Ramón García, un vasco en la Mancha: su casa, su familia y su lealtad a Ana Obregón
  1. Famosos
aquellos maravillosos años

Ramón García, un vasco en la Mancha: su casa, su familia y su lealtad a Ana Obregón

Apartada la capa de las Nocheviejas, el presentador vive una nueva vida televisiva en el canal autonómico de Castilla-La Mancha

placeholder Foto:  Ramón García, en una imagen de archivo. (Getty)
Ramón García, en una imagen de archivo. (Getty)

Desde Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde reside desde hace años, el presentador vasco viaja hasta Toledo para triunfar con el programa 'En compañía', en la televisión de Castilla-La Mancha. A sus 59 años, Ramón García sigue siendo uno de los rostros imprescindibles en la pequeña pantalla desde sus primeras apariciones en la ETB de su tierra natal hasta el salto a la tele nacional en 1990 en Antena 3 con 'La ruleta de la fortuna'.

Ramontxu presume de inquebrantable vida familiar y le gusta la tranquilidad que da vivir alejado del centro de la capital. "Cuando decidí instalarme en Madrid, Pozuelo lo conocía un poco por TVE, en Prado del Rey. Pozuelo me gustaba porque lo veía verde. Yo que soy de Bilbao echaba de menos el ambiente ese de pueblo. Luego me casé y a mi mujer también le encantó y ahora, con las niñas, pues felices", decía en una entrevista para la web de la localidad.

placeholder  Ramón García, en una imagen promocional de 'En compañía'. (CCM)
Ramón García, en una imagen promocional de 'En compañía'. (CCM)

"Cuando llegué a casa por la noche, la llamé. Ella me cogió el teléfono y estuvimos veinte minutos o más casi sin hablar, llorando los dos". Con estas sencillas y elocuentes palabras describía Ramón García cómo fue la llamada que hizo a Ana Obregón cuando supo que había muerto su único hijo, Álex Lequio, el pasado 13 de mayo, tras dos años luchando contra un cáncer que no logró superar.

El presentador vasco hizo esta revelación en 'Liarla Pardo', en La Sexta, donde se atrevió a hablar de cómo será el futuro de Ana, con quien mantiene una sólida amistad desde que sus caminos profesionales se cruzaron en los años 90 en el recordado '¡Qué apostamos!' de TVE, cadena de la que fueron máximas estrellas durante más de dos décadas. "Ana saldrá. Es fuerte. Tiene muchísimas cosas en contra ahora, pero también a favor”.

También la mujer del periodista quiso despedir con tremendo pesar al empresario en las redes sociales: "No hay palabras, querida Ana Obregón. A través de Ramón, tu querido Ramontxu, queremos trasmitirte todo nuestro inmenso cariño a ti y a tu maravillosa familia. Descansa en paz, querido Álex".

placeholder Ramón García, en 'Liarla Pardo'. (La Sexta)
Ramón García, en 'Liarla Pardo'. (La Sexta)

Ramontxu, como se le ha llamado durante tantos años cariñosamente, ha estado al lado de Ana en estas circunstancias tan terribles, pero también lo estuvo en otros momentos también muy duros en los que, por cierto, emergió la luchadora que siempre ha llevado dentro. Lo desvelaba él mismo en julio del año pasado en una edición de 'Lazos de sangre', también en la televisión pública, dedicada a la protagonista de 'Ana y los 7'. Se retrotrajo a cuando presentaban juntos el ya mencionado '¡Qué apostamos!' y la actriz y presentadora recibió una llamada que cambió el curso de su vida sentimental: le dijeron que Alessandro Lequio le había sido infiel con la azafata Silvia Tinao.

"Se secó las lágrimas, cogió aire y me dijo: 'Espérame'. Se cambió de ropa y salimos de la mano hasta el túnel donde empezaba la canción. Y en cuanto empezó la sintonía, nos miramos, enfilamos el túnel y posiblemente hizo el mejor programa de su vida", contaba entonces el popular presentador, cuya carrera comenzó en los años 80 en la radio y la televisión en Euskadi, antes de convertirse en una de las máximas estrellas de nuestro país, lo que le llevó a presentar las Campanadas en 16 ocasiones, dos de ellas con Ana, en 1995 y 2014.

