El niño que coleccionaba coches: retrato íntimo de Pablo Casado cuando llega a los 40
  1. Famosos
HABLAMOS CON SU ENTORNO

El niño que coleccionaba coches: retrato íntimo de Pablo Casado cuando llega a los 40

El líder del Partido Popular celebra una cifra redonda en el año más atípico posible. Hablamos con su entorno para saber cómo es Casado debajo de su uniforme de político

placeholder Foto: Pablo Casado. (Agencias)
Pablo Casado. (Agencias)

Pablo Casado cumple hoy 40 años. Una cifra redonda que tendrá que celebrar como pueda por culpa de esta pandemia que arrastramos desde hace casi un año y sin visos aparentes de que vaya a terminar pronto. Una circunstancia ante la que, para este hecho en concreto (el de la celebración íntima), no tendrá problemas. “No le gusta nada que le celebren ni ser el centro de atención, así que este año estará feliz sin sorpresas y celebrando solo en familia”, nos confiesan fuentes cercanas a su familia.

Y es que poco o nada se sabe de cómo es Pablo Casado en la intimidad, cuando se quita el uniforme de político que le acompaña cada día, con su impecable traje de chaqueta a medida, su camisa blanca de cuello italiano y sus corbatas lisas.

El presidente del Partido Popular disfruta en polo y bermudas, haciendo piña con su familia numerosa, tirando cañas “con una técnica perfecta” y siendo normal. De hecho, esta es una de las palabras que más han usado las personas de su entorno que hemos consultado para elaborar este perfil tan personal: “Es una persona normal, natural, sin dobleces”.

De Carmen Lomana o Bertín Osborne a compañeras de pupitre en el partido como Andrea Levy o su sucesora en las Nuevas Generaciones, Bea Fanjul, además de su familia más cercana, quienes más le conocen nos dibujan el retrato de Pablo Casado cuando (casi) nadie le ve.

Atento y familiar

Empecemos por el principio. Casado nació el 1 de febrero de 1981 en Palencia en el seno de una familia numerosa (son cinco hermanos), que hoy es su gran pilar. Hijo de un médico y una profesora universitaria, los que le conocen desde pequeño aseguran que nunca (ni cuando llegó a presidente del partido) ha perdido la humildad y los principios que siempre marcaron su vida desde niño.

En su casa le adoran y le tienen en un pedestal, hablan de él con absoluta admiración”, nos relatan las fuentes consultadas. “Desde muy pequeño destacaba por su inteligencia y por tener una cabeza privilegiada para todo”, continúan. “Lo que más me impresionó cuando le conocí fue su capacidad humana para quedarse con cualquier detalle”, nos dice Bea Fanjul.

Una cabeza que, además de una posición privilegiada dentro del partido que dirige, le ha hecho ganarse a muchos amigos a lo largo de su vida.

“Es una persona que a pesar de llevar mil cosas en la cabeza, no sale de la sala sin haber saludado a todo el mundo. Es muy cariñoso, siempre me pregunta qué tal estoy de lo mío, o cuando he tenido algún familiar malo, lo mismo. Siempre, antes de entablar una conversación de trabajo o de lo que sea, se acuerda de preguntarte por tus cosas y en eso tiene muchísima memoria. Hasta que no sabe que se ha solucionado tu problema, no te deja de preguntar por él”, nos relata Andrea Levy, con quien ha compartido despacho y una larga amistad a lo largo de su trayectoria en el PP.

Una cualidad, la de preocuparse por los demás, que también alabó públicamente su rival político Pablo Iglesias cuando confesó cómo Casado y su mujer habían estado a su lado cuando nacieron sus dos hijos prematuramente.

placeholder Pablo Iglesias y Pablo Casado. (EFE)
Pablo Iglesias y Pablo Casado. (EFE)

Sus hijos, su prioridad

Casado y su esposa, Isabel Torres, son padres de dos hijos (Paloma y Pablo). Juntos les hemos visto en campaña, en redes sociales y disfrutando en familia por las calles de Madrid. Sin embargo, para ellos, el camino no fue fácil. Pablo (Polito, como le llaman cariñosamente en casa) nació prematuramente antes de los 6 meses de gestación. Ahora, Bertín Osborne recuerda con cariño cómo fue su primer contacto con este político al que años después entrevistaría como candidato a la presidencia del Gobierno en su cocina.

