Ricky Rubio, padre primerizo y jugador solidario marcado por la muerte de su madre
  1. Famosos
DEPORTE

Ricky Rubio, padre primerizo y jugador solidario marcado por la muerte de su madre

El jugador de la NBA cumple 30 años volcado en su nueva familia y en las labores altruistas a través de la Ricky Rubio Foundation. Es una especie de gurú para los suyos

Foto: Ricky Rubio, padre primerizo y jugador solidario marcado por la muerte de su madre
Ricky Rubio, padre primerizo y jugador solidario marcado por la muerte de su madre

Ricky Rubio cumple este miércoles 30 años convertido casi en un gurú. El jugador de baloncesto es un ejemplar infrecuente en su mundo, donde la competición -y a veces la exhibición- centra las vidas de la mayoría de los deportistas. Rubio, padre primerizo y orgulloso, marcado por la muerte de su madre, no es como la mayoría de deportistas. Él es un avezado lector, un tipo que reflexiona, medita, hace yoga y comparte sus pensamientos hasta cuando hace un anuncio.

“Eres lo que haces, no lo que dices que harás… Lema que aplico en mi día a día y gracias al que consigo las metas que me marco. Valores como la valentía, el coraje, el esfuerzo y la confianza en uno mismo me han hecho convertirme en quien soy”. Así ha presentado hace poco su última campaña publicitaria.

Ricky Rubio, en un partido de la NBA. (EFE)
Ricky Rubio, en un partido de la NBA. (EFE)

El jugador de la NBA no quiere, ni puede, desvincular su fuerte personalidad de su día a día. Y todo, en gran parte, por los golpes que ha sufrido, en especial la muerte de su madre, Tona Vives, uno de los grandes apoyos del joven. Vives murió a los 56 años, víctima de un cáncer de pulmón, en 2016. Rubio había viajado a Barcelona para pasar los últimos días de vida con su madre, cinco semanas en las que la cuidó como ella había cuidado de él.

Volcado con su madre

Cocinaba, la bañaba, le daba todo el amor que podía. Y tras su muerte, su vida y sus objetivos vitales cambiaron: “Comprendí que perder un partido pasaba a ser una minucia. Vi que, más allá del dolor que te pueda generar una derrota, hay espacio para mucho más dolor. Y por eso tienes que modificar tu escala de valores. Para mí se abrió un proceso que podía haberme destrozado”. Las sinceras palabras las pronunció en una entrevista publicada en 2019 en 'La Vanguardia'. “Decidí planteármelo como un reto. Pero es un reto que se toma su tiempo y que, en realidad, no termina nunca. La vida no es un guion escrito”.

Foto: Ricky Rubio comparte victoria (y amor) con Sara Colomé

Para superar el duelo, la estrella de la NBA hizo terapia, meditación y se volcó en la lectura y las labores solidarias, en las que centra gran parte de los beneficios económicos que obtiene de su profesión. Rubio vive entregado a esas causas solidarias, algo que considera más importante que el deporte y los triunfos que ha logrado como jugador. Y lo hace a través de varias entidades, en especial de la Ricky Rubio Foundation, organización dedicada a la lucha contra el cáncer de pulmón y a la ayuda de niños con pocos recursos y con discapacidades.

La pandemia que en todo influye

Nos hemos puesto en contacto con su hermano para saber si aprovechará su cumpleaños, un número redondo, para realizar un nuevo gesto altruista y nos dice que con la pandemia es todo demasiado complicado. Además, la labor solidaria de Rubio es continua en el tiempo y no depende de un cumpleaños.

Los reyes Felipe y Letizia saludan al base de la selección española de baloncesto, Ricky Rubio. (EFE)
Los reyes Felipe y Letizia saludan al base de la selección española de baloncesto, Ricky Rubio. (EFE)

Afincado en Phoenix (milita en los Phoenix Suns), el jugador impresiona a quienes le conocen. Con su profunda mirada de grandes ojos marrones, un discurso elaborado a base de lecturas y experiencias, el campeón impregna de misticismo todo lo que hace. Fue padre en enero de este año 2020, un niño fruto de su relación con Sara Colomé. “Es algo que nunca había experimentado. Mucha gente que ya había sido padre me decía lo increíble que era, pero hasta que no lo vives no lo sientes -comentó ante el nacimiento del pequeño-. Cada persona es diferente y cada uno tiene una experiencia. Para mí es lo mejor que me ha pasado en la vida. La primera vez que me puse a mi bebé en mi pecho... no hay palabras para describirlo”.

Rubio vive ahora al día, con un lema que repite a sus amigos como un mantra: “Cada día, al menos durante diez minutos, haz algo que te haga feliz”. A sus 30 años, quienes le conocen lo dicen, se ha convertido en una especie de gurú para los suyos. También a base de sufrir.

Ricky Rubio