La reinvención de Ken Appledorn: de Los Morancos a trabajar con Woody Allen
  1. Famosos
PROYECTOS

La reinvención de Ken Appledorn: de Los Morancos a trabajar con Woody Allen

El norteamericano hace tiempo que dejó de ser solo el marido de Jorge Cadaval, el 50% del dúo sevillano, para volar solo en radio, cine y televisión

Foto: La reinvención de Ken Appledorn: de Los Morancos a trabajar con Woody Allen
La reinvención de Ken Appledorn: de Los Morancos a trabajar con Woody Allen

Ken Appledorn ha dejado de ser solo el marido de Jorge Cadaval, el cincuenta por ciento de los Morancos, y se ha ganado su sitio como actor por méritos propios. Tras varios años dedicado a la interpretación, su gran pasión, empieza a recoger los frutos.

No solo por sus participaciones en diversas películas (también salió en la serie de Paco León 'Arde Madrid'), sino porque esta semana debutaba como colaborador en el nuevo programa de TVE 'Como sapiens', dirigido por Yusan Acha y presentado por Miguel Ángel Múñoz, que se emite de lunes a viernes a las 14:10 en La 1 y también puede verse por el canal internacional.

Ken, con el equipo de 'Arde Madrid'. (Getty)
Ken, con el equipo de 'Arde Madrid'. (Getty)

Ken también ha participado en 'Rifkins Festival', la última película de Woody Allen, rodada en España y recientemente presentada en San Sebastián. Reconoce que su timidez casi le impide saludar personalmente al director, pero que finalmente lo hizo. Y el próximo 8 de octubre estrena 'Malnazidos', de Javier Ruiz Caldera, que inaugurará el Festival de Sitges.

De Detroit a Triana

Llegó a España porque en Míchigan una profesora de Triana le dio clases de español. Estudiaba empresariales y conoció a Jorge Cadaval. Después de dos años de relación, y al fallecer su padre, decidió instalarse en Sevilla. Siempre le había gustado la interpretación, pero su familia le hizo ver que era solo un hobby. Ya en España, trabajó como profesor de inglés y empezó a formarse, estudiando y trabajando en cortometrajes.

Se considera un actor cómico, no un humorista: “Soy el más joven de cuatro hermanos y siempre me he visto el menos gracioso de los cuatro. También reconozco que tengo una cara seria y una expresión cómica y el contraste siempre gusta. Quizás mi humor es más seco, en la línea Peter Sellers. Me encanta hacerlo”.

Cada martes, además, participa en el programa de radio 'Las mañanas de Jesús Vigorra', en Canal Sur, en un espacio que se llama 'La tertulia de los guiris'. Precisamente desde esta óptica ha escrito un libro titulado 'De Detroit a Triana', donde recoge muchas de las anécdotas vividas desde el 2006 en España. El prólogo es de su marido, Jorge.

Su manejo habitual de las redes sociales hace que haya contribuido a ampliar el público que sigue a Los Morancos. Durante el confinamiento se especializó en hacer vídeos para TikTok y pan casero. Su día a día es seguido por casi cien mil personas y, además, forma parte del elenco de la compañía de los hermanos sevillanos. El 2 de octubre debutan en el teatro Rialto de Madrid con la obra 'El desfase'.

El dúo humorístico tiene también canal propio en YouTube, y entre sus seguidores se encuentra público de tres generaciones, siendo los más jóvenes niños de doce años. Ken reconoce que esa dinámica familiar lo estimula: “Trabajar en comunidad y crecer juntos siempre es mejor que hacerlo solos. Cuando trabajas con la familia hay una confianza especial que puede ser bueno y malo, pero dentro de los Cadaval no hay problemas. Se cuenta todo, hay confianza y siempre están alegres. Si hay un enfado, se pasa en quince minutos”.

Sin embargo, tiene muy claro que en el trabajo la responsabilidad es de Jorge y César: “Ellos son los jefes, pero los dos preguntan a todo el mundo por la función cuando acabamos. Son muy humildes y siempre quieren conocer la opinión de todos los que trabajamos”.

Su último proyecto tiene que ver con la escritura porque también está colaborando con el director Jorge Naranjo en el guion de una serie. Aunque haya iniciado su carrera en solitario, siempre estará vinculado a la familia Cadaval.

Kenneth Appledorn
El redactor recomienda