Un año sin Beatriz de Borbón: "Olivia aún no puede hablar en público de su madre"
  1. Famosos
ANIVERSARIO

Un año sin Beatriz de Borbón: "Olivia aún no puede hablar en público de su madre"

Julián Porras-Figueroa, yerno de la fallecida, se ha convertido en portavoz de la familia en unos días especialmente complicados para ellos

Foto: Olivia de Borbón con su madre, Beatrice von Hardenberg. (Cordon Press)
Olivia de Borbón con su madre, Beatrice von Hardenberg. (Cordon Press)

Este domingo, 14 de marzo, se cumple un año de la muerte de Beatriz von Hardenberg, conocida como la 'duquesa de las ranas' por su afición a coleccionar este batracio en todas sus variantes. También como Beatriz Borbón al haber estado casada con el duque de Sevilla, un título que, en el futuro, ostentará su hija mayor, Olivia.

Foto: Olivia de Borbón. (Getty)

Nadie imaginaba que en este aniversario la familia tampoco pudiera rendirle el homenaje que se merecía. Julián Porras-Figueroa, su yerno, explicaba a Vanitatis que “no es posible por la pandemia organizar lo que hubiéramos querido hacer. Una fiesta con todos los amigos que la querían, muy colorida y con mucha alegría que es lo que a ella le gustaba. Beatrice ha sido una de las personas más cariñosas, animosas y divertidas que he conocido. Nuestra hija, Flavia, cada vez que ve un arcoíris nos dice: ‘Ahí está la abuela rana’, que así es como la llamaba”.

Julián se ha convertido en estas fechas en el portavoz de su mujer: “Olivia aún no está preparada para hablar públicamente de su madre. No está bien y no hay día que no se acuerde de ella. Está presente en nuestras vidas y lo más bonito que nos ha quedado es que siempre nos tenemos una sonrisa cuando comentamos vivencias suyas con nuestros hijos y amigos”.

placeholder Olivia de Borbón y Julián, a su llegada a la capilla ardiente de Cristina. (EFE)
Olivia de Borbón y Julián, a su llegada a la capilla ardiente de Cristina. (EFE)

No hay que olvidar que unas semanas antes, el 13 de febrero, Cristina, la hermana pequeña, había fallecido y para Olivia fue la gran tragedia. Estaban muy unidas y siempre había ejercido de primogénita cuidándola cuando sus cosas de la vida no le iban bien. Después se ocupó también de su madre que padecía desde hace años EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) que se complicó con el coronavirus. Los últimos meses, estuvo ingresada en el hospital Quirón de Marbella y su hija acudía todos los días para estar con ella aunque ya Beatrice había tirado la toalla. “Llegó un momento en que dejó de luchar. Se fue apagando poco a poco, tranquila, sin sufrir. Quiso estar con su hija y se fue con ella sin hacer ruido”, contaba la familia en aquellas fechas.

Su amor por los batracios

Para la duquesa de las ranas, Marbella fue siempre su refugio. Allí pasó sus mejores años y fue también el lugar donde dijo adiós a una vida llena de experiencias y vivencias. Aunque pasó temporadas en Miami y Madrid, ese lugar de la Costa del Sol era donde tenía la colección más importante de ranas.

placeholder  Beatriz y su familia, en una foto de archivo. (P. Barrientos)
Beatriz y su familia, en una foto de archivo. (P. Barrientos)

La historia de su querencia le venía de cuando era pequeña y vivía en el castillo de la Selva Negra donde nació. Contaba que fue su abuela la que le inculcó esa querencia con cuentos y leyendas de ranas que se convertían en seres mágicos. Nada de príncipes azules en los que nunca creyó a pesar de tener un árbol genealógico aristocrático con una madre que sí lo era y su padre, un conde prusiano. Solo le gustaban las hadas que disimulaban sus poderes disfrazadas de esa manera y que solo las personas con corazón podían ver. Se quedó con ese testimonio infantil y lo adecuó a su vida. El domingo se cumple este aniversario de una mujer generosa, buena y creativa que no siempre fue comprendida.

Olivia de Borbón
El redactor recomienda