Logo El Confidencial
francisco forteza pujol

Carmen Maura cumple 75: el origen noble y la temprana muerte del padre de sus hijos

La actriz se casó en 1966, cuando tenía 21 años. Su marido, abogado, provenía de una de las familias de noble cuna de Baleares y acabó quitándole la custodia de sus hijos. Esta es su historia

Foto: Carmen Maura, en una imagen de archivo. (Getty)
Carmen Maura, en una imagen de archivo. (Getty)

Cumple 75 años y puede presumir de ser, para muchos, la mejor actriz de nuestro país. A estas alturas, Carmen Maura parece estar por encima del bien y del mal. A punto de estrenar (a finales de este mes, en Netflix) 'Alguien para morir', una nueva serie a las órdenes de Manolo Caro ('La casa de las flores'), es un reclamo para cualquier tipo de ficción.

Reconocida con todos los premios cinematográficos habidos y por haber, su vida amorosa ha sido bastante más tortuosa que su carrera. Sonado fue, sin duda, el caso de Antonio Moreno Rubio, que según ella la estafó y la dejó prácticamente en la ruina cuando le cedió poderes universales sobre sus finanzas. Del padre de sus hijos, el prestigioso abogado Francisco 'Xisco' Forteza Pujol, se sabe que era miembro de una de las familias más pudientes de Baleares.

Escudriñado bajo unas gafas enormes y con una barba canosa, Forteza también fue un personaje reverenciado por su trayectoria empresarial. Así lo narraba, por ejemplo, su amigo, el economista balear Miquel Alenyá Fuster, en un blog escrito en 2012:

“Lo conocí personalmente a raíz de mi amistad con su hermano Tomeu y asístí al parlamento que hizo con 15 años en el salón de actos del colegio La Salle ante el obispo Jesús Enciso, en defensa de los cursillos de cristiandad”, asegura Alenyá en una semblanza bloguera que descubría, por ejemplo, su fervor religioso. También la fascinación que Xisco sintió cuando vio Maura por primera vez, a principios de los 60. Por entonces, el abogado y la futura actriz solo eran dos adolescentes. “Recuerdo el entusiasmo con el que un día, durante el descanso de una proyección en la Sala Augusta, nos contó, a mí y a Joan Pla, en presencia de su hermano Tomeu, la amistad que tenía con Carmen Maura y la fascinación que sentía por ella”.

Carmen Maura, en un fotograma de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. (CP)
Carmen Maura, en un fotograma de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. (CP)

Carmen y Xisco se casaron en junio de 1966, cuando ella tenía 21 años y su vínculo con Pedro Almodóvar (y el propio Almodóvar como personaje) aún era ciencia ficción. La boda tuvo lugar en la iglesia de San Pedro Mártir, de los agustinos de Alcobendas. A mediados de los 60, el matrimonio tuvo dos hijos, Carmen y Pablo. Por entonces, Xisco iniciaba una carrera profesional brillante, aupada por su educación con una familia 'bien', los conocidos Forteza de Can Querol. En 1964, antes de ser un hombre casado, ya era licenciado en Derecho y ejercía de abogado.

Una muerte prematura

Según contaba Alenyá en su blog (y recogen diarios de la época como 'ABC'), Forteza también fue un fervoroso creyente desde su primera juventud. De hecho, promovió cursos de cristiandad desde que era un adolescente y se acabó convirtiendo en uno de sus “teóricos más sólidos”. Separado de Maura en 1970, el abogado no solo cambió su vida sentimental, sino también la profesional. En los años 80, fue contratado como responsable de las relaciones internacionales del grupo tabaquero CITA. De hecho, en su obituario (falleció prematuramente, a los 53 años, en septiembre de 1994) publicado por 'El País', el periodista César Fernández Trujillo lo definía como un “empresario tabaquero”.

En ese artículo, el periodista rescataba el comunicado del grupo empresarial ante su inesperada muerte. “El presidente del grupo CITA, Enrique Hernandis, ha lamentado la pérdida de Forteza porque "con él se ha ido, además de un gran profesional, un amigo, un hombre cordial y afable, que siempre tuvo la mesura, la corrección y el respeto hacia los demás como norte de su vida, y que siempre luchó por la industria canaria desde que llegó a Tenerife".

Maura, en 'La ley del deseo'. (Cordon Press)
Maura, en 'La ley del deseo'. (Cordon Press)

Para cuando Xisco murió, era de sobra conocida su mala relación con Maura. El divorcio de ambos en 1970 creó un cisma familiar que llegó a los tribunales. El documental '¡Ay, Carmen!' repasa cómo la actriz tuvo que luchar para independizarse de su primer marido y superar unos años que fueron infernales para ella. Nada más poner punto y final a su matrimonio, Francisco luchó con uñas y dientes por la custodia de sus hijos. En aquella España que no protegía tanto a la mujer, los jueces le dieron la razón a él. El joven abogado se los llevó a Canarias y estableció una separación física entre la madre y los pequeños que hizo bastante pupa a Maura. "Sufrí muchísimo cuando me los quitaron. Eran míos y les quería mucho. Pero me dije: ¿O te mueres o qué?", dice ella en el documental.

La lucha judicial también hizo más fuerte a una Carmen Maura que volcó todas sus energías en su carrera como actriz. El teatro y su vinculación con Pedro Almodóvar pusieron la tirita definitiva a un dolor que no desapareció del todo con el éxito. Conforme fue ganando prestigio y premios, Xisco se convirtió en un pasado lejano. Según cuentan a Vanitatis fuentes cercanas a la actriz, su recuerdo también resultaba bastante amargo. Una amargura, dicen, que inspiró algunos de sus personajes más célebres, de su desesperada Pepa Marcos a su Gloria, aquella ama de casa que asesinaba a su marido con una pata de jamón... Ironías del cine.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios