De Sonsoles Ónega a Eugenia Osborne: 10 famosas nos cuentan su mejor recuerdo de Navidad
  1. Famosos
EN LA MEMORIA

De Sonsoles Ónega a Eugenia Osborne: 10 famosas nos cuentan su mejor recuerdo de Navidad

Hemos pedido a diez mujeres que admiramos y nos inspiran que desempolven del baúl de sus recuerdos aquellas navidades inolvidables. Las fotos también lo son

Foto:  Elisabeth Horcher. (Cortesía)
Elisabeth Horcher. (Cortesía)

Caceroladas para recibir los regalos de Reyes, noches de cante y baile frente a la chimenea, una escapada a Rovaniemi, el pueblo donde vive Papá Noel, bolas napolitanas para sublimar un árbol infinito... Hablamos con diez de nuestras mujeres favoritas para revivir esos instantes de la Navidad que todavía permanecen impresos en su memoria.

Paula Ordovás (empresaria de moda)

placeholder Paula Ordovás. (Cortesía)
Paula Ordovás. (Cortesía)

"La noche del 24, cuando de niños nos juntábamos ¡hasta 17 primos! en la casa de mis abuelos en Boadilla. Poco antes de la cena, mi abuelo Santiago nos acercaba a todos a la ventana señalando al cielo: "Ahí viene Papá Noel con sus renos y su trineo, ¿le veis? Atentos, que está a punto de llegar -decía-. Nosotros no veíamos a nadie, claro, pero la ilusión podía con cualquier cosa". En ese momento sonaba el timbre y Papá Noel entraba en casa para darnos los regalos, ¡era lo más! ¿Mi regalo más especial? Una muñeca Robin de trapo que llevaba conmigo en todos los viajes. De hecho, mi perra se llama Robin por aquella muñeca".

Alejandra de Rojas (periodista)

placeholder Alejandra de Rojas. (Cortesía)
Alejandra de Rojas. (Cortesía)

"El nacimiento que montaba con mi madre en el salón. Recuerdo subirme a la escalera del desván y alcanzar la caja de cartón llena de polvo que contenía todas las figuritas. Las comprábamos en la plaza Mayor y cada año las embalábamos con esmero para que no se rompiesen. Mi madre me contaba historias sobre ellas mientras colocábamos el musgo fresco y hacíamos ríos con papel de plata, techos con corteza de árboles y caminos con arena del jardín. Los Reyes Magos se situaban lejos pero cada día, por arte de magia, Sus Majestades se acercaban más al portal. Un misterio que me hacía levantar de la cama al alba para ver cuánto se habían movido".

Eugenia Osborne (influencer)

placeholder Eugenia Osborne. (RRSS)
Eugenia Osborne. (RRSS)

"Lo que más me gustaba era ir con mi madre y mis hermanas al campo, en Jerez, a recoger palos finos y restos de troncos para la chimenea, piedras y musgo fresco para el belén... Daba igual que lloviera o hiciera frío, nosotras lo vivíamos como la excusa perfecta para estar juntas, hablar de mil cosas y disfrutar de la naturaleza. Otros momentos mágicos eran el de saborear el Bannofee Pie, un delicioso postre british con plátanos y salsa de caramelo que mi tía Nhean (inglesa) preparaba cada año, o aquella Nochebuena en la que, después de cenar, mi abuelo Beltrán sacó a bailar a mi madre por sorpresa. A mí me pareció maravilloso".

Sonsoles Ónega (periodista y escritora)

placeholder Sonsoles Ónega. (Cortesía)
Sonsoles Ónega. (Cortesía)

"Llevábamos mucho tiempo queriendo pasar unas navidades en Rovaniemi (Finlandia), el pueblo donde vive Papá Noel. Sabía que ese viaje tenía una fecha de caducidad imprecisa: la inocencia de mis hijos. Así que el año pasado, por fin, pudimos cumplir el sueño. No volveremos pero fue una experiencia única y me gusta saber que los tres conservamos el mismo recuerdo mágico. A veces miro las fotos y me siento tan niña como ellos en ese paisaje nevado".

Cristina Oria (chef)

placeholder Cristina Oria. (Cortesía)
Cristina Oria. (Cortesía)

"Los domingos con mi padre comprando figuritas para el nacimiento en la plaza Mayor, la cata de roscones que cada año organizaba mi madre para elegir nuestro favorito (el mío era el de nata), los fuegos artificiales que lanzábamos desde el jardín después de las uvas y ¡el día de Reyes! Los tres hermanos entrábamos en el salón haciendo ruido con unas cacerolas (así avisábamos a los Reyes de que íbamos a entrar) y después disfrutábamos de un superbrunch en familia. Una tradición que sigo ahora con mis hijos. ¿Mi regalo más memorable? Como me encantaban los caballos, en casa de mi tío me dejaron un saco con 25 kg de zanahorias para ellos ¡y me puse muy contenta!".

