PRIMICIA: Rafa Nadal y Xisca comienzan las obras de su casa en Manacor, un año después de su boda
  1. Famosos
LA COMPRÓ EN 2013

PRIMICIA: Rafa Nadal y Xisca comienzan las obras de su casa en Manacor, un año después de su boda

El matrimonio, que celebra hoy un año de su multitudinaria boda, ha comenzado ya las obras de construcción de la que será su primera casa en común

Foto: PRIMICIA: Rafa Nadal y Xisca comienzan las obras de su casa en Manacor, un año después de su boda
PRIMICIA: Rafa Nadal y Xisca comienzan las obras de su casa en Manacor, un año después de su boda

Hace ahora 7 años, en 2013, Rafa Nadal dio su primer paso en el mercado inmobiliario adquiriendo un impresionante terreno con acceso directo al mar en su querido Porto Cristo, en Manacor. Una parcela de más de 7.000 m2 que compró a buen precio, 4 millones de euros (un 30% por debajo de su precio de venta, tal y como publicó Idealista), en la que por fin podrá construir la casa de sus sueños, tal y como han confirmado a Vanitatis fuentes cercanas al tenista. Las obras han empezado y pronto podrán mudarse tras casi una década de espera.

La obra, como nos ha confirmado Carlos Costa, mánager del tenista, llevaba años y años parada a causa de las complicaciones burocráticas por su ubicación geográfica. Un papeleo poco ágil y complicado que ha retrasado ‘in aeternum’ un proyecto que ha ido evolucionando a lo largo de los años hasta dar vida a la que será en unos meses su imponente mansión al borde del mar. Ahora que cumplen un año de casados, Xisca y Rafa por fin pueden celebrar que pronto estrenarán su primer hogar. Ya saben lo que dicen, ‘casado, casa quiere’.

Rafa Nadal y Mery Perelló, el día de su boda. (EFE)
Rafa Nadal y Mery Perelló, el día de su boda. (EFE)

¿Dónde han vivido hasta ahora?

Pero si esta es su primera casa, ¿dónde han vivido hasta ahora? Pues bien, mientras se terminan las obras, la pareja, tal y como nos ha relatado uno de los relaciones públicas más conocidos y solicitados de la isla por famosos y miembros de la familia real, la pareja ha vivido en “suelo amigo”. “Nadal y Xisca viven en el edificio de apartamentos en Porto Cristo ocupado al completo por familiares del tenista. Es un bloque de pocos apartamentos en los que el matrimonio ha pasado las últimas semanas”, asegura.

Xisca (Mery) Perelló, en su nuevo yate en Porto Cristo. (EFE)
Xisca (Mery) Perelló, en su nuevo yate en Porto Cristo. (EFE)

No obstante, no ha sido esta su residencia durante la cuarentena y el resto de su relación. Con un calendario de torneos, partidos benéficos, eventos publicitarios y compromisos varios durante los 12 meses del año, lo habitual ha sido que pasaran la mayor parte del año viajando por todo el mundo y sin necesidad de tener una casa propia.

Su base de operaciones en Mallorca ha sido siempre la casa de sus padres, ubicada en un emplazamiento fabuloso en el puerto de Manacor, donde ahora fijarán la suya propia. Un chalet erigido con vistas al mar, moderno y provisto de todos los detalles y comodidades para que los cuatro hayan convivido durante los últimos años sin problema.

Su nueva casa no estará lejos: “La parcela que han comprado está justo enfrente de la de los padres de Nadal”. Más cerca, imposible. Además, el amarre de su nuevo barco está en el Club Náutico de Porto Cristo.

Una parcela llena de posibilidades

7.000 metros cuadrados al borde del mar dan para mucho, sobre todo si tenemos en cuenta la imponente casa de 1.200 metros cuadrados que presidía los terrenos hasta que Nadal consiguió los permisos para tirarla abajo.

Tal y como se detallaba en el anuncio de Idealista al que tuvimos acceso en su día, la casa contaba “con tres salones, varias habitaciones con chimenea, desván y garaje y otras construcciones a lo largo del terreno”. Además, presumía de unas espectaculares vistas al mar aunque, tal y como se confesaba en dicha descripción, "necesitaba reforma". Dicho y hecho.

Porto Cristo. (Idealista)
Porto Cristo. (Idealista)

Una compra que en su día fue especialmente aplaudida por los medios locales: acababa definitivamente con el temor de los vecinos de que construyeran un complejo turístico de gran tamaño o un enorme y altísimo edificio de apartamentos. Según el 'Diario de Mallorca', la propiedad habría sido objeto de interés de inversores suizos, alemanes y rusos, todos ellos con la firme y pública intención de tirar abajo las casas y construir hasta 75 apartamentos.

De esta forma no solo conseguían evitar un mamotreto que tapara las vistas, sino que además se aseguraban de que Nadal siga siendo por muchos años profeta en su propia tierra.

Casa de Nadal antes de derribarla. (Idealista)
Casa de Nadal antes de derribarla. (Idealista)

El motivo del papeleo

La parcela está en un enclave único, junto a la popular Cueva del Correo de Porto Cristo y cuenta con una salida directa al mar a través de una torre. El único problema: la ley de costas que, tal y como se temía el tenista, ha sido el talón de Aquiles de esta imponente propiedad.

Vistas desde la parcela de Nadal y Xisca. (Idealista)
Vistas desde la parcela de Nadal y Xisca. (Idealista)

Aunque uno de sus principales atractivos es precisamente su acceso directo al mar, el litoral es de dominio público, por lo que a la hora de construir, debían habilitar una especie de pasillo que atravesara su propiedad para que cualquier manacorí que quisiera saltar de los acantilados en verano pudiera hacerlo sin perjuicio alguno.

Una vez salvado este escollo legislativo y otros de los que aún no han trascendido más detalles, el tenista y su esposa podrán mudarse en los próximos meses a la que será su casa para toda la vida.

Foto: Mucho más que tenis: Rafa Nadal, el 'novio' de todas las marcas
Casas de famosos Rafa Nadal