Ion Aramendi: "Mi mujer y yo somos unos padres coherentes y atados a la realidad"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Ion Aramendi: "Mi mujer y yo somos unos padres coherentes y atados a la realidad"

El periodista donostiarra prepara dos nuevos formatos en TVE, 'La noche de los cazadores' y 'The dancer', además de seguir en el concurso 'El cazador' de lunes a viernes

placeholder Foto: Ion Aramendi, presentador de 'El cazador'. (TVE)
Ion Aramendi, presentador de 'El cazador'. (TVE)

Es una figura ascendente, aunque desde los primeros compases de nuesta entrevista por videoconferencia, Ion Aramendi se muestra prudente y modesto a la hora de valorar su momento profesional actual. De lunes a viernes le vemos en 'El cazador', un concurso que décima a décima ha ido consolidándose en las tardes de La 1, pero tiene dos proyectos que pronto verán la luz y que inevitablemente le situarán en otra dimensión profesional.

Son dos formatos de prime time (para los no iniciados en esta jerga profesional, la franja de máxima audiencia) que tienen todas las cualidades para ser un éxito, el talent show 'The dancer' y 'La noche de los cazadores': "Estamos en pleno proceso de grabación. Esta semana ya empezamos y es un formato que ya ha salido en Gran Bretaña, tiene dos temporadas -nos dice sobre este segundo-. Está relacionado con 'El cazador', pero en lugar de ser un equipo de cuatro concursantes que se enfrentan a 'un cazador', es un solo concursante que no juega en equipo y que se enfrenta a los cinco cazadores, a cuatro, a tres o a dos. Dependiendo de cómo de valiente sea la oferta económica es mucho mayor. Es un formato espectacular de noche, en un plató gigante, con público, tenemos 150 personas... Es una pasada".

La audiencia, siempre soberana con el mando a distancia, no solo conoció sino que se encariñó con Ion por su trabajo como reportero en 'Sálvame', que dejó en 2016, entre lágrimas y abrazos de su compañeros, para empezar una nueva trayectoria en '¡Qué me estás contando!' en ETB, la televisión pública vasca. Un paso en su carrera, como todos los que han venido después, en los que ha contado con el apoyo y, en gran medida, la generosidad, que él agradece muchísimo y de una manera muy explícita, de su mujer, María Amores, cuya trayectoria en el mundo de la televisión es también más que notable. Juntos con sus dos hijos, Ion y Lucas, forman lo que el denomina 'un equipo' muy compacto, que no para de recibir alegrías, por cierto. Y son, inevitablemente, ellos los protagonistas de una gran parte de nuestra charla en la que quedan más que patentes cuáles son sus prioridades y sus líneas rojas vitales.

PREGUNTA: Visto lo visto, vamos a tenerte casi a todas horas, porque también tienes en capilla 'The dancer'. ¿Tenéis ya fecha de estreno?

RESPUESTA: Tanto para 'La noche de los cazadores' como para 'The dancer' sí tenemos fecha para cuándo vamos a tener parte del producto terminado, pero no sé cuándo se estrenarán. No sabemos cuál va a ser la estrategia de TVE ni cuál llegará primero.

P: Es la primera vez que haces frente a dos grandes formatos de prime time. ¿Te da vértigo pensarlo?

R: Me encantaría que funcionaran y que todo el mundo los viera, que tuviéramos unos grandes datos de audiencia, pero yo de eso no me puedo preocupar. Solo puedo preocuparme por hacer bien mi trabajo. Estoy superilusionado con los dos proyectos. Como te decía, ya estamos en marcha con 'La noche de los cazadores', ya estoy viviendo en plató lo que es y hacerlo ya me parece una pasada. Voy a disfrutar mucho grabando los dos formatos. Que funcionen o no depende de muchísimos factores y a mí no me da vértigo eso. Somos un gran equipo y ese trabajo es lo más importante.

P: Dejar 'Sálvame' imagino que sería una decisión difícil, igual que hacer lo mismo después de cuatro años en '¡Qué me estás contando!' en ETB, donde estabas muy contento. ¿Te costó dar esos pasos? ¿Te consideras valiente?

R: No sé si llamarme 'valiente'. Estando siete años en 'Sálvame', creo que había tocado el techo de lo que podía hacer allí. Lógicamente, Mediaset es superpotente, es la cadena que más audiencia hace y las productoras tienen su manera de trabajar. No tenía ninguna posibilidad de amplificar mi carrera si seguía allí. Surgió esa oportunidad de venir a San Sebastián, dejaba de ser reportero de calle y daba ese pasito de ser presentador en plató. ¿Valiente? Sí y no.