Samantha Vallejo-Nágera (chef)

placeholder Samantha Vallejo-Nágera. (RRSS)
Samantha Vallejo-Nágera. (RRSS)

"La tarde del 24 de diciembre, cuando mi padre nos llevaba a mis hermanos y a mí a ver las luces de Madrid. Desde el coche observaba todas esas calles adornadas con miles de bombillas de colorines y no se me borraba la cara de asombro durante todo el trayecto. Aunque la emoción total venía después, al llegar a casa y encontrar los regalos de Papá Noel agolpados bajo el árbol, listos para repartir. Siempre nos los daban antes de cenar y lo que más ilusión me hacía era recibir una bicicleta, ¡me encantaban! El momentazo gourmet venía con el capón trufado al vapor que cada año preparaba mi madre para cenar, ¡una delicia total!".

Federica Barbaranelli (fundadora del mundo Federica&co)

placeholder


"La inmensa nevada que cayó un año en Roma y que me hizo salir al gran jardín rodeado de bosque con mi hermano Andrea, de dos años, y jugar como locos en aquel paisaje insólito. Aunque lo mejor era implicarnos con mi madre, Rita, y su sofisticado sentido de la estética, en la decoración de la casa que cuidaba con el máximo detalle: desde las bolas napolitanas del sigo XIX que decoraban el árbol gigante (yo nunca llegaba para colocarlas) hasta el nacimiento napolitano, más antiguo aún. La mesa de Nochebuena, muy barroca, la vestíamos con manteles de Luigi Bevilacqua, copas de colores con borde dorado de Griffe Montenapoleone, cubiertos de Christofle, bajoplatos de plata de mi abuela y centros de flores hechos por mi madre con muchísimo amor. Igual que el Cappone Ripieno que preparaba para cenar".

Lola Peralta (publicidad y comunicación)

placeholder Lola Peralta. (Cortesía)
Lola Peralta. (Cortesía)

"Lo mejor era ir de excursión al campo, pasear a caballo en pleno diciembre con mi padre (la casa familiar está en las marismas del Guadalquivir), además de los teatrillos que organizaba con mis primos, las Nochebuenas de cante y baile frente a a la chimenea, cuando cada hermano se pedía un instrumento (mi favorito era la pandereta) o las veces que me colaba en la cocina para ayudar a mi madre a hacer arroz con leche, que me encantaba. Ahora, ya mayores, tenemos otras tradiciones como la de hacer cada año un belén viviente con nuestros hijos que nos sirve como felicitación de Navidad o la aparición de Papá Noel el día 25: un año llega a caballo y deja los regalos entre los olivos, otro andando con botas de agua... Con ellos, lo disfrutamos el doble".

Nieves Álvarez (modelo)

placeholder Nieves Álvarez. (Getty)
Nieves Álvarez. (Getty)

"Lo que más me gustaba era decorar la mesa de Nochebuena con mis tías, que cuidaban hasta el mínimo detalle. Colocar cuidadosamente los cubiertos, elegir una mantelería bonita, sacar la cristalería y poner cada copa en su sitio, crear centros de mesa con bolas de colores... Para mí, ese momento estético era muy emocionante. Después venía aquel caldo de ave que preparaba mi madre (una absoluta delicia gourmet) que tanto me gustaba, las conversaciones y las risas de la sobremesa, los villancicos que cantábamos mi hermano y yo, así porque sí, después de cenar, las hojaldrinas y los polvorones de postre de los que siempre quería más y más...".

Elisabeth Horcher (directora del restaurante Horcher)

placeholder Elisabeth Horcher. (Cortesía)
Elisabeth Horcher. (Cortesía)

"De niña celebrábamos la Navidad en la casa de mis abuelos en Staufen (Alemania) y mis recuerdos mas especiales son del día 24, cuando mi padre ambientaba la casa con villancicos alemanes mientras yo me metía en la cocina para verle guisar el ganso asado con manzana, puré de castañas y lombarda (un plato tradicional en Horcher y en Alemania) o ayudaba a mi madre a decorar la mesa. Poco antes de cenar, cumplíamos con nuestro ritual para recibir los regalos que nos traía Christkind (el Niño Jesús): los niños salíamos un ratito del salón y, al volver, nos encontrábamos un espacio en penumbra presidido por un árbol maravilloso decorado con velas ¡de verdad! y rodeado de regalos y magia por todas partes".

Navidad
El redactor recomienda