Hablamos con Vicky Martín Berrocal: "El escaloncito al altar no tendría que estar muy lejos"
  1. Famosos
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Hablamos con Vicky Martín Berrocal: "El escaloncito al altar no tendría que estar muy lejos"

La diseñadora se ha confesado con Vanitatis ahora que no solo ha conseguido llegar al millón de seguidores en Instagram, sino que ha cumplido seis meses de su vida en Portugal

placeholder Foto: Vicky Martín Berrocal. (Redes)
Vicky Martín Berrocal. (Redes)

Vicky Martín Berrocal ha celebrado esta semana seis meses de uno de los momentos más importantes de su vida (y de una de sus mejores decisiones): su mudanza a Lisboa, donde desde mediados de julio de 2020 vive con su amor, el empresario Joao Viegas Soares, en quien ha encontrado al mejor compañero que podría imaginarse.

Seis meses que no han hecho más que confirmar que no se equivocó cambiando su vida por completo, dejando atrás su amada Sevilla y poniendo rumbo a un destino en el que comenzar esta nueva etapa que tantas alegrías le está dando. “Llevamos seis meses conviviendo, con una vida nueva después de 19 años sin una pareja estable y el cambio ha sido muy brusco. He cambiado de país, de costumbres, de idioma, de todo, y está siendo muy positivo”, nos confiesa emocionada en conversación con Vanitatis.

Foto: Vicky Martín Berrocal. (Cortesía de Michisent)

Y es que ya no puede negar que Lisboa es su hogar. A pesar de cumplir religiosamente con sus compromisos laborales en Sevilla, donde graba en Canal Sur el programa con Bertín Osborne que tantas alegrías le ha dado, y en Madrid, epicentro de sus campañas publicitarias, pasa el 99% del tiempo allí. “Vivo aquí y me traslado a trabajar, simplemente. El último mes lo he pasado entero allí, gestionando alguna cosa de Victoria pero sin moverme. Mi vida es ahora mucho más tranquila. Yo aquí me dedico a mi casa, a mi novio, salgo a comer con amigas, voy a un museo, de paseo por Lisboa. Pasamos muchísimo tiempo juntos y cada día mejor”.

Unas palabras que nos llevan inevitablemente a preguntarle si no será ella la próxima novia a la que vista Victoria, su firma de moda. “Me encantaría casarme. Y si me caso, no será firmar un papel y ya, será vestida de novia, de blanco… ¡La vida hay que celebrarla!”, nos comenta con un cierto aire soñador. “Sería la bomba. Pero, vamos a ver, eso te lo tienen que pedir. Hay mujeres que lo piden ellas, yo conozco varios casos, y me parece una cosa fantástica, pero yo soy muy tradicional para todo esto. Yo voy a esperar a que me lo pida, pero vamos en muy buen camino. Ese escaloncito al altar no tendría que estar muy lejos”, continúa entre risas. Y matiza: “Si me caso, me gustaría casarme en España”.

Y es que, no hay duda, Vicky está completamente instalada en este nuevo hogar que poco a poco está construyendo con Joao. “Sigo decorando. Vinieron unos amigos a pasar fin de año, y aunque les pareció todo muy bonito, realmente yo les explicaba que aún quedaba muchísimo”, nos cuenta. “Hay tantas cosas por hacer todavía… Al final es hacer una casa de cero”.

Afincados en una de las zonas más exclusivas de Lisboa, Vicky se afana en ponerlo todo a su gusto, poco a poco. Por primera vez no tiene prisa. “Hay mucho detalle y mucha cosa por hacer. La terminaré, pero no tengo prisa. Lo estoy haciendo de una forma que nunca lo hice. Yo era muy impaciente y todo lo quería para ya, y entonces me equivocaba porque ponía cosas que no me terminaban de convencer. Eso sí, espero que cuando cumpla un año en la casa, esté lista. Dame un poco de tiempo”, bromea.

Por el momento, a su larga lista de responsabilidades nos ha contado que va a añadir el aprender portugués. “Quiero dar clases, tengo cerca de casa una escuela para aprender portugués con cursos intensivos y voy a apuntarme. Hablo inglés, aprendí francés cuando estudié en Suiza y nunca he tenido problemas con los idiomas, creo que soy muy capaz. Ya sabes, año nuevo y vida nueva. Ahora que vivo aquí, pienso que ha llegado el momento”.

1 millón de seguidores

Y ¡qué año! Tiene mucho que celebrar esta semana. Vicky Martín Berrocal ha conseguido en estos primeros días del año algo que hace unos meses parecía más que impensable: alcanzar el millón de seguidores en Instagram. Y es que, al contrario de otras reinas de esta red social de la escena patria, para una mujer como la diseñadora, que ni está en la franja de edad de las influencers (entre 19 y 25 años) ni se dedica profesionalmente a ello, alcanzar ese nivel de seguidores es casi una proeza sin precedentes. “Un millón de mimos, de sueños, de risas, de cariño… Al final, eso es lo que es”, nos dice entusiasmada hablando con Vanitatis. “Cuando llegué, me sentí hasta rara. ¡No puede haber tanta gente!”.

