Inés Arrimadas: "Las madres trabajadoras vivimos en la culpa constante"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Inés Arrimadas: "Las madres trabajadoras vivimos en la culpa constante"

La líder de Ciudadanos reconoce que llegó "tarde a la maternidad". "Lo retrasé mucho, primero por mi carrera profesional y después por mi carrera política. A los 35 años lo empecé a intentar y me costó mucho"

placeholder Foto: Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos. (Getty)
Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos. (Getty)

Una rueda de prensa, una comida, una presentación. Estar con tu marido, cuidar de tu hijo, ver a tus amigos. Es la locura de conciliar en este país, un lugar en el que los horarios laborales van por un lado y los de las vidas privadas por otro.

Lo sabe bien Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos, quien nos atiende por teléfono, un ratito, entre acto y acto, entre un encuentro con periodistas y una comida. Es el Día Internacional de la Mujer y hablamos con la única que lidera un partido en toda España.

placeholder Inés Arrimadas. (EFE)
Inés Arrimadas. (EFE)

Pregunta.- Debe de ser muy complejo liderar uno de los partidos más importantes del país y ser madre de un bebé de menos de un año.

Respuesta.- Claro, pero en casa nos organizamos, con mucho esfuerzo, como todas las familias. Nos coordinamos con mi marido y renunciamos a casi todo, no tenemos vida social, por ejemplo. Además, tenemos la suerte de poder contar con ayuda, piensa que cuando estamos en Madrid o en Barcelona no tenemos a nuestras familias cerca. Ellos están en Girona y en Cádiz, así que sin ayuda sería imposible. Lo conseguimos organizándonos mucho.

P.- ¿Y no le cuesta organizarse?

R.- Hay mucha literatura sobre ello, haga lo que haga, siempre siento cierto arrepentimiento. Si estoy en el trabajo pienso que debería estar con el niño, que no le dedico tiempo suficiente. Y cuando estoy con mi hijo pienso que debería estar acabando tal informe o preparando tal reunión. Ser madre trabajadora es vivir en una culpa constante. Es algo de lo que se habla mucho, pero lo llevo bien, eh (risas).

P.- Dice que muchas mujeres tienen que renunciar a algo para ser madres.

R.- Eso mismo, y sigue pasando. Hay que derribar las barreras, no puede ser que la maternidad llegue y tengas que elegir. La brecha salarial es una brecha de maternidad y los datos son muy claros en este sentido: la brecha salarial entre hombres y mujeres es mínima cuando son jóvenes, crece cuando las mujeres son más mayores y deciden ser madres. Y es porque muchas renuncian para dedicarse a sus hijos o porque simplemente no les ofrecen los puestos por ser madre.

"En casa nos organizamos, con mucho esfuerzo, como todas las familias. Nos coordinamos con mi marido y renunciamos a casi todo"

P.- Como líder de Ciudadanos, ¿podrá intentar cambiar algo de lo que denuncia?

R.- Nuestras propuestas son claras, yo defiendo un feminismo moderno, inclusivo y liberal. Nos alejamos del negacionismo carca, ese que dice que no hay violencia contra la mujer; por otro lado, nos alejamos del sectarismo podemita, desbocado, el que nos dice cómo tenemos que hablar, lo que tenemos que decir y hasta cómo tenemos que vestir.

P.- ¿Sirve una jornada como la de ayer, Día Internacional de la Mujer, para reivindicar sus políticas?

R.- Este año, la ONU ha elegido como lema para el 8-M 'Mujeres líderes'. Y eso queremos visibilizar: yo soy mujer y lidero un partido. No solo queremos que haya diputadas, que haya igualdad, queremos que las mujeres lideren. No es solo estar, es liderar en política, en empresas, en deporte... Hay que visibilizar el liderazgo. Esta lucha no es como un pack de yogures, que te lo tienes que llevar entero. No, no, cada uno ha de ser libre de escoger lo que quiera, negar los avances es absurdo y contraproducente porque aleja de nuestra lucha a mucha gente. Nosotros hablamos de feminismo en positivo, de lucha compartida.

P.- Pero como usted nos decía, al final son las mujeres quienes sufren las desigualdades, sobre todo cuando tienen hijos.

R.- Por eso hay que erradicar la precariedad, que además obliga a las mujeres a retrasar su maternidad. Yo llegué a la maternidad tarde, como tantas mujeres, y no debería ser así. Lo retrasé mucho, primero por mi carrera profesional y después por mi carrera política. A los 35 años lo empecé a intentar y al retrasarlo tanto me costó mucho [lo consiguió en verano de 2020, con 39 años].

"Llegué a la maternidad tarde, como tantas mujeres, y no debería ser así. Lo retrasé mucho, primero por mi carrera profesional y después por mi carrera política"

P.- Ahora han presentado un programa sobre fecundación in vitro, ¿es por implicación personal?

R.- Hemos presentado un programa muy ambicioso sobre fertilidad y fecundación in vitro porque ninguna mujer debe renunciar a la maternidad por motivos laborales o por problemas económicos. Hay que hablar de un problema generalizado, de un método caro que hay que ayudar a financiar, y al que además hay que dar visibilidad. Hay un problema de fertilidad porque muchas mujeres esperan demasiado. Tenemos que luchar contra la precariedad, y así las familias se crearán antes porque ahora mismo tener hijos es un ejercicio de valentía. La política tiene que enfocarse aquí también: ayudar a las mujeres que quieren ser madres, que lo sean cuando quieran. Y cuidado, no nos olvidemos de las mujeres que no quieren ser madres, a quienes se estigmatiza por ello.

P.- Usted trabajó embarazada hasta el último momento y después disfrutó de una baja, algo que no todas las políticas hacen.

R.- Yo soy liberal y defiendo que cada uno haga lo que quiera con su vida. A mí me encanta ver a mujeres embarazadas en el trabajo, es necesario demostrar que no pasa nada, incluso siendo una líder, que te puedes coger la baja y cuando vuelves no se ha creado un vacío de poder, todo sigue igual. Yo me cogí una baja larga -aunque no completa- y no pasó nada, seguí liderando. Mira Begoña Villacís, que apuró también y es la líder, no la número dos o la tres o la cuatro, no, la número uno. Eso es lo que nosotros defendemos.

Inés Arrimadas
El redactor recomienda