Las nietas de Fdez Tapias rompen su silencio: tradiciones perdidas y parecidos razonables
  1. Famosos
CACHORROS DE LA JET

Las nietas de Fdez Tapias rompen su silencio: tradiciones perdidas y parecidos razonables

Iria y Laura han concedido su primera entrevista a Berenice Lobatón en su revista digital 'Ecoo Magazine'

Foto: Iria y Laura Fernández-Tapias. (Foto: Patricia Semir / Ecooo Magazine)
Iria y Laura Fernández-Tapias. (Foto: Patricia Semir / Ecooo Magazine)

Los Fernández-Tapias siempre han sido una familia extremadamente discreta. Rara vez el patriarca del clan o su actual esposa, Nuria González, han concedido una entrevista. Pero las nuevas generaciones de la familia parecen no temer a la prensa. Es el caso de Laura Fernández-Tapias, hasta ahora una de las nietas desconocidas de Fefé, y de Iria Fernández-Tapias, quien sí había protagonizado algún titular que otro, eso sí, sin haberse pronunciado como su prima nunca hasta el momento.

La encargada de entrevistarlas ha sido Berenice Lobatón. Hija de los periodistas Paco Lobatón y Mari Pau Domínguez, hace unos meses anunció en estas páginas que a sus apenas 20 años había seguido sus pasos fundando su propio medio, 'Ecooo Magazine'. Una revista digital en la que semana tras semana entrevista a rostros conocidos y que en su última edición ha conseguido que las nietas del empresario rompan su silencio y hablen de su situación familiar y de cómo son ellas, dos grandes incógnitas del cuore patrio.

placeholder Iria y Laura Fernández-Tapias, junto a Berenice Lobatón. (Foto: Patricia Semir / Ecooo Magazine)
Iria y Laura Fernández-Tapias, junto a Berenice Lobatón. (Foto: Patricia Semir / Ecooo Magazine)

Primas e íntimas amigas

El padre de Iria es el primogénito de Fernando Fernández Tapias, Fernando, y Laura, por su parte, es hija de su segundo hijo, Borja. Los dos son fruto del matrimonio entre el popular empresario y su primera mujer, Victoria (Chiqui) Riva. Entre ellos solo se llevan un año, por lo que mantienen una excelente relación desde que eran niños. Lo mismo ocurre ahora con sus hijas, que además de primas son íntimas amigas como nos han confirmado personas de su entorno.

De la entrevista realizada por Berenice Lobatón se puede vislumbrar que las dos jóvenes son ambiciosas y no dudan en pelear hasta conseguir todo aquello que se proponen, algo genético. Iria dice parecerse a su tío Íñigo, ya que es muy sociable y le gusta conocer gente, aspectos que destacan personas del círculo más íntimo de la joven en declaraciones a Vanitatis. Desde luego, su extrovertida pandilla de amigas no dice lo contrario. Su mejor amiga es Almu Lapique, la influencer y modelo sobrina de Cari Lapique y prima de Carla y Caritina Goyanes, con quien coincidió en The College of International Studies y se hicieron inseparables. También es amiga de Tana Rivera, la hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, o de Alba Díaz Martín, la hija de Vicky Martín Berrocal y el Cordobés.

También asegura parecerse en parte a Fernando, su padre, quien “siempre lleva el control de todo, es el que lleva el mando y organiza las cosas”. De su madre Mercedes dice haber heredado su bondad, y la describe como “un ángel”.

Laura, en cambio, no tiene dudas de que el miembro de la familia Fernández-Tapias a quien más se parece es a su padre, Borja, ya que ambos son muy sentimentales y tienen un gran sentido del humor.

