Ricardo Bofill cambia de 'novia' financiera: sicavs, millones y fama internacional
  1. Famosos
EMPRESAS

Ricardo Bofill cambia de 'novia' financiera: sicavs, millones y fama internacional

El mítico arquitecto, que cumple 81 años este fin de semana, acumula un holgado patrimonio que gestiona a través de diversas sociedades

placeholder Foto: Ricardo Bofill, fotografiado en Roma. (Getty)
Ricardo Bofill, fotografiado en Roma. (Getty)

El arquitecto Ricardo Bofill cumple este sábado 81 años sabiéndose uno de los nombres fundamentales de la arquitectura internacional. Lugares emblemáticos como el mítico Walden 7 de Barcelona, la Muralla Roja de Calpe, el hotel Vela, el barrio de Antigone en Montpellier, la sede de Shiseido en Ginza (que en su día fue el edificio más caro de Japón) o el Teatro Nacional de Cataluña se han convertido en los mejores argumentos de una vida y una obra dedicadas a la arquitectura prácticamente desde la adolescencia. Hoy sigue consagrado a ello desde La Fábrica, la casa taller que construyó en 2000 en Barcelona, aunque con un perfil mucho más bajo que en los años 70, cuando se convirtió en el primer 'arquitecto-estrella'.

Bofill habrá sentido especialmente el fallecimiento de Valéry Giscard d'Estaing, con quien trató a menudo personalmente durante los años que vivió en París. Ha llevado una vida laboral nómada. Su nombre se encuentra en edificios de Estados Unidos, Francia, Japón, África, Rusia, India o China. Aunque la popularidad en su sentido más estricto le llegó cuando uno de sus dos hijos, Ricardo, se casó con la hija mayor de Julio Iglesias, Chábeli.

Para entonces, Bofill ya se había deshecho hacía tiempo del 'star system'. "Decidí que no quería seguir siendo famoso, la celebridad y la competición dejaron de interesarme: lo que me interesaba era la arquitectura en sí misma y adopté un perfil bajo. Por ese motivo, he concedido muy pocas entrevistas. No me interesa tener una gran fama porque es peligroso: te construye una personalidad que no es la adecuada para el trabajo, te transforma en un individuo orgulloso y despectivo", contaba en una charla con 'ABC' hace unos meses.

"¿No ha tenido problemas económicos?", le interrogaba un periodista de 'El País' en otra charla hace años. "No. He conseguido el dinero necesario para tener las menos preocupaciones posibles. Para ser libre has de tener suficiente dinero y nula preocupación por el estatus social". Aunque rechace la fama, su trabajo le ha reportado un holgado patrimonio económico que el arquitecto gestiona a través de diversas empresas y sociedades de inversión. Estos días, además, ha tomado una importante decisión relacionada con su fortuna.

Foto:  Ricardo Bofill y Paulina Rubio, en una imagen de archivo. (Getty)

El arquitecto tiene dos hijos de dos relaciones diferentes. Pablo Bofill, economista y director general del despacho de arquitectura, fue fruto de su relación con Annabelle D’Huart. Y Ricardo lo fue del matrimonio entre el arquitecto y la actriz Serena Vergano. Ricardo jr. fue protagonista en tiempos de la prensa del corazón por su citado matrimonio con Chábeli Iglesias y su posterior relación con Paulina Rubio, pero hoy ejerce de arquitecto consolidado en el taller de su padre, imparte conferencias y lleva una vida totalmente alejada del 'show business'. Ambos, junto con su pareja desde hace muchos años, Marta de Vilallonga, y él mismo, se sientan en el consejo de la sicav Kappa Sounion Cartera.

Esta sociedad de inversión de capital variable ha sido noticia en los mentideros económicos porque hace unos días que ya no está en la cartera de Caixa, sino en la del Santander. La gestora de grandes patrimonios de la entidad cántabra ha logrado arrebatársela a Caixabank Asset Management, llevándose con ella un patrimonio en torno a los 17 millones de euros, como refleja 'Mercados'. El movimiento se publicó en el Registro Mercantil la última semana de noviembre.

"Estos movimientos se suelen dar cuando una entidad hace una oferta comercial que puede englobar menos coste, más servicios... y la sicav es solo un síntoma, lo normal es que estos grandes clientes trasladen todo el patrimonio a esa nueva entidad", explica un periodista del sector. Tiene lógica, teniendo en cuenta que durante este año 2020 la sociedad había perdido mucha rentabilidad. Como refleja el citado diario económico, el impacto de los vaivenes del mercado le había llevado a perder casi un 9% del patrimonio. Su perfil en esta sociedad es el de un inversor conservador.

El arquitecto tiene el control de Kappa y de otras dos empresas relacionadas con proyectos arquitectónicos en Marruecos y Costa de Marfil a través de Bofill Arquitectura SL, su buque insignia, que logró unos beneficios en 2018 en torno a los dos millones de euros. Además, la familia Bofill posee otras inversiones millonarias. De hecho, otra entidad bancaria, en este caso la gestora de grandes patrimonios de BBVA, lleva las riendas de su otra sicav, Alfa Inversiones Bursátiles, que dispone de un capital en circulación de 6.076.305 de euros.

Aunque el taller del arquitecto no ha logrado el concurso para ampliar el aeropuerto de Barcelona, está en plena expansión y los proyectos se acumulan. En verano la Universidad Politécnica de Cataluña le concedió el doctorado 'honoris causa', una forma de reconocer su labor de todos estos años y de cerrar el círculo académico, dado que no pudo terminar la carrera en la Escuela de Arquitectura de Barcelona por razones políticas. Consiguió graduarse en Ginebra, tiempo después.

Barcelona