Lo que he tenido es mucha fortuna porque al tomar esas decisiones las cosas han ido rodadas tanto para crecimiento profesional como personal. Cuando ya estaba muy asentado en '¡Qué me estás contando!', surgió la oportunidad de volver a la tele nacional con mi propio concurso. Decir que no a ese tipo de oportunidades no tiene mucho sentido. Por eso, más que ser valiente es ser coherente con lo que entiendes que es tu carrera.

placeholder Ion Aramendi, en su despedida de 'Sálvame'. (Mediaset)
Ion Aramendi, en su despedida de 'Sálvame'. (Mediaset)

P: De momento, seguís viviendo en Donosti, ¿no?

R: En principio, sí. Las oportunidades que están surgiendo ahora me permiten vivir donde quiero. Yo soy nacido en Donosti y estuve viviendo aquí hasta los 19 años. Después me marché a Salamanca y allí siguen viviendo mis padres y dos de mis hermanos. Había pasado tanto tiempo que pensé que no iba a volver y regresé casi 21 años después. La vida aquí es supergozosa, tienes una enorme calidad de vida, es una ciudad fantástica. A mí me gusta surfear y los niños están encantados. Tenemos relaciones de amistades de toda la vida y mi mujer, que es una parte tan importante de mi vida y que me ha ayudado a tomar estas decisiones tanto de carrera como personales, fue la primera que se animó a venir.

Ahora, por lo que parece, por todo lo que estoy trabajando en Madrid, tendría que volver, pero en principio como son programas con planificación de grabación, me permiten estar aquí varios días de la semana y el resto allí. Sería una distorsión grande movernos ahora, tanto para mis niños como para mi mujer, pero no lo descarto. Si mi carrera va a hacer que esté separado de mi familia durante más días de los que me apetece, nos volveremos a Madrid, porque somos un equipo.

P: La pandemia nos está obligando a estar separados de nuestras familias, cuando vivimos fuera. En tu caso no puedes ir a ver a tus padres y a tus hermanos a Salamanca.

R: Ese es el mal menor, por decirlo de algún modo: el no poder estar con los tuyos y ni siquiera en San Sebastián poder hacer nada especial ni poder quedar con la gente ni poder estar con mi hermano, que también vive aquí, ni con mis dos sobrinos. El mal mayor es que te puedas contagiar. Lo que más me preocupa es la salud de mis padres y la de toda mi familia. Eso es lo más importante. Hay mil maneras de verse... Mis padres están encantados y dicen: "Por lo menos te vemos en la tele". Esto ya es bastante, tienen esa horita diaria que me ven. Ya llegarán tiempos mejores para estar juntos y abrazarnos.

P: Por cierto, que tu padre estuvo en 'MasterChef Senior' e hizo un plato de macarrones con chorizo del que tú te mostrabas muy orgulloso en las redes. ¿Qué tal se te da la cocina?

R: Yo hago mis pinitos. Mi padre hace cocina casera y de batalla. Es el que nos lleva dando de comer muchos años cuando mi madre dijo que ya estaba harta de darnos de comer a todos nosotros. Alimentar a cuatro bigardos que somos, de metro ochenta y cinco para arriba... Llegó un momento que dijo: "¡Hasta aquí!". Fue entonces cuando mi padre tomó las riendas de la cocina. Ese nivel sí puedo hacerlo, lo que me falta es dar un pasito más allá y hacer platitos más preparados. En casa cocinamos los dos, mi mujer y yo, tenemos cierta mano en la cocina.

P: En Salamanca estudiaste en la Pontificia, conociste a tu mujer... Ha sido una ciudad clave en tu biografía.

R: Cuando mi padre nos dijo que nos íbamos a vivir allí tenía 19 años, así que, como puedes imaginarte, no me hizo ninguna gracia. Tenía aquí mi vida hecha, mi novia, mis amigos de toda la vida... Marcharme era lo que menos me podía apetecer, lo mismo que a mis hermanos. Luego le dimos la vuelta a la situación y se ha convertido en nuestra segunda casa. Mis dos hermanos que viven allí se han casado con dos chicas de Salamanca, allí conocí a mi mujer, viven mis suegros también... Salamanca es mi segunda casa, pero también la considero la primera, porque la comparto con San Sebastián. Me siento muy orgulloso de ser donostiarra, pero soy en parte salmantino. Además de a mi familia, tengo allí a mis amigos, mi grupo de música...

placeholder Ion Aramendi se prepara para desembarcar en el prime time de TVE.  (RTVE)
Ion Aramendi se prepara para desembarcar en el prime time de TVE. (RTVE)

P: En esa época jugabas también al baloncesto. ¿Te hubiera gustado llegar a la ACB?

