El legado económico y familiar de Seve Ballesteros 10 años después de su muerte
  1. Famosos
TRÁGICO ANIVERSARIO

El legado económico y familiar de Seve Ballesteros 10 años después de su muerte

Antes de morir creó la fundación que lleva su nombre y ahora la dirigen sus tres hijos. La mansión que se construyó es una casa museo en la que hay incluso una estatua en su honor

placeholder Foto: Severiano Ballesteros. (Getty)
Severiano Ballesteros. (Getty)

Un libro, un documental, una exposición, un torneo. Nada es suficiente para recordar al primer gran golfista español, el pionero de este deporte en nuestro país, a los 10 años de su muerte. Desde la fundación que él creó en vida y que ahora pilotan sus hijos, se quiere recordar a Severiano Ballesteros, fallecido por un tumor cerebral el 7 de mayo de 2011.

La familia unida, al completo, dejando atrás algunas rencillas, quiere que el legado del padre sirva para ir más allá de su muerte y así lo han estado haciendo estos diez últimos años.

placeholder Los tres hijos de Severiano Ballesteros: Javier, Carmen y Miguel, en su funeral. (EFE)
Los tres hijos de Severiano Ballesteros: Javier, Carmen y Miguel, en su funeral. (EFE)

La Seve Ballesteros Foundation es la nave desde la que se organiza todo lo relacionado con el deportista. La creó él, tal y como recuerdan desde la institución, en 2009, "fruto de su compromiso con el avance de la ciencia en beneficio de quienes padecen tumores cerebrales. La Fundación recauda fondos que destina a la investigación clínica para que, junto a los mejores científicos y laboratorios del mundo, se llegue a vencer esta enfermedad”.

Grandes proyectos

Al principio la presidía su sobrino, Iván, pero a la muerte de Seve los hijos quisieron tomar las riendas, lo que provocó ciertas tensiones resueltas hoy en día sin más complicaciones. Iván abandonó la presidencia de la fundación por motivos personales, según contó él en aquel momento, y los hijos pasaron a dirigirla.

Foto: Los hijos de Severiano Ballesteros controlarán su legado

Ahora preside la fundación Javier, el mayor, y cuenta como vocales con el resto de hijos del golfista: Miguel y Carmen. Implicados en el desarrollo de los grandes proyectos que se llevan a cabo, son hijos del campeón y de su 'viuda' (se separaron en 2004), Carmen Botín O’Shea, hermana de Ana Botín y miembro a su vez de una de las grandes dinastías de la banca del país.

La casa museo

El santanderino dejó a su muerte incontables empresas, ya desaparecidas, y su gran casa en Pedreña. La construyó en los años 80 y fue objeto de polémicas porque le faltaban licencias, algo que se solucionó después de algunas amenazas de paralización por parte del Ayuntamiento. Porque se trataba de una gran obra, la casa de sus sueños, un llamativo chalé de estilo inglés junto al campo del Club de Golf de Pedreña.

placeholder Estatua de Severiano Ballesteros en el parque La Barquería, en Pedreña. (EFE)
Estatua de Severiano Ballesteros en el parque La Barquería, en Pedreña. (EFE)

Antes, había vivido con su familia en una casa de labranza, vivienda que dejaron para mudarse al gran complejo que ideó Seve. Una mansión que está cerca, además, del club de golf al que entraba a hurtadillas de pequeño para practicar. Allí debutó como caddie con apenas 10 años.

Foto: Severiano Ballesteros regresó a su casa, en Pedreña

La casa, que cuenta con su propio campo de golf de nueve hoyos, es hoy en día una especie de museo en el que se exponen objetos personales de Seve, un lugar de peregrinación para los fans que sigue teniendo en todo el mundo. Tantos que el Ayuntamiento de Marina de Cudeyo, la aldea en la que se sitúa la vivienda, levantó en 2017 una estatua en honor al golfista. La escultura, obra de Salvador García Ceballos, inmortaliza a Seve con su mítico gesto triunfal, aquel que hizo tras ganar el Open británico en 1984 en Saint Andrews. La foto dio la vuelta al mundo y es, además, la imagen de la Seve Ballesteros Foundation.

Con los más pequeños

Seve era consciente de su enfermedad cuando creó la fundación, que también gestiona sus derechos de imagen. Lo más importante para él era poder ayudar a niños y jóvenes jugadores de golf al desarrollo de sus carreras deportivas. Además, quería recaudar fondos para la investigación en tumores cerebrales.

placeholder Sello creado en homenaje a Severiano Ballesteros. (EFE)
Sello creado en homenaje a Severiano Ballesteros. (EFE)

Y así ha sido: en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, por ejemplo, han desarrollado un proyecto destinado a los niños enfermos de cáncer, algo que también se lleva a cabo en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Y muchos de estos niños tienen, como regalo, disfrutar de la casa museo de Seve en Pedreña, donde, cómo no, les enseñan a practicar golf.

Foto: Javier Ballesteros Botín, en el nombre del padre... y del abuelo

Hace 10 años que falleció, a los 54, decíamos, y para recordarlo preparan la publicación de un libro de fotografías, un documental sobre su vida que podría estar terminado en otoño, una exposición en su casa museo y un torneo de golf en su nombre. Un legado que sobrepasa, como él y su familia querían, su muerte.

Un libro, un documental, una exposición, un torneo. Nada es suficiente para recordar al primer gran golfista español, el pionero de este deporte en nuestro país, a los 10 años de su muerte. Desde la fundación que él creó en vida y que ahora pilotan sus hijos, se quiere recordar a Severiano Ballesteros, fallecido por un tumor cerebral el 7 de mayo de 2011.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Noticias de Famosos
El redactor recomienda