Logo El Confidencial
ANIVERSARIO

Teresa Rivero a los cinco años de la muerte de Ruiz-Mateos: té, cartas y misa

La viuda del controvertido empresario se ha instalado en El Puerto de Santa María con su hija Paloma. Trata de llevar una vida plácida aunque no puede visitar a sus seis hijos presos

Foto: Teresa Rivero, en una imagen reciente. (EFE)
Teresa Rivero, en una imagen reciente. (EFE)

Una partida de cartas con su hija Paloma, un corto paseo por la urbanización, una salida a misa, el té de la tarde… Teresa Rivero intenta llevar una vida plácida, ajena al dolor que a cada rato le asalta la mente. “Vive aterrorizada”, nos cuentan desde su entorno, “de lo que les pueda pasar a los hijos, no puede ni ir a verlos a prisión por la pandemia, no sabe qué será de ellos en el próximo juicio y no puede ayudarles en nada, así que se ha instalado en Cádiz, con su hija Paloma”.

LEA MÁS. Seis 'viudas' para seis presos: estas son las mujeres de los Ruiz-Mateos

La viuda de José María Ruiz-Mateos vive aislada de casi todo, pendiente de sus seis hijos, quienes cumplen condenas en prisión. Este lunes se cumplen cinco años de la muerte del controvertido empresario y dos de sus hijos, José María y Zoilo, lo vivirán aislados en la prisión de Aranjuez tras haber dado positivo en un test de coronavirus.

El matrimonio Ruiz-Mateos, con algunos de sus hijos. (Cordon Press)
El matrimonio Ruiz-Mateos, con algunos de sus hijos. (Cordon Press)

Sin posibilidad de visitar a sus hijos, Teresa Rivero ha puesto tierra de por medio y se ha instalado en su Cádiz natal. Allí vive con su hija Paloma, con quien comparte el chalé que la familia compró hace décadas en la urbanización Vistahermosa, en El Puerto de Santa María. La viuda de Ruiz-Mateos ha decidido quedarse a vivir en El Puerto, después de haber perdido su casa de Aravaca, donde crió a su familia.

En el chalé de El Puerto

A los hermanos “no les gusta nada que se hable de ellos y, fíjate, no han dejado de salir en prensa nunca”, nos cuenta la misma fuente. De los 13 hijos que tuvieron Ruiz-Mateos y su mujer, los varones han acabado con sentencias condenatorias mientras las siete mujeres han logrado mantenerse alejadas de los procesos judiciales relacionados con las empresas de la familia.

El chalé de Vistahermosa en el que vive la matriarca sigue formando parte del menguante patrimonio familiar. Una vivienda en esta urbanización puede costar entre 500.000 euros y un millón, y alquilar uno puede llegar a unos 3.000 euros al mes.

Teresa Rivero, en la Audiencia Provincial de Madrid. (EFE)
Teresa Rivero, en la Audiencia Provincial de Madrid. (EFE)

Por su parte, las mujeres de los Ruiz-Mateos han tenido que vender sus propiedades y, según nos cuentan desde su entorno, los niños han conseguido becas en los colegios para poder seguir yendo. “Todas las familias tienen una buena posición y las ayudan, además, en el colegio les han dado becas para que no tengan que cambiarse, ellas viven de alquiler, trabajan y reciben ayudas de sus familias, ¿qué van a hacer si no?”.

Aislados en Aranjuez

Zoilo y José María son quienes preocupan más a Teresa estos días, después de haber dado positivo en covid. Zoilo, el mayor, se casó en 1988 con Cristina Fernández-Durán, miembro de una antigua y rica familia andaluza. Además, está emparentada con grandes familias a través de sus hermanas, casadas con hombres de apellidos ilustres como Domecq y Prado Pardo. Juntos tienen tres hijos.

Zoilo Ruiz-Mateos (dcha), su abogado y su hermano Pablo (izq), en la Audiencia Provincial de Palma. (EFE)
Zoilo Ruiz-Mateos (dcha), su abogado y su hermano Pablo (izq), en la Audiencia Provincial de Palma. (EFE)

José María júnior, por su parte, se casó con Cristina de Figueroa, sobrina de Raphael y Natalia Figueroa. Su padre, Agustín Figueroa, es el marqués de Santo Floro, por lo que Cristina es descendiente de la saga de los Romanones. El padre de Cristina invirtió en pagarés en los negocios de su yerno y su consuegro, y ahora se encuentra en una situación económica delicada, puesto que tiene que ayudar a su hija menor.

“Están todos los hijos horrorizados porque consideran que no son culpables de lo que les ha llevado a prisión, que fue el padre quien lo complicó todo y ellos no pudieron defenderse”, insisten las mismas fuentes. La justicia no lo vio del mismo modo: los seis hermanos fueron condenados por estafa en la compra de los hoteles Beverly Playa Peguera (en Mallorca) y Beverly Park Maspalomas (en Canarias). La Audiencia de Palma les condenó a penas que rondan los seis años por un delito agravado de estafa y otro de alzamiento de bienes. Pero el Supremo rebajó la condena al anular el delito de alzamiento de bienes. Entraron en prisión en primavera de 2019. Los hermanos están pendientes de otro juicio, además, que podría alargar su estancia en prisión.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios