Por qué Tamara Falcó no será oficialmente marquesa de Griñón hasta 2021
  1. Famosos
HABLAN LOS EXPERTOS

Por qué Tamara Falcó no será oficialmente marquesa de Griñón hasta 2021

Plazos, trámites y retrasos más allá del BOE: la guía definitiva para conocer cómo se convertirá Tamara en marquesa oficialmente

placeholder Foto: Tamara Falcó. (7 y Acción)
Tamara Falcó. (7 y Acción)

Mucho se ha especulado durante las últimas semanas sobre la concesión del título de marquesa de Griñón a Tamara Falcó. Y es que mientras que se suponía (por errores de cálculo) que la hija de Isabel Preysler ostentaría automáticamente el título desde mediados de noviembre, los expertos consultados por Vanitatis no tienen dudas: “Con toda seguridad, si sigue un curso normal, Tamara no será marquesa hasta 2021”.

Según nos han explicado fuentes consultadas de la Diputación de la Grandeza, el organismo que agrupa a los grandes de España y a quienes ostentan títulos del reino y que vela por preservar todas garantías en los procesos de sucesión, cesión y transmisión, todo, por el momento, sigue un cauce normal en cuanto a tiempos. ¿El error? “Probablemente la falsa creencia de que el BOE hace marquesa a Tamara y que tarda 30 días naturales y no hábiles en publicar la cesión”. Dos errores que rápidamente nos aclaran los expertos.

30 días hábiles, no naturales

Pero empecemos por el principio. Tamara solicitó a mediados de octubre el título que le legó su padre en sus últimas voluntades. Una solicitud al Ministerio de Justicia que se tramita durante 30 días hábiles, es decir, no se cuentan ni sábados ni domingos ni festivos. Unos 40 o 42 días, en realidad.

“Una vez que se solicita pueden ocurrir dos cosas: que no se oponga nadie o que sí. Si se opone, el trámite ya es dilatadísimo y puede tardar hasta dos años. No obstante, si no se opone nadie, como parece que es este caso, en cuanto el Ministerio ha visto que ha transcurrido el plazo y que no se ha opuesto nadie, se pone en marcha para preparar los papeles y que el ministro firme la orden”, nos explican los expertos consultados. Y aquí empieza la dilatación de los plazos.

Foto: Tamara Falcó, en una imagen de su Instagram. (Instagram @tamara_falco)

Esta firma no tiene que cumplir con un plazo establecido. “Puede ser ese mismo día o varios días después. Y eso es lo que se manda al BOE para que se publique. Entonces no son 30 días automáticos, sino que son 30 días hábiles que pueden ser 40 (eso si no coge muchas fiestas por el camino) más lo que tarde el ministro”. Unos días de más que aún continúan sumando: “El BOE puede publicar este documento al día siguiente de recibirlo o a los 10 días. No obstante, aún hoy estamos todavía en un plazo normal de que no se haya publicado nada en el supuesto de que nadie se haya opuesto”.

Y eso que ya se han cumplido los 30 días hábiles: “Si no se ha opuesto nadie, habrá firmado o estará a punto de firmar la solicitud de cesión el ministro y aparecerá en el Boletín en los próximos días”.

placeholder Tamara Falcó. (Redes)
Tamara Falcó. (Redes)

El Rey y su DNI de marquesa

Eso sí, esto es solo la primera parte de un proceso que, como decíamos, como mínimo se alargará hasta mediados de enero del año que viene. “El hecho de que salga en el BOE no quiere decir que Tamara se convierta en marquesa de Griñón automáticamente. El BOE no hace marqueses, el único que hace marqués es el Rey, por tanto, tiene que esperar a tener la carta de sucesión firmada por él”, aseguran nuestras fuentes.

Una carta en la que el Rey dice textualmente lo siguiente: “Para que vos (en este caso Tamara) desde ahora os podáis llamar o titular marquesa de Griñón como yo desde ahora os llamo y titulo”. Sin firma no hay título y el BOE lo explica sin fisuras en el texto que publicará en unos días en el que afirmará: “Por lo que se manda expedir”, lo que quiere decir que no se ha emitido la carta sino que se espera que se expida: “Cuando la carta se ha expedido y la firma el Rey es entonces cuando Tamara, en este caso, se puede titular marquesa de Griñón a todos los efectos”.

No obstante, el proceso es algo complicado desde que se publica (se espera que sea esta semana) hasta que la pueda recoger en el Ministerio de Justicia.

“Una vez se publica el BOE, se tiene que liquidar el impuesto, y una vez que se ha pagado el impuesto, el Ministerio de Justicia redacta la carta, la manda a la imprenta, el Ministerio tiene que revisar que todo esté correcto y, si no hay ningún error que subsanar, se manda a Zarzuela para que su Majestad el Rey firme la carta”, continúan. Una vez firmada por Felipe VI (que tampoco tiene un plazo para hacerlo), se devuelve al Ministerio, donde el ministro de Justicia la refrenda con su firma -todos los documentos firmados por el Rey tienen que ir refrendados por la firma del ministro competente-. Es entonces, y no antes, cuando ya se comunica a Tamara que tiene la carta a su disposición y puede recogerla.

“Esa carta es, por así decirlo, su DNI de marquesa, el único documento oficial que la acredita como titular de ese título en concreto y es por tanto, cuando esté en su posesión, cuando se podrá titular a todos los efectos marquesa de Griñón”, nos dicen.

Foto: Tamara Falcó. (Redes)

Tiempos y plazos

Pero ¿de qué tiempos estamos hablando? “Pues esto en el BOE posiblemente salga en estos próximos días, el 2, 3 o 4 de este mes, suponiendo que no haya habido ningún problema. Con tantas fiestas de por medio, supongo que la carta como tal no estará firmada y lista para ser recogida hasta mediados de enero de 2021 como pronto. Hasta la segunda quincena de enero me atrevería a decir. Las fiestas de por medio retrasarán todo”.

Unos plazos más dilatados de lo que esperábamos en un principio que no tienen absolutamente nada que ver con la oposición de alguno de sus hermanos o con la posibilidad de que hubieran tenido que firmar algún tipo de documento como se ha llegado a especular: “No es una renuncia de título, sino una distribución que ha hecho el padre. Son dos figuras muy diferentes".

“Si un padre o un hermano cede un título a un hijo u otro hermano respectivamente, tienen que firmar su consentimiento todos los que tendrían derecho a él, y además el día de mañana cualquiera le puede poner pleito mientras no transcurran 40 años”, nos explican. “En cambio, la distribución no es así. Para empezar, solamente la puede hacer el padre entre sus hijos o nietos. No se puede hacer entre hermanos, ni primos ni sobrinos. Tiene que ser en línea directa de padres a hijos, y si está bien hecha, el efecto que produce es que crea cabeza de línea, de tal manera que la persona que recibe el título en distribución lo adquiere como si fuera el primero o el legítimo, por lo que sus hermanos mayores no le pueden poner pleito, ni sus sobrinos ni nadie. La distribución crea ese efecto: el que lo recibe adquiere un derecho preferente frente a todo el mundo aunque tuviera hermanos mayores como es el caso de Tamara”.

Tamara se convertirá de este modo en la cabeza de la Casa de Griñón y sus hijos, si los tuviera, serán sus legítimos herederos. En caso de que no hubiera descendencia, el experto lo tiene claro: “Volvería a su hermano mayor o, en su defecto, al primogénito de este. Los títulos van siempre a los primogénitos, son los herederos legítimos de los títulos a excepción de cesiones y distribuciones”, como es este caso que se resolverá en apenas unas semanas.

Tamara Falcó