Su relación con su abuelo

A pesar de la tormenta familiar que están viviendo a causa de la petición de incapacitación judicial de su abuelo por parte de sus padres y tíos, cuentan que la familia se ve muy a menudo y se apoyan entre ellos. Eso sí, reconocen con cierta tristeza no ver a su abuelo desde hace tiempo. Entre otras cosas, esta situación ha provocado la desaparición de la tradición de comer cocido en casa del empresario todos los domingos. “Hace bastante que no retomamos ese tipo de tradiciones con la familia al completo”. Igualmente el empresario tenía la costumbre de invitarles en Navidad a comer al restaurante Lucio (su restaurante favorito y el del rey Juan Carlos) y en verano realizaban un viaje la familia al completo de ocho o diez días navegando por el Mediterráneo. Previsiblemente estas costumbres también tendrán que esperar o quizás nunca se retomen.

placeholder Iria y Laura Fernández-Tapias. (Foto: Patricia Semir / Ecoo Magazine)
Iria y Laura Fernández-Tapias. (Foto: Patricia Semir / Ecoo Magazine)

Con los hermanastros de sus padres Tito y Sandra, fruto del segundo matrimonio de su abuelo, mantienen una excelente relación: “Estamos muy unidas a Tito y Sandra, son fundamentales en mi familia”, afirma Laura. A lo que Iria añade: “Entre los tíos y los sobrinos nos llevamos todos muy bien y ahora estamos más unidos que nunca. Tito acaba de tener un bebé y estamos deseando conocerle”. Un niño que, tal y como contó Vanitatis, recibirá el nombre de Bosco en honor a Bosco Fernández-Tapias quien falleció en septiembre de 2010 haciendo submarinismo.

El fuerte gen empresarial

Ambas han heredado el gen empresarial de los Fernández-Tapias. Iria estudia Relaciones Internacionales en la Regent’s University, aunque ahora lo hace de forma online por la pandemia: “No descarto trabajar en la naviera si eso significa seguir con la tradición familiar”, declara en la citada entrevista.

placeholder Réplica del barco que bautizó su abuelo. (Foto: Patricia Semir/Ecooo Magazine)
Réplica del barco que bautizó su abuelo. (Foto: Patricia Semir/Ecooo Magazine)

Iria fue durante mucho tiempo el ojo derecho de Fefé, a la que colmaba de regalos y mimos, por lo que esta decisión sin duda llenaría de orgullo a su abuelo. De hecho, bautizó un petrolero de la Naviera con su nombre, como ya hiciera con los nombres de sus hijos y de su mujer Nuria, pero de ningún nieto más, lo que demuestra la relación especial que mantenían nieta y abuelo. El barco, valorado en 60 millones de euros, fue construido en Corea del Sur y adquirido por el empresario en marzo de 2001. “Sueño con poder verlo (el barco) algún día”, le confesó Iria a Berenice.

Laura, por su parte, planea su futuro de distinto modo: “Creo que llevo el gen empresarial de mi padre. Me gustaría irme a estudiar fuera y empezar de cero como hizo él. Ponerme mis metas y crear algo propio. Nunca me ha llamado la atención lo relacionado con el negocio familiar”, ha confesado a 'Ecoo Magazine'.

placeholder Iria y Laura Fernández-Tapias. (Foto: Patricia Semir /  Ecooo Magazine)
Iria y Laura Fernández-Tapias. (Foto: Patricia Semir / Ecooo Magazine)

Su abuela, muy presente

Otra de las cosas que comparten las primas es el cariñoso recuerdo a su abuela, Victoria Riva, la que fue primera esposa de su abuelo. De hecho, Iria tiene un tatuaje en el que pone ‘Alala’, que era como llamaban a su abuela todos los primos. Cuando Iria nació no sabía decir abuela y la llamaba Alala, y de esa forma comenzaron también a llamarla el resto de primos. “Dormía todos los sábados en su casa y era mi mejor compañía”, recuerda la joven a Berenice Lobatón. “Nos quedábamos hasta las cuatro de la mañana viendo Disney Channel”, añade.

Laura vivía con ella y recuerda cómo le hacían especial ilusión los santos, siempre los quería celebrar. “Lo que más me marcó de ella fueron las cartas que me escribió. Leía y escribía muchísimo. Guardo una colección de libros suyos alucinante que a día de hoy me estoy leyendo y es la mejor herencia que me ha dejado”.

Una entrevista que más parece una charla entre amigas y que nos ha permitido conocer un poco a dos de las herederas de una de las familias con más solera de nuestro panorama.

Fernando Fernández Tapias