R: Las oportunidades que tuve en el baloncesto eran limitadas. Nunca he pensado que podía ser un jugador de primerísima línea. Tampoco tengo una gran altura, mido 1,85. Tenía buenas dotes para hacer cosas, pero me quedé en el nivel al que yo creo que podía aspirar. También decidí que tenía que estudiar y dedicarme a otras cosas, que el baloncesto iba a ser un complemento. No aspiraba a nada importante. Si no llegas a lo más alto, vivir de ello está muy fastidiado. Siempre tienes que tener un plan b.

P: Lo mismo ocurre con el rock, triunfar no es fácil y conlleva muchos sacrificios que a veces dificultan tener una familia.

R: Lo del rock nos pilló -nos dice, en alusión a su grupo, Pitch & Cols- a todos cuando teníamos una edad maravillosa, hace algunos años. Estuvimos como tres o cuatro años muy arriba porque ensayábamos mucho y dábamos conciertos. Además, vivía en Madrid e iba a ensayar a Salamanca. Lo que ocurre es que todos hemos empezado a tener críos, y una vez que llegan los niños, todo lo que puedes hacer al margen de tu trabajo es mucho más complicado. El sueño está latente, pero no está manifiesto. Ahora el grupo está aparcadito y cada uno sigue su vida, porque es complicado coordinar la vida de todos.

El bienestar de su familia, su prioridad

P: En tu caso has tenido ya dos hijos, a quienes vemos de manera habitual en tus redes sociales y en las de tu mujer.

R: Siempre he querido tener hijos y mi mujer también. Desde que nos conocimos, lo tuvimos muy claro. Siempre he sido muy niñero, ya desde chaval. Son lo más importante de mi vida y lo más bonito que tengo. Mis hijos son por lo que lucho, todo lo que estoy consiguiendo es por y para ellos, para que la familia tenga la mayor seguridad posible, para que ellos puedan crecer con tranquilidad y para que seamos todos felices. Son el engranaje junto a mi mujer que hacen que mi familia vaya adelante. Los cuatro estamos muy unidos para que vaya fenomenal o lo mejor posible.

P: Educar a los hijos es un reto enorme, ¿cómo lo llevais tu mujer y tú? ¿Sois padres de estar muy encima de ellos?

R: Somos unos padres coherentes y atados a la realidad. Sabemos que no estamos educando a nuestros hijos de una manera superestricta y superfirmes como padres, pero no nos agobiamos por ello. Somos padres relajados en ese sentido y nos gusta pasar con ellos tiempo de calidad. Nos gusta que tengan su propia personaliad. ¿Que somos un poco blandos? Pues sí, pero están en edades asumibles, siete y tres años para cuatro. Mi mujer y yo les damos mucho amor desde siempre, y a partir de ahí intentamos hacerlo lo mejor posible sabiendo que metemos la pata mil veces, pero también aprendemos de nuestros errores.

P: Tu mujer trabaja como coordinadora de casting de Warner Bros. ¿Os lleváis el trabajo a casa?

R: Sí, ahora además está teletrabajando. Ella lleva en la tele mucho más tiempo que yo y es la que me apoyó desde un principio. Fue la que me dijo que me metiera en la tele porque consideraba que podía tener posibilidades. Ha sido y es mi mayor apoyo. Creo que tiene una carrera brillante por delante, a la que ha tenido que renunciar un poco. Cuando nos marchamos de Madrid, era allí donde tenía las oportunidades. Aquí ha estado trabajando para la televisión pública y para la productora en la que yo estaba, pero es verdad que su carrera iba para muy arriba si nos hubiéramos quedado allí. Tiempo tenemos de volver, y si ella decide darle un empujón a su carrera, será el momento. Lo que nos llevamos a casa es la educación de nuestros hijos, el trabajo lo comentamos, pero no somos esclavos de ello, todo lo contrario. Nos gusta mucho lo que hacemos.

P: Es muy generoso por su parte lo que me comentas...

R: Cuando se plantea la oportunidad de venir a San Sebastián, ella estaba embarazada del pequeño y coordinando castings importantes y tenía posibilidades de aspirar a un puesto mayor, pero pusimos en la balanza que era un programa diario y en directo. Yo no podía estar toda la semana alejado de ellos, así que ella decidió ceder y sacrificarse a nivel laboral por el hecho de que estuviéramos todos juntos. Ella hace en ese sentido lo mismo ahora, porque teletrabaja, pero se encarga de los niños, los tiene que llevar al cole, si uno se pone malo se tiene que ocupar... Ella lleva toda esta carga cuando yo estoy grabando en Madrid, además de su propio trabajo. Mi mujer es absolutamente maravillosa. Lo más importante es el equipo. A mí me toca apechugar, yendo y viniendo y grabando mucho, y a ella hacer su trabajo y además cuidar de la familia. Sin ella sería imposible todo esto.

placeholder Ion, con de Erundino Alonso, Ruth de Andrés, David Leo, Paz Herrera y Lilit Manukyan en 'El cazador'. (RTVE)
Ion, con de Erundino Alonso, Ruth de Andrés, David Leo, Paz Herrera y Lilit Manukyan en 'El cazador'. (RTVE)

P: Como me decías, fue ella la que de alguna manera reenfocó tu carrera, porque tú empezaste en 'La Gaceta de Salamanca', por lo que igual tu camino podría haber sido la prensa escrita.

