Lucía Bárcena y Marco Juncadella Hohenlohe, a un paso del altar: de la hípica a Instagram
  1. Famosos
MÁS DETALLES DE SU BODA

Lucía Bárcena y Marco Juncadella Hohenlohe, a un paso del altar: de la hípica a Instagram

La pareja, que en seis meses protagonizará una de las bodas del año, ha vuelto a dar detalles de su gran día (y de su día a día) en redes sociales

placeholder Foto: Lucía Bárcena y Marco Juncadella. (Redes)
Lucía Bárcena y Marco Juncadella. (Redes)

Lucía Bárcena y Marco Juncadella Hohenlohe protagonizarán el próximo 24 de julio una de las bodas del año. Ella, influencer de profesión, es íntima amiga de algunas de las estrellas de Instagram, como María Pombo, María Fernández Rubíes o Paula Argüelles, mientras que él, hijo de Cristina de Hohenlohe compagina su profesión dedicada al márketing digital con su pasión por los caballos.

Una pareja 10 que arrasa en esta red social donde sus entrevistas improvisadas se han convertido en todo un entretenimiento para su legión de seguidores. Y es que hasta que no empezó a salir en serio con la influencer, el jinete llevaba una vida de lo más discreta, alejada del foco mediático y prácticamente desconocida para el común de los mortales.

No obstante, el amor le ha transformado y ahora, además de haber vuelto a la competición por todo lo alto, se ha dejado conocer un poco más con sus respuestas divertidas y desenfadadas.

Foto: Marco y Lucía. (@luciabarcena)

Éxito tras éxito en la hípica

Tras más de 9 años apartado de la competición, al sufrir su yegua una lesión en el box, Marco recuperaba este hobbie de fin de semana volviendo a competir en marzo de 2019 para alegría de sus seguidores en las pistas. Aunque durante los años que pasó en Argentina no se desvinculó del todo de este mundo (siguió siendo propietario de caballos de salto que montaba Kevin González de Zárate), no fue hasta su vuelta a España cuando retomó sus ganas de competir. Unas ganas de compagina como puede con su trabajo. Según nos explican desde su entorno, no entrena y le dedica tanto tiempo como le gustaría. Al final, el trabajo y su empresa son lo primero.

Lucía, que siempre le acompaña a los torneos hípicos, parece que se ha convertido en su mejor amuleto en las gradas. Cuando 'colgó las botas' en abril de 2011, lo hizo siendo el 256 de España. Ahora, tras su vuelta, el ranking de la Federación Hípica Española no miente: está el número 141 con 56.52 puntos.

Uno de los últimos concursos que ha disputado ha sido el Campeonato de España Jóvenes Jinetes y Clásicos (del 17 al 20 de diciembre), en el que consiguió la medalla de bronce a su caballo de raza silla francés Urbain des Grezils. Y este es solo un ejemplo de todo lo que ha conseguido desde hace unos meses: medallas y medallas de las que ha presumido Lucía en su perfil de Instagram con todo el orgullo que puede sentir por el que pronto será su marido.

Los detalles de la boda

“¿Y si se queda dormida en el coche antes de la boda? Es lo más probable. Espérate que no se pegue una cabezada en el altar”. Con esta frase, Marco agrandaba la lista de comentarios divertidos sobre la esperada boda. Adicto a compartir en sus redes sociales fotos de Lucía durmiendo en el coche durante los viajes que hacen de competición en competición, no cabe duda de que están felizmente enamorados.

Para Marco, esta boda es “un sueño”; y para Lucía, todo un proyecto del que ya ha empezado a adelantar detalles. Juntos visitaron el 8 de enero el showroom de Crimons Rent & Event con motivo de su inauguración. Un espacio dedicado a eventos y bodas donde, tal y como confesó ella, pudieron “ver en directo las infinitas posibilidades de decoración para nuestra boda, sillas, chill out, mesas, mantelería... Todo lo que os podáis imaginar”, comentaba emocionada. “Nos hemos ido con un subidón de ilusión y con mil ganas de que llegue nuestro día y ver todo montado”.

No es el único avance. Aunque por el momento la finca no ha trascendido, sí han confesado que se casarán en Galicia, lugar natal de la novia, y ambos han comenzado con sus looks.

Mientras que Marco ha asegurado en redes sociales que se pondrá en manos de la sastrería Absolute Bespoke, en quienes ha confiado en otras ocasiones. Eso sí, esta vez, promete sorprender. “Los protocolos están para NO cumplirlos”, aseguraba al respecto.

Lucía, por su parte, también se encuentra en pleno proceso de confección de su vestido de novia. “Solo puedo decir que va a ser mi estilo 100%. No quiero arriesgar. Quiero ir cómoda y sentirme yo misma”, revelaba hace unos días.

Unas pruebas que han comenzado ya. Hace 8 semanas fue al taller (secreto por el momento) a que le tomaran medidas para empezar y esta semana tenía cita para la primera prueba. Aún hay tiempo más que de sobra. Como decíamos, todavía le quedan 6 meses para la boda.

Bodas Instagram