Fabiola Martínez, contra la ley Celaá que afectaría a su hijo: "Seguiremos luchando"
  1. Famosos
entrevista

Fabiola Martínez, contra la ley Celaá que afectaría a su hijo: "Seguiremos luchando"

La mujer de Bertín Osborne nos explica por qué piensa que la nueva ley, que se vota este jueves en el Congreso, perjudica a los niños que están en la misma situación que su hijo Kike

Foto: Fabiola Martínez. (Foto: Olga Moreno)
Fabiola Martínez. (Foto: Olga Moreno)

Desde que la ministra Isabel Celaá anunció el proyecto de ley de educación que se vota este jueves en el Congreso, han sido muchas las plataformas formadas por familias con hijos con necesidades diferentes las que se oponen a la inclusión de estos en centros ordinarios. Entre estos padres se encuentran Bertín Osborne y su mujer, Fabiola Martínez, que al tener un perfil público cuentan con más facilidades para explicar su caso. Subrayan el error que sería que desaparecieran centros especiales.

Kike, su hijo, nació con parálisis cerebral y las expectativas de vida eran muy dramáticas. En el caso de sobrevivir no habría llegado a los dos años y con nulo desarrollo cognitivo. Trece años después, gracias a las terapias y al centro donde acude cada día, la evolución de Kike es muy positiva, como se puede ver en las imágenes que sus padres suben a sus redes sociales.

Bertín Osborne ha publicado un vídeo donde narra su experiencia y la gravedad de suprimir ese tipo de educación. Fabiola, su mujer y madre de Kike, ha querido explicar ella misma, a través de Vanitatis, por qué está en contra de esta ley que en algunos de sus aspectos perjudicaría gravemente a los niños diferentes.

Pregunta: ¿Qué opinas de la ley?

Respuesta: Esta ley no se entiende porque lo que pretende a largo plazo es ir cerrando estos colegios de educación especial. Para pasar a todos esos niños a centros de educación ordinaria. No son todos iguales.

P: ¿No te parece bien la integración?

R: Nosotros no decimos que no a esta integración. Es decir, todos los niños que tengan esas posibilidades por supuestísimo que está muy bien. No solo es oportuno sino favorable. De lo que estamos en contra es que esa integración sea a costa de eliminar colegios de educación especial.

placeholder Fabiola y Bertín, en una foto de archivo. (Getty)
Fabiola y Bertín, en una foto de archivo. (Getty)

P: ¿Sería más justo dejar las alternativas que hay?

R: Así es. Nuestros niños tienen necesidades especiales y, por lo tanto, no podrían estar en colegios ordinarios. Si solo hay una alternativa, ¿qué hacemos con los peques que no se pueden integrar? ¿Se quedarán en casa como se quedaban antes, escondidos, sentados en sus sillas y a esperar a que se mueran? No es lógico lo que quieren eliminar.

P: Es una situación muy dura...

R: Por supuesto. Cuando los niños están atendidos, consiguen bienestar, salud y una vida más agradable.

P: En vuestro caso, si Kike no hubiera tenido esas terapias especiales, ¿qué habría pasado?

R: La esperanza de vida de nuestro hijo era de ¡dos años! y ha cumplido 13.

P: ¿Cómo está?

R: Puede hacer muchas cosas precisamente por las terapias. Es un niño de alta dependencia. Necesita que le cambien el pañal, que le den la comida porque no puede hacerlo solo. No habla como nosotros y necesita mucho apoyo para una comunicación fluida. Tiene crisis epilépticas, ¿cómo le atienden en un colegio de educación ordinaria? Ojalá pudiéramos llevar a Kike al colegio con su hermano, pero no puede ser.

placeholder La pareja, en una imagen de archivo. (CP)
La pareja, en una imagen de archivo. (CP)

P: En el suyo se encuentra atendido.

R: En estos centros hay servicio de atención sanitaria. Y una pregunta: si funcionan, ¿por qué los quieren quitar? ¿Cuál es el interés que hay detrás de esta decisión? ¿Por qué meter a todos los niños en el mismo saco?

P: ¿Es una ley poco medida?

R: Sí. Dicen que todos somos diferentes y con las mismas posibilidades. Claro que somos diferentes pero con características diferentes. Ojalá los colegios ordinarios amplíen sus posibilidades para los que se puedan integrar, pero no nos olvidemos de los que no pueden.

P: ¿Cómo se gestiona la misma situación en el resto del mundo?

R: En Europa, los colegios de estas características están muy avanzados y, por supuesto, los gobiernos no piensan en eliminarlos sino en potenciarlos. Lo que no se entiende es por qué en España no se tiene en cuenta a los que vivimos esta situación. No los imponen. ¿Y por qué ese interés?

placeholder Bertín Osborne y Fabiola Martínez, en 'Mi casa es la tuya'.
Bertín Osborne y Fabiola Martínez, en 'Mi casa es la tuya'.

P: ¿Puede resultar perjudicial un cambio para estos niños?

R: Claro que sí. Mi hijo ya está integrado en su colegio. Con lo que cuesta que estos niños cojan confianza, se encuentren a gusto, disfruten con sus amigos... ¿Ahora los vamos a cambiar? Y además, ¿se les da una responsabilidad a los nuevos compañeros que no son diferentes?

P: ¿Y qué vais a hacer?

R: Pues seguir luchando. Esta ley lo que dice es que paulatinamente se irán cerrando nuestros centros para pasarlos a las otras escuelas. No sabemos con qué criterio se les matriculará y, claro, cuanto menos alumnos haya, dirán que ya no son necesarios.

Bertín Osborne Fabiola Martínez
El redactor recomienda