacaba recientemente Santi Cazorla en una entrevista con La Liga. Un tesón que le ha permitido vivir una prolífica carrera en el mundo del fútbol, pero también superar hasta ocho operaciones, una infección que a punto estuvo de costarle la amputación del pie y que los médicos le dijeran que si volvía a caminar por el jardín con su hijo, se diera por satisfecho.

El calvario del talentoso centrocampista asturiano, que acaba de terminar con muy buena nota la liga con el Villarreal dejándole en puestos europeos, comenzaba en un 10 septiembre de 2013. España se enfrentaba a Chile en partido amistoso y Cazorla se retiraba lesionado por un golpe en su tobillo, que le provoca una fisura en el hueso.

Las previsiones no eran nada buenas y más allá de volver a jugar al máximo nivel, los médicos se centraron en que pudiera volver a caminar. Tras esta lesión sin precedentes en el mundo del fútbol comenzaba un rosario de operaciones que casi terminan en tragedia.

Según contaba Cazorla a 'Marca', cuando tras regresar de Inglaterra le intervinieron en España, el cirujano "vio que tenía una infección tremenda, que me había dañado parte del hueso calcáneo y comido el tendón de Aquiles, ¡me faltaban 8 centímetros!". Por suerte, el tratamiento con antibióticos funcionó y consiguió salvar la pierna.

[LEER MÁS. La vida de Xavi Hernández y familia en Catar: playas privadas y clubs de lujo]

Sus tatuajes son testigos de su batalla. En su antebrazo lleva ahora el nombre de su hija, India, partido en dos. Una sílaba sigue en el mismo sitio. La otra sirvió como injerto para reconstruir su maltrecho tobillo. "Ahora tiene más significado que nunca", confiesa el jugador cuando recuerda ese momento.

 El tobillo de Santi Cazorla. (Marca)
El tobillo de Santi Cazorla. (Marca)

Precisamente a su familia la dejó en Londres –entonces seguía perteneciendo al Arsenal– para en un último intento de recuperar su carrera, irse a Salamanca para ponerse en manos del fisio de la selección Juan Carlos Herraez. Allí se obró el milagro, cuenta Cazorla que su hermano no pudo contener las lágrimas la primera vez que le vio corriendo en 2017 en el estadio Helmántico.

Ahora, a sus 35 años, le llega el momento de poner punto y final a su carrera en Europa y disfrutar sus últimos años de fútbol en una liga mucho menos exigente pero mucho mejor pagada. El equipo elegido ha sido el Al Sadd catarí que entrena su amigo y excompañero de selección Xavi Hernández.

Allí puede firmar con un salario que se acerque a los 8 millones de euros, por los dos que estaba cobrando en el Villarreal. En España dejará, además del recuerdo de sus goles y asistencias, a grandes amigos como Sergio Ramos. Impagables fueron sus (etílicas) anécdotas en 'El hormiguero' de su boda con Pilar Rubio.

 Santi y su mujer, Úrsula, en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio. (Getty)
Santi y su mujer, Úrsula, en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio. (Getty)

"Hay un momento espectacular donde nos llevaron a un pueblo, era como un decorado pero dentro había restaurantes, coches antiguos y un escenario. El momento estelar es cuando de repente suena la música de Europe y estaban de verdad. Aparecen Sergio y Pilar en un dragón y yo iba ya tan 'pedo' que pensé que el dragón era real", relató con humor el asturiano. Una energía que ahora podrá desplegar en su nuevo destino futbolístico.

Inglaterra Fútbol Noticias de Famosos
El redactor recomienda