El día que se inauguró el Thyssen hace hoy 28 años: la falda (corta) de doña Sofía y las lágrimas de Tita Cervera
  1. Famosos
UN MOMENTO HISTÓRICO

El día que se inauguró el Thyssen hace hoy 28 años: la falda (corta) de doña Sofía y las lágrimas de Tita Cervera

Después de muchas negociaciones y algún rival europeo fuerte, España se quedó con una de las colecciones privadas más importantes del mundo. Carmen tuvo mucho que ver

placeholder Foto: Los Reyes, junto a los Thyssen. (Archivo)
Los Reyes, junto a los Thyssen. (Archivo)

Un jueves como hoy, de hace 28 años, Carmen Cervera y el barón Thyssen recibían a los reyes Juan Carlos y Sofía en el palacio de Villahermosa, reconstruido por Rafael Moneo. Se abría por primera vez el Museo Thyssen con más de ochocientas obras de arte de la colección privada del aristócrata alemán. Una adquisición por la que el Gobierno español pagó 44.100 millones de pesetas (265 millones de euros) y que, según expertos, se encontraba por debajo del valor real. Estaba catalogada como la colección más importante en manos privadas después de la de la reina Isabel II.

Suiza y el Reino Unido fueron algunos de los países que también presentaron ofertas al barón para que los cuadros viajaran a Londres y Ginebra, ciudades en las que se expondría la obra definitivamente. Hubo incluso algunas maniobras oscuras por parte de Margaret Thatcher para evitar que el patrimonio artístico se quedara en Madrid: “Me menciona en sus memorias en las que dice que si yo no llego a ser española, los cuadros se habrían quedado en Inglaterra. Así de claro lo decía”.

placeholder Carmen Thyssen, en una imagen reciente. (EFE)
Carmen Thyssen, en una imagen reciente. (EFE)

Carmen Cervera recordaba esas negociaciones que tuvieron un final feliz: “La colección la traje yo, que nadie lo dude”. La información de la baronesa consorte la confirmaba el abogado Rodrigo Uría, amigo del que fuera en aquel momento ministro Javier Solana y negociador de los pactos por parte del Gobierno. Tita sorprendió a estos invitados en un almuerzo anterior a que se supieran las intenciones del barón con la siguiente bomba: “Heini ha decidido considerar a España como un posible destino de su colección. Y si da su palabra, la cumplirá”. Y así fue. A partir de ese momento comenzaron las negociaciones secretas donde Luis Gómez-Acebo, marido de la infanta Pilar, fue el verdadero artífice e interlocutor para plasmar la venta en un documento. Carmen Cervera, la quinta mujer del barón, había conseguido lo que parecía imposible: que su marido declinara otras posibilidades para que la pinacoteca tuviera su sede en Madrid.

Una noche para celebrar

Los barones Thyssen-Bornesmisza fueron los anfitriones ese 8 de octubre de 1992 de la mayor concentración de poder económico, político y social alternativo a las recepciones en el Palacio Real. El presidente del Gobierno entonces, Felipe González, con sus ministros y altas autoridades del Estado fueron testigos de la noche en que Tita Cervera se coronó en Villahermosa. No faltaron los hijos del barón, que nunca tuvieron afecto por la madrastra, ni Borja, que siempre fue el más querido por el barón aunque no fuera hijo biológico.

Foto: Borja y Carmen Thyssen. (Getty)

Tras la inauguración hubo una cena en la que quedó de manifiesto que el protocolo impuesto por la anfitriona para que las damas fueran de gran gala no lo cumplió la Reina, que fue de corto. La relación entre doña Sofía y Carmen Cervera ha sido menos fluida que la mantenida con don Juan Carlos. De hecho, tiempo atrás, la Reina no acudió a la fiesta de apertura de la espectacular mansión de La Moraleja y sí acudió el hoy Rey jubilado, que llegó conduciendo el Porsche 959 de su propiedad.

placeholder Portada e interior de la revista 'Tiempo'.
Portada e interior de la revista 'Tiempo'.

A pesar del vestido corto de la Reina y del resto de las damas invitadas que tuvieron que cambiar sus estilismos, la baronesa vivió cada minuto de esa recepción como un triunfo personal. Y así lo recordaba: “Fue una noche mágica. Heini estaba feliz por mí y por cómo se había desarrollado todo. Fui generosa y renuncié a mi herencia porque los hijos no querían, ni de broma, que los cuadros se quedaran en Madrid. Si no llega a ser por mí, desde luego que la colección no se queda en España. Fue mucha lucha, mucho trabajo y mucha renuncia”, explicaba a Vanitatis en casa de su amiga, la mecenas y pintora Mayte Spínola.

Un diamante y unas lágrimas

El barón le pidió a su mujer que luciera ese día la Estrella de la Paz, un impresionante diamante que le había regalado tiempo atrás. Comenzó la visita y los Reyes y los anfitriones estuvieron acompañados por los servicios de seguridad y de un agente del CESID que en aquellas fechas era el encargado de la seguridad del museo. La revista 'Tiempo' destaparía, tiempo después, que se trataba de Lobo Azul, un tipo infiltrado en ETA. Gracias a sus informes se abortó un atentado contra los Reyes el Día de las Fuerzas Armadas, que en 1985 se celebró en La Coruña.

Una vez terminó la cena y las despedidas, el matrimonio regresó a su mansión de La Moraleja. ”Eran las dos de la madrugada y brindamos los dos solos por lo bonito que se había desarrollado todo. Heini me agradeció que le hubiera ayudado y que hubiéramos podido juntos vivir esa noche maravillosa. Y yo, como española, le agradecí que me hubiera escuchado. Después lloré de tantas emociones”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Carmen Cervera Museo Thyssen-Bornemisza
El redactor recomienda