“La primera anécdota que tengo es que cuando nació su hijo, sin conocernos de nada, llamó a nuestra fundación y le atendimos y le ayudamos un poco al principio. Él siempre nos lo ha agradecido muchísimo, sobre todo a Fabiola, que es quien está en primera línea. A mí me parece un tipo estupendo, un tipo honrado y sincero que creo que es demasiado joven para la responsabilidad que tiene. Pero, eso sí, le tengo un cariño muy grande y muy especial”.

Para Casado, sus hijos son lo primero. “En una cena que vino a casa en la que había mezcla de amigos de muy diferentes ideologías, cuando terminó se fue a Ávila para estar con su mujer y sus hijos, ya que el mes de julio se instalan allí. Para él, la conciliación familiar es muy importante”, nos cuenta Paloma Segrelles.

Son su prioridad y el mecanismo de control a la hora de mantener sus principios firmes en según qué decisiones políticas. “Cuando el proceso independentista en Cataluña estaba en su máximo apogeo, él decía siempre: ‘no puedo defender cosas que luego no voy a poder justificar delante de mis hijos en el futuro’. No quiere dejarles un país peor a sus hijos. Pocos políticos conozco que hagan esto y es una de las razones por las que en su momento le apoyé. Me parece de una integridad muy sólida políticamente”, afirma Levy.

Los coches, el arte y la cerveza, sus pasiones

No todo en su día a día es la política y la familia. Entre tanto acto y compromiso, Casado también encuentra ratos para relajarse y disfrutar de algunas de sus grandes pasiones (que Isabel nos perdone).

Una de sus primeras aficiones fueron los coches. Preguntamos en su entorno cómo eran sus cumpleaños de pequeño: “Como anécdota, de niño diría que todos los regalos que recibía eran siempre coches de esos pequeños, tenía montones de todas las marcas y colores porque le encantaban y se pasaba el día jugando con ellos. ¡A día de hoy muchos los tiene su hijo!”, nos revelan personas de su círculo.

Una pasión, la que sentía por los coches, que le acompaña en la actualidad. “A día de hoy le siguen encantando. Además de todos los periódicos, que lee a diario, lee revistas de coches. Le gusta mucho el mundo del motor e ir a ferias le fascina”, nos confiesa Levy.

placeholder Pablo Casado, en una imagen de archivo. (EFE)
Pablo Casado, en una imagen de archivo. (EFE)

Y es que a su compañera de despacho durante tantos años, anécdotas sobre el que ahora es su jefe no le faltan. “Yo tengo muchos recuerdos, sobre todo de antes de que fuera presidente del partido. Javier Maroto, él y yo hacíamos mucha piña, salíamos a comer una vez por semana, con Moragas también. Es supercomilón. Le gusta mucho comer, y eso que está como un palillo y nadie lo diría. Si no te andas rápido, se come el plato de aceitunas del aperitivo él solo, eso sí, luego pide otro (risas)”. Una pasión por la comida que le ha convertido en uno de los mejores embajadores del capón de Cascajares. “Siempre me lo está recomendando”, bromea una persona de su equipo.

También le gusta mucho la cerveza artesana y la sabe servir muy bien. Le enseñó un maestro cervecero una vez y le gusta siempre que puede servírsela él porque se la coloca perfecta, con la espuma justa”, continúa Levy.

placeholder Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso, en un bar de Móstoles. (EFE)
Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso, en un bar de Móstoles. (EFE)

Otra de sus pasiones más desconocida es el arte contemporáneo. “Es una afición que tiene y siempre que puede va a galerías”. De hecho, tirando de hemeroteca, hemos podido comprobar que es uno de los habituales en cada edición de ARCO.