Y es que, como decíamos, no es asunto sencillo lo que acaba de conseguir. Actrices contemporáneas a ella, tan aclamadas como Belén Rueda, Maribel Verdú o Juana Acosta, no logran llegar al medio millón de seguidores, y eso que su proyección mediática podría parecer mucho mayor.

“A mí me parece, que con 21 años una niña mona que se dedica a eso, que le echa horas al día, que hace cosas chulas, pues al final consigue llegar. Hay muchas niñas que tienen 1, 2, 3 millones, pero se dedican a eso. Pero una persona como yo con 47 años, cerca de llegar al medio siglo, llegar al millón no sé si habrá mucha gente con mi edad en España”, nos explica feliz. “Veo muchos casos que son gente conocida (actrices como la copa de un pino, modelos) y es difícil tener ese número. Es una cosa bastante rara, un mundo muy loco. Me siento supermimada y muy contenta de que a la gente le guste mi felicidad, mis cambios, mi familia, mi trabajo, que es lo que intento transmitir. Soy una privilegiada”.

“Yo después de ver a Lola Flores saliendo del Capitolio, ya me puedo esperar cualquier cosa”

Vicky, con su estilo personal, su carácter y su espontaneidad, se ha convertido en una de las favoritas de Instagram. Toda una celebridad que ha conseguido llegar a la cifra mágica incluso antes que Tamara Falcó, que la alcanzó apenas unos días después.

“Habrá gente que le guste más lo que haga, gente que le guste menos, pero yo me seguiré divirtiendo con lo que hago y disfrutando de todo lo que te conecta con gente que te lleva siguiendo toda la vida y por la que sientes mucho cariño”, añade. “La que me sigue sabe cómo soy. No hay dobleces”.

El éxito de una peluca rubia

Un éxito conseguido en parte gracias a publicaciones como la de la semana pasada, cuando jugó al despiste asegurando que se había cambiado su icónico look de melena larga, morena y frondosa por un corte por encima del hombro rubio platino con el que revolucionó las redes. No hay duda de que Vicky sabe cómo camelarse a su público.

“En la vida de vez en cuando hay que jugar. De eso se trata, de no dejar de hacer cosas. Llevaba años escuchando: "Alguna vez te tendrás que poner rubia, alguna vez tendrás que atreverte". Y te voy a contar el secreto de todo esto: era peluca”, nos relata entre risas. “Escucha, me llamaban muchas amigas diciéndome que estaba espectacular, que qué maravilla, qué valor, y yo les escribía que nada de eso, que era una peluca”, bromea mientras afirma que nunca creyó que tendría tanta repercusión como para que hasta las revistas de moda y belleza analizasen su look.

“Mateo me puso la peluca porque se me antojó y era también por ver cómo quedaba. Esos cambios no se pueden hacer así como así. Me gustó mucho, me sentí muy bien. El primer momento fue como ‘¿dónde está esa morenaza de toda la vida?’, pero a los diez minutos me iba paseando por el Wellington absolutamente convencida: era rubia. Me quité la peluca con pena”, aunque revela que quizá algún día nos sorprenda con el cambio de verdad.

Foto: Otra fotografía de su nuevo cambio de look compartida por Vicky Martín Berrocal. (Instagram @vickymartinberrocal)

Nuevos proyectos

Un 2021 que en el plano personal ha llegado fuerte, pero que en el profesional no se queda atrás. “Yo después de ver a Lola Flores saliendo del Capitolio, me puedo esperar cualquier cosa”, exclama. “La verdad es que está arrancando el año con proyectos muy bonitos, aun no puedo contar nada porque están cerrándose algunos, pero bien. Televisivamente seguiré con Bertín en Canal Sur con este programa en el que lo paso tan bien, y con la marca Victoria hemos hecho, como sabes, este kimono que también ha dado mucho que hablar. Lo puse en mis redes en las tres versiones para enseñarle a la gente lo versátil que es y ha salido bien”, señala.

“Las colecciones de fiesta, de madrina y novia están paradas, y hay que reinventarse. Tuve la suerte de que Isabel Preysler, después de que Tamara lo luciera en ‘El hormiguero’, me llamara para pedirme uno. Le estoy eternamente agradecida porque salió con él en las revistas justo antes de la Navidad. No sabes el bien que gente así le hace a marcas españolas. Un regalazo”.

Una reinvención temporal y por ahora muy bien diseñada que se alargará durante el tiempo que sea posible. “Es importante sacar cosas que sean versátiles y a buen precio para salir adelante. Creíamos que el día 1 sería diferente, pero aún nos quedan muchos meses de lucha”.

Foto: Tamara Falcó, con el diseño de Martín Berrocal. (Instagram @elhormiguero)

No hay que olvidar que aún hay sitio para la esperanza. “Esperemos que en mayo/junio vuelva poco a poco la normalidad, las bodas…Quiero pensar que queda mucho 2021 y tenemos que creer que todo llegará. No somos nada, pero podemos con todo”. Y eso en boca de Vicky tiene más de promesa que de otra cosa.

Vicky Martin Berrocal