Alaska llega a 'Cine de barrio': sus empresas, propiedades y refugios en Malasaña
  1. Famosos
CANTANTE y EMPRESARIA

Alaska llega a 'Cine de barrio': sus empresas, propiedades y refugios en Malasaña

La cantante, además de ser pareja artística de Nacho Canut, con quien lleva 30 años, colabora en diversos medios de comunicación y es imagen de varias marcas

Foto: Olvido Gara (Alaska), en una imagen de archivo. (Getty)
Olvido Gara (Alaska), en una imagen de archivo. (Getty)

Hace ya muchos años que aquella chica con estética punk, actitud rebelde y musa de la movida madrileña llamada Alaska se convirtió en una señora respetable con un marido moderno con el que acude a todas las fiestas de guardar. Además de media naranja de Nacho Canut en el grupo Fangoria, la cantante, que ha seguido conservando el nombre (aunque lo ha ido intercalando cada vez más con el suyo, Olvido Gara), sustituirá a Concha Velasco al frente de 'Cine de barrio' a partir del próximo 26 de septiembre. Además, es una empresaria que mantiene a buen ritmo sus cuentas. Aunque si tenemos en cuenta el lujo que empapa su vida conyugal junto a Mario Vaquerizo, tenemos que pensar que quizás no todo lo que gana lo canaliza a través de su compañía. Porque Fangoria SL es la única empresa en la que aparece la artista. Es la administradora y socia, junto al citado Canut.

LEA MÁS: Tres hipotecas y un embargo, Alaska y Mario salvan a Bibiana

Fangoria SL tuvo unos beneficios netos de 11.109 euros en el último ejercicio, el de 2018, con unos ingresos de 264.140 euros brutos. En el ejercicio anterior, los números salieron en rojo por una cantidad similar pese a haber ingresado 1,5 millones de euros. Acaso no han sabido manejar los altos ingresos, porque en el ejercicio de 2016 los beneficios fueron muy altos, de 106.000 euros netos, tras unos ingresos de 981.000 euros.

Los cantantes Alaska y Mario Vaquerizo,  en el estreno de 'Dolor y gloria'. (EFE)
Los cantantes Alaska y Mario Vaquerizo, en el estreno de 'Dolor y gloria'. (EFE)

La bajada en la entrada de dinero puede deberse a un parón en las giras de la pareja artística, que en 2019 cumplió 30 años, pero no realizó una gira tan completa e internacional como otros años. Este 2020 y 2021 ya han anunciado un sinfín de conciertos, citas que suelen estar hasta la bandera con público de todas las edades, entregados con hits como ‘Perlas ensangrentadas’, himnos vitales para muchos.

Anuncios y medios

No son estos, sin embargo, los únicos ingresos de Alaska, que colabora en diversos medios de comunicación, además de ser imagen de varias marcas. Ya no protagoniza aquel mítico ‘Alaska&Mario’ con el que rompieron los esquemas televisivos patrios, y es ahora Mario quizás quién más monetiza el éxito. Acaso Alaska merecía un descanso.

Alaska y su grupo, Fangoria, en la Puerta del Sol, durante el World Pride 2017. (EFE)
Alaska y su grupo, Fangoria, en la Puerta del Sol, durante el World Pride 2017. (EFE)

Si tiene menos estrés, puede disfrutar de la vida en su casa madrileña, un templo ‘moderniqui’. La casa en la que vive la pareja, detrás de Gran Vía, junto a la plaza de la Luna, se ha convertido en lugar de peregrinación de fans y curiosos, de tal forma que en Facebook hay una página dedicada a la vivienda. Hace unos años se organizó una exposición en un local cercano, en la calle Velarde, en la que se recreaba la casa para que los fans pudieran incluso asomarse a un balcón réplica exacta del suyo.

La Casa Azul y la Casa Rosa

El piso está en un edificio construido en 1900 y tiene una distribución de lo más normal. Son 140 metros cuadrados en un apartamento que tiene bastante luz aunque la decoración kitsch y recargada haga parecer lo contrario. Lo curioso es que en el mismo edificio tiene Alaska un piso, el segundo, y Mario uno más, el cuarto, aunque como autónomo tiene su sede en el segundo, donde vive con Alaska. La solución es sencilla: la pareja compró otro piso en el mismo edificio, bautizado como la Casa Azul, donde reciben a las visitas, hacen fiestas y comparten el espacio. Allí no hay dormitorios, porque la vida de pareja la hacen en el otro piso, en la bautizada como Casa Rosa.

LEA MÁS: Bibiana Fernández vende su mansión para pagar las deudas

Además, juntos compraron la casa de Bibiana Fernández. La actriz no podía asumir las deudas y pesaba sobre su vivienda de Boadilla del Monte un apremio de venta. Sus amigos decidieron comprarla y la han convertido en su casa de veraneo. Sí, son tan urbanitas que para ellos salir de Madrid, aunque sea a unos kilómetros, ya es irse de veraneo.

Alaska Fangoria Bibiana Fernández Mario Vaquerizo
El redactor recomienda