El resurgir de Chábeli Iglesias: imagen (y diseñadora) de una firma asturiana textil
  1. Famosos
NUEVO PROYECTO

El resurgir de Chábeli Iglesias: imagen (y diseñadora) de una firma asturiana textil

La hija de Isabel Preysler y Julio Iglesias ha empezado una colaboración con una marca de ropa de hogar que ya conocía, porque su propia madre ha sido cliente durante años

Foto: El resurgir de Chábeli Iglesias: imagen (y diseñadora) de una firma asturiana textil
El resurgir de Chábeli Iglesias: imagen (y diseñadora) de una firma asturiana textil

Hace tiempo que Chábeli Iglesias eligió un perfil bajo muy diferente al resto de sus hermanos. Es poco activa en las redes sociales y, salvo reportajes anuales en la revista '¡Hola!' (el 'álbum familiar', como lo llama Tamara), nada se sabía de ella. La información de su vida en Miami llegaba vía Preysler en alguna presentación de Pedro del Hierro o por comentarios de la ganadora de 'MasterChef'. Ahora ha vuelto a la vida pública y lo ha hecho a través de una de las empresas textiles con más solera de España y con tiendas abiertas en México y Estados Unidos. Se trata de la firma familiar Carmen Borja, con sede en Gijón y dedicada desde 1939 al diseño y la fabricación de ropa del hogar.

Una de las clientas fijas de la firma era la duquesa de Alba, que compraba las sábanas y las toallas a esta casa asturiana para sus palacios. La infanta Elena es otra enamorada de sus diseños, y la propia Isabel Preysler también utiliza para sus mejores sueños la firma desde la época en que vivía en el chalé de Arga 1. Y, por supuesto, su hija Chábeli, que ya compraba en la tienda de Miami antes de conocer personalmente a Yolanda Pisa, sobrina de la fundadora Carmen Borja y alma de la firma. Yolanda estudió Dirección y Administración de Empresas, y se encarga del funcionamiento de la fábrica y de supervisar hasta la última vainica que sale de los talleres de Gijón.

Imagen de Chábeli Iglesias en la web de Carmen Borja.
Imagen de Chábeli Iglesias en la web de Carmen Borja.

El encuentro entre ambas tuvo como marco un mercadillo solidario en la ciudad norteamericana al que acudió la primogénita Iglesias. “Me saludó y me dijo que no hacía falta que le explicara nada porque conocía nuestros productos. 'Siempre habéis estado en casa de mi madre y luego en la mía', dijo. Y la anécdota es que compró lo mismo que utiliza Isabel Preysler”, nos cuenta Yolanda.

Ese primer contacto sirvió para que pocos días después Chábeli la invitara a su casa a un almuerzo: “Hablamos y me sorprendió su manera de ver la vida, que no era la imagen de las revistas. Es una mujer muy espiritual, muy solidaria, muy familiar y concienciada con el medioambiente. Me contó que le gustaba mucho la decoración y que le gustaría colaborar con nosotros. Analizamos los pros y los contras que suponía tener a una persona con una difusión mediática tan grande cuando nunca hemos hecho publicidad. Nuestra primera propuesta fue ofrecerle ser imagen y nos dijo que quería involucrarse mucho más. También quedamos que parte de los beneficios irían a una fundación que ayuda a niños con cáncer”.

Empresa familiar

Yolanda explica que hubo cierto temor que desapareció en cuanto empezaron a trabajar y se percató de que era una buena opción. Crearon una empresa, Chábeli Iglesias by Carmen Borja, y comenzaron a funcionar. Estaba previsto que Álvaro Morilla, asturiano y amigo, les hiciera la presentación a la prensa en Madrid en marzo con la presencia de la hija mayor de Julio e Isabel. Llegó el estado de alarma y todo quedó parado. No así el trabajo de Chábeli, que seguía diseñando su línea desde su casa de Miami. Ahora ya tiene su propia colección, que se ha puesto a la venta en las tiendas físicas y online.

Todo el producto se centraliza en Gijón. "Los textiles vienen de Barcelona, Italia y Bruselas", cuenta Yolanda. "Nuestra prioridad son los acabados y emplear material de primerísima calidad a unos precios competitivos. Lo excelente no tiene por qué ser caro. Nosotros tenemos una clientela fija en todos los ambientes y siempre ha funcionado el boca a boca", añade.

Son la tercera generación. La creadora fue una tía abuela, Carmen Borja, que comenzó en un taller artesano en Toledo. “Después se encargó mi madre, que sigue subiendo al taller todos los días aunque está jubilada. Mi padre es empresario y tenía peleterías en varias ciudades de Asturias, y cuando murió nuestra tía, decidieron continuar con la firma, que ya era un referente y con una clientela fija. Y así seguimos produciendo en tiempos complicados pero con la misma ilusión de siempre”, concluye Yolanda Pisa.

Chábeli Iglesias
El redactor recomienda