Francesca, Tita, Blanca y Borja Thyssen: foto de armonía familiar tras años de disputas
  1. Famosos
en las obras del museo

Francesca, Tita, Blanca y Borja Thyssen: foto de armonía familiar tras años de disputas

A principios de los 90, la hija del barón fue una de las principales oponentes de la viuda de su padre por instalar la colección familiar en la capital de España

placeholder Foto: Tita, junto a Francesca en octubre de 2007. (Gtres)
Tita, junto a Francesca en octubre de 2007. (Gtres)

Años de disputas que se han solventado. Francesca, la hija del barón Thyssen, parece haber enterrado hace tiempo el hacha de guerra con Tita Cervera. "Hoy ha sido otro día familiar muy especial con Tita, Borja y Blanca en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Hemos visitado el enorme proyecto nuevo de Guillermo Solana para remodelar la mayor parte del museo, incluida la maravillosa colección de Tita que todos rezamos para que permanezca en el museo".

La frase de Francesca, hija del noble, que acompaña a una fotografía en la que aparece junto a Borja Thyssen, Blanca Cuesta y Tita Cervera demuestra la armonía familiar que existe ahora mismo en el clan. "Este es posiblemente el mejor regalo que podemos hacerle a mi padre, en su centenario, que todos nos esforcemos por llevarnos mejor, para que todas nuestras contribuciones al museo sean posibles y sean apreciadas por muchos", ha añadido.

Francesca mantuvo, durante años, una agria disputa con Carmen, su madrastra, a causa de la colección que esta última trajo a España. En 1993, e influido en parte por su esposa, el barón Heini Thyssen vendió su colección de arte a nuestro país y quiso establecer un museo con su nombre en Madrid. Georg Thyssen, primogénito del noble, encabezó entonces un arduo proceso judicial contra su padre para frenar la venta de la colección y proteger sus intereses junto a Francesca. Finalmente, no lo consiguió. En 2002, tras la muerte del barón, Carmen Cervera y Francesca quedaron fijadas como miembros del patronato del museo pero, lejos de entenderse, siguieron las disputas. A Francesca no le gustó, por ejemplo, la venta del cuadro 'La esclusa' por parte de Carmen en 2012. "No tiene conocimiento del arte, lo usa solamente como un medio para mejorar su posición social y su prestigio. Su criterio no está formado por conocimientos académicos o de crítica de arte, está basado en su dudoso gusto personal", llegó a decir en una entrevista.

placeholder Borja Thyssen y Blanca Cuesta, con Francesca en 2019. (Cordon Press)
Borja Thyssen y Blanca Cuesta, con Francesca en 2019. (Cordon Press)

Tras años de posturas enfrentadas, un acuerdo entre el museo y la Fundación TBA21 (Thyssen-Bornemisza Art Contemporany), que preside Francesca, obró el milagro del acercamiento entre madrastra e hijastra. Según dicho acuerdo, la fundación cedería su colección dos veces al año durante un periodo de cuatro para exponerla en el museo familiar. A partir de ese momento, la hija del barón comprendió las dificultades y el esfuerzo de Carmen Cervera por mantener la colección de su padre en España, algo que sigue reconociendo a día de hoy, tal y como muestra en su última publicación en Instagram.

placeholder Tita Cervera, en una imagen de archivo.(Cordon Press)
Tita Cervera, en una imagen de archivo.(Cordon Press)

"Cabe señalar que la mayor contribución de este año ha sido y siempre será la de Tita. ¡Y contar con el apoyo de Borja es fundamental para que todo esto suceda! El museo reabrirá sus puertas pronto con una nueva instalación fenomenal, que realmente celebrará la característica única de esta colección, la colección privada más grande del mundo, creada por los miembros de una sola familia. Dicen que después de la de la reina de Inglaterra. ¡Puedo vivir con eso!", ha escrito.

Carmen Cervera Borja Thyssen Blanca Cuesta Barón Thyssen
El redactor recomienda