Cayetana Guillén-Cuervo: mujer 360, marido fotógrafo, fama de dura y muy cocinillas
  1. Famosos
rostro protagonista

Cayetana Guillén-Cuervo: mujer 360, marido fotógrafo, fama de dura y muy cocinillas

La actriz, periodista y presentadora no deja de lanzarse a nuevos retos: el último, una nueva función teatral

placeholder Foto:  Cayetana Guillén-Cuervo, en el Festival de San Sebastián de 2020. (Getty)
Cayetana Guillén-Cuervo, en el Festival de San Sebastián de 2020. (Getty)

"Confiesa haberse trabajado mucho la mujer en la que se ha convertido y por encima de todo tiene una preocupación, la de hacer sentir bien a los demás o dejar algo bueno a su paso por los sitios que pisa". Con este cariño presentaba Sara Carbonero en su sección 'Que siga el baile', de Radio Marca, a Cayetana Guillén-Cuervo.

En la entrevista, sincera y emotiva como todas las que conduce la manchega, pudimos conocer algunos detalles personales de la actriz, que a sus 51 años se ha convertido en una de las caras más reconocibles en nuestras pequeñas pantallas, desde que debutara en 1986 con un pequeño papel de reparto en la serie 'Segunda enseñanza'.

placeholder  La actriz, en una imagen de archivo. (Getty)
La actriz, en una imagen de archivo. (Getty)

Cayetana le confesaba a Sara que el yoga es de gran ayuda en su vida en general, que en cuestión de música le gusta tanto el rap francés como La Casa Azul o Nathy Peluso, y en cuanto al fútbol, defiende los colores del "Atlético de Madrid, el Athletic de Bilbao y un poco también el Barça".

De ilustre familia de actores, sus padres son Fernando Guillén, fallecido en 2013, y Gemma Cuervo. Como a la intérprete madrileña le parecía injusto que en su carrera desapareciera el apellido materno, decidió unir los dos con un guion. Tiene dos hermanos, Natalia y el también actor Fernando Guillén Cuervo.

A lo largo de su carrera la hemos visto en el teatro, en la tele, en el cine, presentando los Goya o trabajando de columnista en 'El Mundo'. Sobre ser polifacética hablaba recientemente con Vanitatis y nos decía que "soy una mujer transmedia. Me gusta la vida, las cosas y retos que se me ponen por delante. Soy hiperactiva, inquieta y me gustan los retos. Estoy orgullosa de hacer las cosas bien porque me cuesta mucho esfuerzo. Y he tenido muchas cosas que han ido menos bien".

También se ha creado alrededor de Cayetana cierta imagen de borde o distante, que ella misma nos desmentía diciendo que "no es real. Creo que después de 'MasterChef' la percepción que algunas personas tenían de mí cambió".

Foto:  Isabel Díaz Ayuso. (Cordon Press)

La madrileña mostró su rostro más amable y sensible en 2016 cuando alcanzó las semifinales de 'MasterChef Celebrity', una experiencia que ayudó a consolidar su reciente popularidad junto a la serie 'El Ministerio del Tiempo'. Muy cocinillas, aprendió a desenvolverse entre fogones gracias a su madre y su plato estrella son las tortitas, cuya receta guarda en secreto.

"Mi obsesión era que no me echaran en el primer programa por mi hijo, que lo iba a pasar fatal en el colegio", aseguró tras su participación en una entrevista para 'El Periódico'. "Me hacía más gracia participar por la ilusión que le hacía al niño. Mi hijo me pedía por favor que no me echaran el primer día. Tenía mucha presión. Desde el primer momento te sueltan ahí a hacer la prueba como si fuera una guerra. Es angustioso".

placeholder  Omar Ayyashi y Cayetana Guillén-Cuervo. (Getty)
Omar Ayyashi y Cayetana Guillén-Cuervo. (Getty)

Su hijo, Leo, al que nunca expone en los medios, es fruto de su relación con el fotógrafo de origen palestino Omar Ayyashi. Ambos se casaron en Ibiza, su refugio favorito, en 2005, en una ceremonia civil celebrada en un agroturismo de Santa Eulalia.

La ceremonia, con los novios y los invitados vistiendo de blanco ibicenco, contó además de con sus respectivas familias, con rostros tan conocidos como Bibiana Fernández, Aitana Sánchez-Gijón o la cantante Amaia Montero.

El nuevo proyecto de esta auténtica mujer 360, como decía Paquita Salas, es la obra teatral 'Puertas abiertas', que se inspira en lo sucedido en París durante los atentados islamistas de 2015 que sufrió la capital francesa, cuando los ciudadanos se movilizaron solidariamente por redes sociales en favor de las víctimas afectadas para que pudieran ser acogidas en sus casas.

"Estoy especialmente enamorada de esta función, es una función espejo que implica al espectador, que va viajando de una emoción a otra. Este texto deja a la gente con un clic en el corazón, te alimenta el espíritu crítico y te sacude el alma. En un momento en el que España está tan radical y tan politizada, es una función muy oportuna. Te dan ganas de ser mejor persona con ella", confesaba Cayetana en su charla con Sara.

Cayetana Guillén Cuervo
El redactor recomienda