Publicidad, alquileres, restaurantes... Las inversiones de Álvaro Falcó, futuro marqués
  1. Famosos
ARISTOCRACIA

Publicidad, alquileres, restaurantes... Las inversiones de Álvaro Falcó, futuro marqués

Aunque trabaja en una empresa de marketing digital, el único hijo del recientemente fallecido marqués de Cubas ha disparado sus inversiones en los últimos dos años

Foto: Publicidad, alquileres, restaurantes... Las inversiones de Álvaro Falcó, futuro marqués
Publicidad, alquileres, restaurantes... Las inversiones de Álvaro Falcó, futuro marqués

Poco a poco, sin que haya remedio, una nueva generación de aristócratas está asomando en la sociedad española. El último será, si solicita el título que llevó su padre en vida, Álvaro Falcó Chávarri. El ejecutivo es ya un hombre de 36 años que rehúye la fama a pesar de llevar todos los boletos en la lotería de la popularidad. Pareja de la bellísima Isabelle Junot, amigo íntimo de empresarios como Rosauro Varo, Fernando Nicolás o Alonso Aznar, hijo de la mujer más bella y famosa de los 80, heredero de un clan nobiliario que entronca con el Gran Capitán. Lo tiene todo, a pesar suyo.

Hasta ahora, Falcó ha podido pasar desapercibido. Ha vivido a caballo entre la casa de su padre, en el barrio de Almagro, y la de su madre, pero hace tiempo que vuela solo. Trabaja en el departamento comercial de Arkeero, una empresa de marketing digital de mediano tamaño que comercializa sus propias herramientas. Pero no es, ni de lejos, su único interés en el mundo de la empresa, que ha tomado un nuevo impulso en los últimos dos años.

Foto: Álvaro, el hijo discreto de Fernando Falcó y Marta Chávarri y novio de Isabelle Junot

El futuro marqués de Cubas gestiona sus inversiones a través de Zala Capital SL, una sociedad de la que es administrador único. La constituyó en julio de 2017 y, según las últimas cuentas presentadas al Registro Mercantil, a Falcó le va bien. En 2019, que dedicó principalmente a la "búsqueda y obtención de patrocinadores para eventos deportivos", el publicista obtuvo unos beneficios limpios de 84.000 euros, lo que supone un 40% más que el año anterior.

A través de Zala Capital, Álvaro invierte en otras empresas, una actividad que incrementó exponencialmente el pasado año. Si en 2018 tenía 41.000 euros comprometidos en otras compañías, en 2019 eran ya 127.000 euros los que tenía destinados a esto. ¿Y en qué invierte? El hijo de Fernando Falcó es, por ejemplo, uno de los socios 'en la sombra' de Fernando Nicolás (el conocido creador del Grupo Larrumba) en el restaurante Carbón Negro, una de las grandes inauguraciones gastronómicas del año 2018 en Madrid. También tiene intereses en Wanchai SL.

Álvaro Falcó, conocido en la noche madrileña por su afición a pinchar música ocasionalmente bajo el nombre de Difalco, parece haber madurado su perfil inversor entre 2019 y 2020. En otoño de 2019 constituyó junto a otros amigos el holding Inversiones Vets Conservus. Cuenta con un activo de 260.500 euros, de los que 86.000 proceden del bolsillo del futuro marqués de Cubas.

Pero, además, el joven se ha metido a fondo en el sector inmobiliario. En menos de dos años ha adquirido varios locales en el barrio de Salamanca y en Chamberí, en Madrid, probablemente con la intención de obtener rentabilidad. Estas compras coinciden con la venta que hizo su padre de la finca Valero, el gran coto de caza extremeño, que hoy es propiedad del doctor Víctor Madera.

Jeannine Girod, Manolo y Xandra Falcó, en el último adiós a su tío Fernando. (CP)
Jeannine Girod, Manolo y Xandra Falcó, en el último adiós a su tío Fernando. (CP)

Además, Falcó se ha introducido en el negocio de los alquileres con opción a compra, una idea en auge en plena pandemia y con parte de la demanda inmobiliaria congelada por el miedo a desembolsar la totalidad de sus ahorros en la compraventa de una casa. "Empieza a invertir en tu futuro hogar, mientras dejas de malgastar en un simple alquiler". Es uno de los eslóganes de Libeen, una plataforma inmobiliaria que acaba de nacer de la mano de José Manuel Cartes, experto en el sector. La empresa se constituyó también en el otoño de 2019 y entre sus consejeros se encuentra Álvaro Falcó Chávarri. La iniciativa está teniendo un éxito sin precedentes. "Tras un tiempo viviendo juntos y cansados de desperdiciar una cantidad considerable de dinero en un alquiler tradicional, empezamos a pensar y mirar opciones para comprar. Nos encontramos, posiblemente, con el mismo problema que tú. Aun teniendo ingresos decentes, nos era imposible comprar un piso en Madrid. Viendo esta situación, y con todo nuestro espíritu emprendedor, decidimos buscar una solución a este problema de acceso a la vivienda que sufre toda nuestra generación", explican en su web Cartes y su pareja, Sofía.

Foto: El último sueño de Fernando Falcó en Segovia (y el resto de su legado)

El futuro económico de Álvaro Falcó está asegurado. El ejecutivo tendrá ahora que cumplir con el legado histórico más emblemático que le deja su padre, el marquesado de Cubas. A partir de este momento, cuando se cumpla un tiempo de luto prudencial que suele ser de entre tres y seis meses, lo que le queda a Álvaro son una serie de farragosos trámites burocráticos (en los que está su prima Tamara también), además de pagar sus correspondientes impuestos. En el caso del marquesado de Cubas, estamos hablando de poco más de 630 euros por tratarse de la transmisión directa de un título sin grandeza de España. Falcó heredará un título que la reina Isabel II concedió en el año 1862 a María de la Blanca Fernández de Córdoba y Álvarez de las Asturias Bohorques.

Será definitivamente marqués de Cubas cuando el Rey y el BOE den su bendición. Hay que recordar que en la España del siglo XXI tener un título nobiliario no conlleva ningún privilegio (el último se anuló en los años 80, cuando ser grande de España daba derecho a usar un pasaporte diplomático). Solo el orgullo de llevar con uno un pedazo de historia. Que no es poco para los tiempos que corren.

Aristocracia
El redactor recomienda