La rica heredera de Kazajistán: de la jet set internacional a los juzgados de la Costa Brava
  1. Famosos
AMIGOS DEL REY

La rica heredera de Kazajistán: de la jet set internacional a los juzgados de la Costa Brava

Su padre fue el todopoderoso presidente del país durante 30 años. Amigo de Juan Carlos I, a quien agasajó con regalos, compró una finca en la zona denunciada por los ecologistas

Foto: Dinara Nazarbayeva. (Archivo)
Dinara Nazarbayeva. (Archivo)

Miembro de la jet set internacional, con mansiones repartidas por el mundo, una familia relacionada con las casas reales europeas y un futuro prometedor. Dinara Nazarbayeva es la cuarta persona más rica de Kazajistán, con una fortuna estimada en 1.300 millones de euros, según 'Forbes'. Además, pensaba ser la sucesora de su padre al frente de su país, algo que no ha terminado de salir como esperaba. Nursultán Nazarbáyev dejó la presidencia de Kazajistán en 2019 y ninguna de sus hijas o de sus yernos ha logrado hacerse con el control.

Así, Dinara mantiene la vida de lujos que la caracteriza, pero esta vez alejada del poder de su país. Y uno de los lugares que frecuenta cada año es la Costa Brava. En 2007, la rica heredera quiso darse un capricho y contó con la ayuda de su padre para comprar una finca en este enclave mediterráneo, una mansión que le sigue dando dolores de cabeza. Los ecologistas la denunciaron por varias irregularidades y el caso sigue abierto en los juzgados.

Dinara Nazarbayeva y su marido, en una imagen de archivo.
Dinara Nazarbayeva y su marido, en una imagen de archivo.

Su marido, Timur Kulibáyev, con quien tiene tres hijos (un niño y dos niñas), es la tercera persona más rica de su país, con 2.900 millones de euros, según 'Forbes', y la 973 más rica del mundo. Y su padre, Nursultán Nazarbáyev, el todopoderoso presidente del país durante 30 años, hasta que en 2019 dejó el poder. Amigo de los grandes mandatarios internacionales, Nazarbáyev fue actualidad hace unos días por ser el generoso anfitrión del rey Juan Carlos I en uno de sus viajes oficiales, durante el que le obsequió con cacerías, abrigos de piel y todo tipo de prebendas, según ha publicado 'elDiario.es'. No es la única conexión con España de esta familia: Dinara, la heredera, cumplió 53 años el pasado 19 de agosto y, como cada año, los vecinos de Cala Canyelles vieron cómo la paz de este rincón de la Costa Brava se rompía.

3.000 metros cuadrados

Cada año, el cielo se llena de helicópteros y el mar de megayates. La hija de Nursultán Nazarbáyev, quien presidió con mano dura Kazajstán desde 1990 hasta 2019, se encaprichó de un terreno en una zona protegida del municipio de Lloret de Mar, donde se construyó una casa de más de 3.000 metros cuadrados que compró su padre a través de una empresa a su nombre.

Foto: Dinara Nazarbayeva y su marido en una imagen de archivo.

Hay varias denuncias contra la finca, y la que sigue en pie, más de 10 años después, es la que les obliga a mantener abierto un camino que lleva a la playa y que sale de su finca. Según entidades ecologistas como SOS Lloret, siempre hay equipos de seguridad que impiden el paso, por lo que se mantienen las demandas contra la propiedad. Mientras, esta jet-setter mantiene su costumbre de celebrar su cumpleaños en la casa que su padre le compró en la Costa Brava.

Empresa del expresidente

Se trata de una mansión en un pequeño paraíso, lleno de calas recónditas y mar de azul profundo. Dinara y su marido, el magnate kazajo Timur Kulibáyev, adquirieron la finca en 2007 a través de la empresa Flinder SLU, de la que el expresidente es el titular. Así lo expresan los documentos del juzgado a los que hemos tenido acceso: “Siendo propiedad de dicha finca el presidente y jefe de Estado de Kazajistán”. Aunque quien disfruta de la propiedad son Dinara y Timur.

Nursultán Nazarbáyev, expresidente de Kazajistán. (Reuters)
Nursultán Nazarbáyev, expresidente de Kazajistán. (Reuters)

El desembarco empezó, decíamos, en 2007 y desde entonces se abrió un litigio que no ha concluido. Porque el multimillonario matrimonio quiere, entre otras cosas, acceso privado a la playa desde una mansión como pocas en la zona. El principal problema surgió con las obras de reforma que se realizaron en la casa de invitados, más de 3.000 metros cuadrados construidos con 16 habitaciones dobles y más de 20 baños. Tiene numerosas saunas, sala de proyecciones, sala de control, cine, gimnasios, peluquería...

Lo cuentan a Vanitatis desde SOS Lloret, plataforma que busca preservar el paisaje del municipio. El terreno, de varias hectáreas, se ha ido modelando con el tiempo y se han creado jardines de caminos que serpentean. Uno de ellos, el más trabajado, lleva a un anfiteatro. También cuentan con un spa.

Desde entonces, el lugar se ha convertido en su pequeño paraíso, aunque no es lo mismo para los vecinos. “Desde que tenemos aquí a la princesa kazaja ya no estamos tan tranquilos”. Lo dice una vecina de Cala Llorell, uno de los pequeños paraísos de la Costa Brava, para referirse a Nazarbayeva, la princesa, según la llaman los propietarios de los chalets de la zona, en su mayoría veraneantes.

Rey Don Juan Carlos