Las deudas de Rafael Amargo: "Me tenían que invitar a comer y mi padres lloraban"
  1. Famosos
NOTICIAS DE FAMOSOS

Las deudas de Rafael Amargo: "Me tenían que invitar a comer y mi padres lloraban"

Numerosos exempleados le denunciaron por impago. Él acusaba a un teatro de haberle estafado. Las deudas se amontonaban y no llegaba nunca a liquidarlas

Foto: El bailaor, durante un espectáculo en 2016. (EFE)
El bailaor, durante un espectáculo en 2016. (EFE)

“Me han tenido que invitar a almorzar y a cenar en restaurantes y mis padres han estado a mi lado, llorando y sufriendo”. Rafael Amargo mantuvo hace unos meses una larga charla con Vanitatis a raíz de las demandas por impago que recibió de varios extrabajadores. En aquel momento, y ante la petición insistente del artista, el artículo no se publicó. Sus palabras cobran más sentido ahora, tras su detención acusado de presunta organización criminal y tráfico de drogas.

El agujero económico de Amargo es antiguo aunque se tornó más profundo cuando dejó de cobrar, según él, por un espectáculo que había montado en Barcelona y que un determinado teatro dejó de pagar. En sus palabras: “No he cobrado ni un duro”. Con esa deuda pendiente de cobro, Amargo tenía que hacer frente a la nómina de sus empleados, al pago de algunas colaboraciones, de otros trabajos…, desde los actores hasta los sastres. Y no pudo con todo.

Rafael Amargo. (EFE)
Rafael Amargo. (EFE)

“Yo soy la víctima de esta estafa”, decía entonces, “y todos ellos lo han vivido y sufrido conmigo, unos lo han entendido y me han apoyado, puesto que no soy millonario, para hacer frente a eso. El teatro ha cerrado y hay otras tres compañías en la misma situación que la mía, la pena en mi caso es que los elencos de las otras compañías no han denunciado a su director, han denunciado al teatro”.

"Tengo un historial intachable"

La deriva económica de Amargo iba en pendiente pese a que él, según decía, intentaba ir pagando poco a poco a sus trabajadores y extrabajadores: “Tengo un historial intachable de 25 años como director de compañía y he pagado siempre a todos mis empleados y además a algunos cuantos incluso les he llegado a avalar sus pisos”.

Las versiones de sus exempleados eran más duras con el artista. Una conocida diseñadora nos contaba: “Amargo me encargó un diseño para sus trajes, me lo pidió un martes y tenía que entregarlo el viernes. Lo hice y jamás me pagó. Cuando le pedía que me pagara, me mandaba unos audios increíbles, muy agresivos”. Hemos oído esos audios y es cierto que Amargo puede llegar a perder los papeles en alguna conversación.

Rafael Amargo, en un desfile de moda. (EFE)
Rafael Amargo, en un desfile de moda. (EFE)

Él lo justifica porque no entiende cómo pueden pedirle dinero sus trabajadores cuando saben, insiste, que no tiene: “Estoy trabajando y facturando y pagando con mi dinero a los mismos que no hacen nada para solucionar mi deuda, la deuda la iré pagando con lo que me vaya quedando de ganancia de lo que hago”. Hemos hablado con su exrepresentante y nos confirma que sí, que “Amargo ha intentado, hasta el pasado mes de enero al menos, ir liquidando sus deudas, pero no era fácil porque eran muchas”.

"Me debe 3.000 euros"

“Me parece que no están siendo justos conmigo -nos decía el artista el pasado otoño-. Si me ves llegar con un Ferrari al teatro y con mil marcas de ropa a la vez, pues denúnciame, pero en mi caso... de nada te va a servir, no soy millonario, si me han tenido que invitar a comer y cenar”.

Foto: Rafael Amargo abandona 'Ven a cenar conmigo'. (Cuatro)

Muchas de las quejas de sus extrabajadores llegaron a los juzgados, donde siguen su trámite. Otras, sin embargo, nunca pasaron de las reclamaciones privadas. “Me debe 3.000 euros, no me veo yendo al juzgado para reclamarlo. Al final, muchos de nosotros lo hemos dejado pasar, son cantidades pequeñas, de 1.500 euros a 4.000”, nos comenta otro trabajador.

Rafael Amargo
El redactor recomienda