Ana Soria (novia de Ponce) y los detalles de cómo ha llegado a pasante de Baltasar Garzón
  1. Famosos
LAZOS, pero no de sangre

Ana Soria (novia de Ponce) y los detalles de cómo ha llegado a pasante de Baltasar Garzón

El que fuera magistrado de la Audiencia Nacional estuvo destinado en el Juzgado de Instrucción número 3 de Almería. Ahí empieza todo

placeholder Foto: Ana Soria. (Gtres)
Ana Soria. (Gtres)

Ana Soria se convirtió en personaje mediático a raíz de su relación con Enrique Ponce. Han pasado seis meses desde que la revista ‘Semana’ publicara la información de la separación del torero y Paloma Cuevas y las noticias sobre la aparición en escena de la joven estudiante de Derecho. Una chica de 22 años de la que solo se conocía que estaba matriculada en la Universidad de Granada, que había tenido un par de novios y que su vida familiar era estable. Nada destacable en una biografía tan breve. Lo único que no se ajustaba eran las fechas en las que había comenzado el enamoramiento. No hay que olvidar que Ponce pasó todo el confinamiento con Paloma, las hijas y los suegros en la finca La Cetrina.

Foto: Enrique Ponce y Paloma Cuevas. (Cordon Press)

A partir del verano, la nueva y sorprendente pareja no tuvo reparos en publicitar su vida en común en sus respectivas redes sociales. Y una de la cosas que llamaba la atención era la buenísima relación del torero con los padres de Ana, Federico Soria y Ana Moreno.

Lo que no se sabía, hasta que Beatriz Cortázar lo desveló en la ‘Crónica rosa’ del programa de Federico Jiménez Losantos, era la amistad que existía entre Federico Soria, abogado de profesión, y el exjuez Baltasar Garzón, padrino de bautismo de Ana.

placeholder Ponce y Ana Soria, durante un paseo en pareja. (Instagram @enriqueponce)
Ponce y Ana Soria, durante un paseo en pareja. (Instagram @enriqueponce)

Almería, en el origen

El que fuera magistrado de la Audiencia Nacional estuvo destinado en el Juzgado de Instrucción número 3 de Almería. Llegó a la ciudad en 1983 con su mujer Rosario Molina (conocida como Yayo) y sus dos hijos pequeños. Según cuentan, pronto tuvo su grupo de amigos, entre los que se encontraba el que, posiblemente, se convierta en suegro de Ponce una vez que este firme el divorcio.

Durante su estancia en Almería, Garzón y Soria compartían partidos de fútbol sala los viernes, tertulias en el Gran Hotel, gin-tonics en el pub Barón de la calle Gerona, y asistían a las fiestas que se organizaban en el club de tenis o en el hotel Parra, donde el juez demostraba sus buenas maneras para las sevillanas. La afición taurina de ambos fue también un punto de unión y, aunque no hay confirmación oficial, fue a través de Garzón que Federico conoció a Ponce.

Cuentan testigos de aquellos tiempos que la amistad entre el abogado, su familia y el juez se ha mantenido a lo largo de los años. Este hilo afectivo ha servido para que Ana Soria, a la que conoce desde que nació, tenga en el exmagistrado de la Audiencia a su mentor y consejero.

Foto:  Baltasar Garzón, en una imagen reciente. (Getty)

Este verano, la joven estudiante, que cursa tercero de Derecho con varias asignaturas pendientes, hará sus prácticas en el despacho del que considera su tío aunque no lo sea de sangre, según contaba el portal EuroToro. Por ahora, a Ana Soria, que solicitó traslado de expediente de la Universidad de Granada a Almería, como informaba Jesús Carmona, no se la ha visto por el campus. Las clases comienzan el 25 de enero y es posible que, entonces, acuda a las aulas presenciales. Su padrino, Baltasar Garzón, es su mejor consejero tanto en el aspecto universitario como en el laboral, e incluso también para Enrique Ponce y las complicaciones con su divorcio.

Ana Soria Enrique Ponce
El redactor recomienda