No obstante, de lo que más disfruta es de la compañía de su mujer y sus hijos, con los que se siente “realmente él”. No es raro verle por el Retiro cuando no está en Las Navas, corriendo entre los árboles o escondiéndose detrás de alguno.

placeholder Pablo Casado y Andrea Levy pasean por ARCO. (EFE)
Pablo Casado y Andrea Levy pasean por ARCO. (EFE)

Un ‘masterchef’ en bermudas y polo

La vida en familia para el líder del PP es fundamental. Por ello, siempre que puede hace la maleta y pone destino a Las Navas del Marqués, en Ávila, donde desde hace años su mujer y él alquilan una pequeña casa en la montaña.

“En cuanto empieza el buen tiempo, le gusta trasladarse a Las Navas del Marqués e ir y venir a trabajar a Madrid, pero con la residencia allí. Allí disfruta de una mayor tranquilidad con su familia y de una vida más hogareña y de pueblo en el campo”, detallan fuentes de su equipo.

Diputado por Ávila durante tres legislaturas, Casado ha convertido a esta pequeña localidad en su segundo hogar. De hecho, vecinos de la zona comentan que antes de la pandemia consultaron el precio de varias parcelas buscando una para comprar y edificar su casa soñada (la pandemia ha paralizado sus planes de momento).

Allí, según los vecinos, es habitual verle cenando en el restaurante Montecarlo en familia o tomando el aperitivo en el club social de la urbanización en la que se alojan prácticamente todos los fines de semana y la mayor parte del verano.

“Es de los que va todos los fines de semana y de los que participa en las actividades que cada verano se organizan en las fiestas”. Un calendario, según nos narran, de lo más agitado, que abarca desde concursos de cocina estilo ‘MasterChef’ a fiestas vikingas. “Lo normal es verle a él en polo y bermudas con su hijo a hombros y de la mano de su mujer o su hija. Son supereducados, agradables y sonrientes, pero no con sonrisa de campaña. Son gente normal”, prosiguen. “Cuando están cenando en algún sitio y terminan, se paran en las mesas a saludar y a comentar con los vecinos según qué política o decisión”.

Wasaps de famosos

Una comparativa de criterios que también acepta de otras personas más o menos conocidas a través de distintos canales. “Intercambio wasaps con él de vez en cuando y le digo de todo. Con Pablo Casado se puede hablar de todo en confianza”, nos desvela Carmen Lomana, quien conoce al político a través de amigos comunes. “Desde que nos presentaron hemos coincidido en numerosas ocasiones en un restaurante que se llama Petit Appetit. Siempre que nos vemos por allí, hablamos un rato”, añade.

“Pablo es un hombre que está muy preparado, más inteligente incluso de lo que parece. Es de una bondad ética y principios exquisitos que escasean en el mundo de hoy. En el trato de tú a tú es un tipo abierto, 'open mind' y nada sectario. Supereducado, comedido y algo tímido, pero también un tipo campechano con el que te lo puedes pasar muy bien. He coincidido con él en actos y en cenas, incluido un homenaje a los transgénero al que acudió con su mujer, muestra inequívoca de este 'open mind' al que me refería”, señala Lomana, con la que es habitual verle conversar en el Teatro Real, donde coinciden ante las cámaras con cierta asiduidad.

También le tiene en alta estima Cayetano Martínez de Irujo. “Con Pablo Casado he coincidido varias veces, unas 8 o 10, y de vez en cuando le mando algún mensaje, como hago con otros líderes políticos, dándole mi opinión sobre ciertos asuntos o ciertas actuaciones suyas (como la renovación del Consejo Superior del Poder Judicial o en los presupuestos de Europa)”, nos dice el duque de Arjona. “Siempre me contesta muy afectuoso y agradecido, lo que me parece muy loable por su parte y de agradecer. Yo creo que es muy importante para un político estar abierto al filtro de la opinión de personas más o menos relevantes en el país y a todo el mundo. Es una gran elección por parte del PP el haber escogido a Pablo Casado como presidente, se encontró un PP descarrilado y un poco volcado, y ha tenido que volverlo a poner en la vía y derecho, lo cual ha sido muy difícil y creo que lo está haciendo francamente bien”, concluye.

Una persona 'normal' que cumple 40 años en el menos normal de los escenarios.

Pablo Casado