R: Estuve trabajando en 'La Gaceta' en Deportes para escribir de baloncesto, que, como además era jugador, algo entendía, también de atletismo... Luego me encargué de unas sección de deporte al aire libre durante un año y pico, pero el periodismo escrito no es que fuera mi pasión. No terminaba de encontrarle el punto, era muy sacrificado. De hecho, aparqué el periodismo. Con 24 o 25 años me marché a Bilbao y lo dejé apartado por completo. A los 26 empecé a trabajar en una empresa industrial, relacionada con la familia de la que era mi pareja entonces, en un departamento de calidad de una empresa en la que pintaban parachoques. Después me fui un año a Australia, donde fui camarero, encargado de un restaurante griego. Y cuando volví no acabé de arrancar.

Estuve trabajando un año con mi padre y con mi hermano revisando butano en pueblos de Segovia. Hasta que mis padres me dijeron que había un anuncio para mandar un vídeo por el que podía trabajar en la tele. Mi mujer también me animó en ese momento y fue pura suerte. Mandé un par de vídeos y me llamaron de 'Sálvame'. Nunca me ha dado vergüenza ponerme delante de la cámara. Al final empecé y mira... Tengo los pies en el suelo, no me creo nada, ni que soy un gran comunicador ni nada. Simplemente me sale de manera natural y si gusta a la gente, encantado. No es algo pensado, ni premeditado ni con un objetivo de llegar a un lugar determinado, es a donde me ha llevado la vida.

P: Entiendo entonces que estás curado de la vanidad del éxito.

R: Sí, a mí me pilla mayor para creerme nada. Si estuviera en otro momento vital o si no hubiera pasado por muchas experiencias, como todo el mundo, de estar arriba o abajo, de tener mucho o no tener nada, tal vez me lo creería. Soy muy de trabajar, soy muy currela. Me gusta lo que hago, me gusta crear buenos ambientes en los equipos donde trabajo y me gusta a lo que me dedico. No me creo mejor ni peor que nadie ni diferente. Yo lo hago lo mejor posible y luego son los demás los que juzgan si les gustas o no. Ya soy mayor para ir de guay o para que la fama me afecte. Estoy vacunadísimo contra eso.

placeholder Ion Aramendi, en pleno programa. (RTVE)
Ion Aramendi, en pleno programa. (RTVE)

P: En todas las entrevistas que te he leído hablas maravillas de 'Sálvame'...

R: Sí, pero te hablaría así también de todas las experiencias laborales que he tenido. Por ejemplo, ser camarero en Australia en un idioma que no es el tuyo. Todas esas experiencias me han aportado muchísimo. ¡Cómo no voy a agradecer a 'Sálvame' esos siete años de trabajo! Me dio una popularidad que hizo que me llamaran de ETB.

Fueron años en los que aprendí muchísimo, a editar vídeos, a hacer directos, a narrar pequeñas historias, a salir de problemas en un directo, a hacer preguntas complicadas. Ha sido una escuela brutal para mí. El equipo es increíble. Siguen haciendo un programa maravilloso donde siempre te sorprenden, siempre hay un giro nuevo... Es un programa en el que nunca se han relajado jamás, y por eso han tenido la vida que tienen y seguirán siempre que tengan ese estado de alerta, de vamos a dar una vuelta a esto o a lo otro... Es un referente como programa. Jorge y los presentadores también son referentes como profesionales. Estoy agradecidísimo.

P: Te preguntaría para terminar qué te gustaría hacer en un futuro, pero tengo la sensación de que me vas a responder que estás contento con lo que tienes.

R: ¡Sí! Hay amigos que me dicen que ahora voy a ser el Jorge Javier de La 1, pero insisto en que tengo los pies en la tierra. Cuando llegué a TVE, hice la primera temporada de 'El cazador', firmamos la siguiente... Voy pasito a pasito. Si surgen oportunidades, mavarilloso. No soy ni mejor ni peor que antes, ni creo que vaya a llegar a ningún sitio. No tengo objetivos, no tengo ni idea de qué será lo siguiente. Lo importante para mí es tener una seguridad para que mi familia sea lo más feliz posible y viva lo mejor posible -acabamos incidiendo en la idea que sobrevuela en toda la entrevista, que la familia es para él lo más importante.

Ion Aramendi