Ramón García admitía en ese mismo programa que él también vivió un momento muy duro mientras estaba trabajando: "Hay veces que te ocurre una desgracia y te toca hacer un directo, y haces el mejor programa de tu vida. Yo he tenido pérdidas personales, e incluso perdí un hijo haciendo un ensayo de un '¿Qué apostamos?'. Hice el programa, mi mujer estaba sentada allí todavía antes de hacerle el legrado y mis padres estaban al lado. Yo hice el programa, y nadie se enteró".

placeholder Con su mujer, Patricia Cerezo. (EFE)
Con su mujer, Patricia Cerezo. (EFE)

El matrimonio celebraba sus 23 años de casados el pasado 8 de marzo, apenas unos días antes de que se decretara el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, y Patricia compartía en sus redes sociales unas imágenes de su boda, con un mensaje en el que hacía balance de estas más de dos décadas de vida en común: "Viendo estas imágenes siento una mezcla de nostalgia, alegría y pena a la vez. Son muchos años y han pasado muchas cosas buenas, malas y regulares. Pero es que esto es la vida. Yo, como buena Aries, me quedo siempre con lo bueno. Y con lo mejor de todo, mis hijas -el matrimonio tiene dos, Natalia y Verónica, de 16 y 14 años, respectivamente-. Nuestra familia es lo más bonito que hemos formado. Por eso no puedo más que dar gracias a la vida".

Entre las cosas malas a las que aludía Patricia se encuentra la muerte del padre del presentador, de la que se cumplirá un año el próximo mes de noviembre, y a quien rendía un sentido homenaje en la mencionada red social: "He tenido la suerte en esta vida de tener al mejor suegro del mundo. Desde el primer día que me conoció, hace más de 25 años, me ha tratado y querido como a una hija. Quien le ha conocido sabe que no exagero al decir que Ramón es la bondad personificada. Siempre sonriendo, siempre amable, siempre cariñoso. Has sido mi debilidad, querido suegro. Y la tuya, tus nietas. Te dejabas hasta despeinar por ellas, que tu hijo decía que jamás permitías que te tocaran el pelo, siempre tan impecable".

placeholder El matrimonio, en una imagen de archivo. (EFE)
El matrimonio, en una imagen de archivo. (EFE)

En este mensaje, la periodista también hacía alusión a la muerte de su padre, José Luis Cerezo Preysler, que fallecía a los 79 años en agosto de 2018, y con quien el padre de su marido se llevaba estupendamente: "Me quedo con la tranquilidad de que te has ido en paz, que has tenido una vida maravillosa y, lo mejor de todo, es que estarás ahora con mi padre con el que tanto te reías. Qué alegría le habrá dado al verte. Te quiero, Ramón". Fue 2018 un año particularmente duro para Patricia, quien también perdía a su amiga Luz Sánchez-Cámara, a quien habían diagnosticado un cáncer de mama en la primavera de 2014 y contra el que estuvo luchando con enorme entereza, como narraba en su propio blog.

Una gran noticia

En 2020 pudo celebrar una fabulosa noticia familiar con la llegada de un bebé a la familia, que mostraba orgulloso en las redes sociales: "No sabéis lo feliz que estoy de poder compartir esta foto. Os presento a mi sobrino Oliver, primer hijo de mi queridísima hermana Rocío. Es un muñeco y nos ha alegrado la vida. Cuento los días para poder achucharle".

Una feliz noticia también para la madre de Patricia, Pilar de Castellví, a quien rendía homenaje recientemente y de quien asegura haber heredado algunas de sus cualidades más valiosas: "Gracias por darme la vida. Gracias por transmitirme la alegría por vivir. Sabes sacar siempre una sonrisa o una carcajada en los momentos más duros y más tristes. Siempre con tu sentido del humor maravilloso. Eres un ejemplo de fortaleza y estoy muy orgullosa de ser tu hija. Te quiero infinito, mami".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Ana Obregón
El redactor recomienda