La boda de Espartaco y Patricia Rato, a medianoche y sin exclusivas
  1. Famosos
en 1991

La boda de Espartaco y Patricia Rato, a medianoche y sin exclusivas

El enlace tuvo lugar el 7 de julio de hace treinta años. Recuperamos algunas de las declaraciones que hizo el torero en su día

placeholder Foto: Espartaco y Patricia Rato. (Cordon Press)
Espartaco y Patricia Rato. (Cordon Press)

Espartaco y Patricia Rato se casaron el 7 de julio de 1991. Antes de que dieran las doce de la noche, el torero y la sobrina del que fuera todopoderoso ministro de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato, firmaban sus votos matrimoniales en el santuario de la Virgen de Loreto.

Lo hicieron en secreto y a esa hora intempestiva para preservar su intimidad. La ceremonia fue tan discreta que solo acudieron los padres, hermanos y Rafael Moreno, apoderado del torero. Aunque el rumor del posible enlace era una de las confirmaciones más buscadas, no hubo traiciones y la joven pareja consiguió que no se filtrara ningún dato.

Foto: El exdiestro en una fotografía de archivo. (I.C.)

Varios meses después, fueron los propios protagonistas los que distribuyeron las fotos y reunieron a los periodistas en una fiesta multitudinaria en la finca de Espartinas. Así lo contábamos en la revista 'Tiempo': “Nos hemos casado y no lo quisimos decir antes para que nadie pensara que podíamos utilizar esta noticia en medio de la temporada. Por eso hemos esperado y también para anunciar que esperamos una niña. La vamos a llamar Alejandra. No sé por qué este nombre, simplemente porque nos gusta a los dos”.

placeholder La boda de Espartaco. (Foto: Tiempo)
La boda de Espartaco. (Foto: Tiempo)

No hubo exclusiva como nunca la ha habido en la vida de la familia Ruiz Rato. Lo mismo que harán su hija Alejandra y Ernesto Novales. Han elegido el mismo lugar para celebrar el banquete nupcial y la misma estrategia para publicitar su boda. Dadas las circunstancias y el interés de la prensa, van a distribuir las fotos más representativas de ese día.

Así lo quieren los novios para que no exista la posibilidad de que nadie comercialice con el acontecimiento. Tampoco habrá posibilidad de volar drones sobre la finca, al ser un lugar privado, y tampoco en el santuario ya que, al ser propiedad de una hermandad, también es un lugar sin acceso.

Padrinos y detalles de la boda

La boda de Espartaco y Patricia se celebró en el santuario de la Virgen de Loreto y fue oficiada por el superior de la comunidad y por el padre Leonardo, el sacerdote de los toreros. Los padrinos fueron los padres del novio, que había cumplido 29 años. El torero iba vestido de corto con chaqueta de terciopelo. Un traje que había encargado una semana antes al sastre Pedro Algaba y que, para que no hubiera especulaciones, aseguró que era para un festival benéfico.

placeholder Una fotografía de los novios publicada por la revista 'Tiempo'.
Una fotografía de los novios publicada por la revista 'Tiempo'.

También llevaba el reloj que le había regalado Patricia. La novia, de veinte años, cumplió con todas las expectativas, de blanco y con velo tul ilusión. Su vestido no era de un diseñador de renombre. Lo había comprado en una tienda de Sevilla y tampoco hubo filtración.

Estas eran las palabras del torero ante la prensa en la fiesta que organizó en su finca como fin de temporada. Hay que recordar que en aquel momento Espartaco ocupaba el número uno del escalafón taurino. Un lugar que había mantenido durante los siete años anteriores: “Iba muy guapa y al principio estaba muy nerviosa. Todo fue muy bonito, muy familiar porque así lo hemos querido. No hubo regalos especiales. A Patricia le regalé un anillo y lo que es más importante: le he dado mi vida”.

Un amor juvenil que derivó en boda

Patricia, una ‘niña bien’ educada en los mejores colegios, tenía veinte años. Se habían conocido por casualidad en un festival benéfico que se celebró cerca de Madrid en 1989. Espartaco toreaba y, al final del festejo, la joven fue a saludarle y darle la enhorabuena por haber participado en la tarde solidaria. Juan Antonio le pidió el teléfono y ella le dio el de la empresa donde trabajaba. A partir de ese momento, la suerte estaba echada.

Espartaco la llamaba todos los días y cada vez que viajaba a Madrid se veían un rato. “En esos primeros tres meses estuvimos muy poco juntos pero nuestras conversaciones telefónicas eran eternas. Pagaba unas cuentas enormes. Después ya la invité a la finca, a un herradero de machos, a primeros del año pasado (1990) y conoció a mi familia y a toda mi gente”, nos contaba el propio Espartaco a los periodistas que asistimos a la fiesta en su finca en 1991.

placeholder  Espartaco y Patricia.
Espartaco y Patricia.

Y así hablaba de ella: “Aparte de su belleza, es una persona muy inteligente, muy agradable, muy cariñosa con toda mi gente, me ayuda mucho en los momentos malos, me da consejos y entiende mi profesión, que no es fácil”.

Patricia dejó la casa familiar en el barrio de Salamanca y se instaló con su marido en la finca donde se criaron sus tres hijos, Alejandra, Isabella y Juan. Ahora Majavieja será el próximo día 8 de mayo el lugar donde empezó todo el organigrama afectivo de la familia Ruiz Rato.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Patricia Rato
El redactor recomienda