Francino vuelve a la radio tras el covid: 47 días de miedo, un ictus y una triste pérdida
  1. Famosos
UN DISCURSO PARA EL RECUERDO

Francino vuelve a la radio tras el covid: 47 días de miedo, un ictus y una triste pérdida

El veterano periodista no ha querido dejar pasar la oportunidad de narrar el infierno que ha pasado luchando contra el coronavirus

placeholder Foto: Carles Francino, en una foto compartida por Buenafuente. (Redes)
Carles Francino, en una foto compartida por Buenafuente. (Redes)

Carles Francino, director de ‘La Ventana’ en la Ser, ha vuelto hoy a su programa tras más de un mes y medio apartado de los micrófonos. Una vuelta que el equipo ha celebrado por todo lo alto recibiéndole con un ramo de flores y un mensaje de bienvenida en el pantallón del estudio y en el que el veterano periodista no ha querido dejar pasar la oportunidad de narrar el infierno que ha pasado luchando contra el coronavirus.

Un testimonio necesario y emotivo en el que en varias ocasiones no ha podido contener las lágrimas y el nudo en la garganta. “No recuerdo un día tan especial como hoy por muchos motivos”, ha confesado a sus oyentes, ávidos de su vuelta a las ondas.

“Me gustaría transmitir lo que siento, poder compartirlo, porque la radio al final es eso. No es que yo haya vivido algo diferente a lo de miles y miles de familias, pero como tengo un pequeño altavoz, pues a ver si contarlo y reflexionar al respecto sirve de algo o alguien”, ha comenzado su relato.

Un ictus y 48h críticas

Hace 47 días me dijeron que tenía que marcharme de la radio. Había tenido contacto estrecho con un positivo y me fui a casa cabreado como una mona porque pensaba que era una medida exagerada, que llevaba un año teniendo precauciones, con controles muy seguidos. Además que soy deportista, que estoy fuerte y pensé que a mí no me podía tocar. Craso error porque este puñetero virus no atiende ni a deportes, ni a razones ni a nada”. Un viacrucis que comenzaba en ese momento y se alargaba hasta hoy cuando, casi 50 días después, ha podido retomar las riendas de su vida laboral.

"De hecho, a los cinco días de dar positivo tuve que ingresar de urgencia en la Fundación Jiménez Díaz con fiebre muy alta, el ánimo bastante bajito y el oxígeno muy bajo también", ha rememorado con un nudo en la garganta que le impedía continuar. "Las pasé canutas, sobre todo durante 48 horas: los indicadores eran malos, incluido un ictus del que, afortunadamente, toco madera, parece que no me ha quedado ninguna secuela. Perdí seis o siete kilos, masa muscular y perdí la poca voz que tengo. Me asusté, pero he salido".

Un duro golpe en la familia

Un alta agridulce. “Yo he salido, pero mi contacto estrecho, que es un familiar muy próximo, falleció el 12 de abril”, ha confesado entre lágrimas. Él no fue el único en contagiarse. “Otra, muy próxima también, se recupera lentamente tras pasarse casi un mes en la UCI y mi mujer y mis hijos pequeños también sufrieron el ataque de la covid, aunque con menor virulencia”.

Un mes y medio de incertidumbre y miedo en el que Francino ha recibido una avalancha de ánimo y cariño que no ha querido dejar de poner de manifiesto. “Un cariño que a mi familia y a mí nos ha desbordado en estas semanas tan complicadas”, ha asegurado con lágrimas en los ojos. “No solo cariño de los amigos, de las burbujas familiares, sino de toda la radio, de los compañeros y compañeras, de un montón de oyentes, de entrevistados… Ha sido realmente abrumador. Si el cariño fuera una hipoteca yo estaría pagando plazos lo que me queda de vida”.

Agradecimientos y una importante reflexión: “Deberíamos invertir más energía en las cosas importantes de la vida, las que tienen que ver con los sentimientos nobles, con cuidar a las personas a las que queremos, por intentar que este mundo sea un poquito mejor, tampoco es tan complicado intentarlo y no perder tiempo en peleas absurdas y otras gilipolleces”.

Carles Francino Coronavirus
El redactor recomienda