Ramón, el 'otro Franco': el vuelo histórico del hermano divorciado y rebelde del dictador
  1. Famosos
95º aniversario

Ramón, el 'otro Franco': el vuelo histórico del hermano divorciado y rebelde del dictador

Se cumple casi un siglo de una de las hazañas aéreas más célebres de nuestro país. Recordamos a su gran protagonista, cuya muerte a los 42 años sigue estando envuelta en la polémica a día de hoy

placeholder Foto: Ramón Franco, en la prensa de la época. (Cordon Press)
Ramón Franco, en la prensa de la época. (Cordon Press)

Un hidroavión le dio la gloria y el éxito al hermano más pequeño de Franco. Se llamaba Plus Ultra, era uno de los artefactos más espectaculares de la Aeronáutica Militar Española. La nave pasaría a la historia por realizar el primer vuelo entre España y América. Partió de Huelva y amerizó en el Río de la Plata al cabo de 19 días, un 10 de febrero de hace 95 años. Fue el momento de mayor gloria para Ramón Franco, comandante de aquel vuelo y héroe nacional de la década de los 20 antes de que su hermano fuese el Generalísimo.

Los libros de historia siempre lo consideraron el transgresor de los cuatro hijos Franco, el más díscolo de todos ellos. Su carácter rebelde fue el que le llevó a seguir una senda muy distinta a la de su hermano. Siendo muy joven, se inscribió en en el Servicio de Aeronáutica Militar y rápidamente recibió formación de piloto en la base aérea de Cuatro Vientos, en Getafe. Oficial del ejército a muy temprana edad, ya mostró que no le gustaba seguir la senda marcada en su vida sentimental. Cuando a los 28 años se casó con Carmen Díaz, una joven de 19, se saltó una regla fundamental. Él tenía 28 y su rango lo obligaba a pedir permiso al rey para organizar la boda. Él se saltó ese paso y fue reprobado por su hermano Francisco. El matrimonio no tuvo descendencia y, en parte, cuentan que el lado aventurero de él tuvo bastante que ver en su posterior fracaso.

placeholder Periódico que contó la hazaña en 1926. (CP)
Periódico que contó la hazaña en 1926. (CP)

Ramón era de carácter inquieto y su pasión por los aviones era la primordial en su vida. La aviación, que en los años 20 aún era un símbolo de modernidad y futuro, le llevó a presentar un proyecto de vuelo de larga distancia entre España e Iberoamérica. Alfonso XIII, el mismo rey al que no había pedido permiso para casarse, se mostró entusiasmado con la posiblidad de que España apareciese en titulares gracias a un vuelo histórico. También Primo de Rivera, que decidió financiarlo. Ramón Franco quería ser el Charles Lindberg español y se podría decir que, a pequeña escala, lo consiguió.

En total, el Plus Ultra recorrió 10.270 kilómetros con varias escalas en un vuelo que duró alrededor de 51 horas. Era la primera vez que un aeroplano cruzaba el Atlántico sur y todos los tripulantes del mismo fueron recibidos, una vez llegaron al Río de la Plata, como auténticos héroes.

El siguiente proyecto de Ramón Franco, sin embargo, no fue tan fructífero. Cuando se planteó un nuevo vuelo con un hidroavión que iría y volvería a Estados Unidos, el joven hizo una prueba casi improvisada que acabó en un naufragio en alta mar. Tanto él como el resto de ocupantes del aeroplano tuvieron que ser rescatados y él culpó de todo a las autoridades aeronáuticas. Por aquella época, su hermano Francisco y su propia mujer vieron cómo se mezclaba en política, ingresando en la Asociación Militar Revolucionaria (AMR), donde militaban personas de izquierdas. El enfado de su hermano, el futuro Generalísimo, no se hizo esperar.

placeholder Ramón Franco. (CP)
Ramón Franco. (CP)

Tal y como publicaba ‘La Vanguardia’ en un extenso artículo sobre el tema, Francisco le previno contra aquella asociación y Ramón no tardó en contestarle con estas palabras: “De cuanto me dices, no tomo nada, dejo el resto y termino diciéndote que hago y seguiré haciendo lo que quiera, que es lo que dicte mi conciencia, menos aristócrata y más ciudadana que la tuya”. Opositor del rey y de la dictadura de Primo de Rivera, fue encarcelado en varias ocasiones.

El matrimonio que lo cambió todo

Por aquellos años, Ramón se desmarcó de su familia por completo. Participó en la sublevación de la base aérea de Cuatro Vientos y promulgó ideas revolucionarias que solo amainaron cuando se casó por segunda vez. En la década de los 30, Carmen, su primera mujer, descubrió que tenía otra familia en Barcelona. Él lo negó y aprovechó la ley del divorcio republicana para alejarse definitivamente de ella. Poco tiempo después, se casó en segundas nupcias con Engracia Moreno, con la que ya tenía una hija. Las sospechas, al parecer, eran ciertas. El divorcio fue, como era de esperar, todo un escándalo familiar. Pilar, hermana de Ramón, llegó a acusarlo de masón por aprovechar aquella ley de las Cortes de Azaña que permitía a los españoles divorciarse cuando les diese la gana.

Tras unos años viviendo en el extranjero, volvió a Madrid y, como jefe de Aeronáutica, volvió a ser voz y protagonista en los ámbitos políticos. Sus opiniones, sin embargo, no eran unidireccionales. No estaba de acuerdo, por ejemplo, con el exilio de Alfonso XIII. A aquel cambio de rumbo se sumó la muerte de su madre, Pilar Bahamonde, hecho que lo acercó mucho más a su hermano. A mediados de los 30, el Gobierno de Alejandro Lerroux le nombró agregado aéreo en Washington y sus ideas revolucionarias empezaron a taimarse definitivamente. La Guerra Civil, de hecho, las cambió por completo. En octubre del 36, Ramón Franco se trasladó a Portugal y pasó a la zona de los sublevados que lideraba su hermano. Feliz por acercarlo a su redil, Francisco Franco lo nombró teniente coronel y jefe de la base aérea de Baleares. Y fue ese papel el que lo acabó llevando a su trágico final con apenas 42 años.

placeholder Ramón Franco, en una imagen de archivo. (EFE)
Ramón Franco, en una imagen de archivo. (EFE)

El 28 de octubre de 1938 salió de Pollensa con un hidroavión y la misión de bombardear ciertos puntos estratégicos. Dentro del aeroplano había nada menos que 1.000 kilos de bombas. Sin embargo, el temporal y unos nubarrones se cruzaron en su camino y se acabó estrellando en el Mediterráneo. La muerte, acaecida en plena Guerra Civil, fue objeto de todo tipo de teorías conspiratorias. Su hermana dijo que lo habían asesinado de manera estratégica y que la nave estaba saboteada. Otros juraron que había sido el propio Franco el que había ordenado matarle. Un rumor que permaneció durante décadas y que, en parte, hizo olvidar algunas de las glorias de Ricardo como aviador y hermano rebelde, el verso suelto de una familia que marcaría el devenir de nuestro país.

Francisco Franco
El redactor recomienda