Felipe González, Lucio y otras amistades arropan a Trapote en el funeral de su hijo
  1. Famosos
Falleció a los 54 años

Felipe González, Lucio y otras amistades arropan a Trapote en el funeral de su hijo

La familia ha querido rendir este último homenaje al hijo y amigo, y por eso la decoración floral es un tributo a ese amor que sentía por su campo

placeholder Foto: Pedro Trapote y Begoña García-Vaquero. (Gtres)
Pedro Trapote y Begoña García-Vaquero. (Gtres)

A las ocho de la tarde se ha celebrado en la iglesia de San Ginés, en la calle Arenal de Madrid, el funeral en recuerdo de Pedro Trapote Mateo. El hijo del empresario del mismo nombre falleció el pasado 27 de abril a los 54 años. Se encontraba en la finca Las Majadillas, a una hora de Sevilla, donde vivía con su novia Beatriz, sobrina de Naty Abascal.

Foto: Pedro Trapote y sus hijos, en una imagen de archivo. (Gtres)

Una misa funeral oficiada por don Antonio, el párroco de este templo, que para la familia Trapote tiene un significado especial. El sacerdote contaba que cada vez que Pedro se acercaba a Madrid visitaba la capilla de San Judas Tadeo. La iglesia se encuentra al lado de la discoteca Joy Eslava y de la chocolatería San Ginés, que son, junto con Teatro Barceló, los buques insignia empresariales de Pedro Trapote. Aquí comenzó su andadura profesional y también la del hijo fallecido, que con los años prefirió el mudo rural al urbano y se convirtió en ganadero. Así lo explicaba la familia a Vanitatis la tarde del funeral: “Pedro era un enamorado del campo y aquí era feliz. En cuanto podían, venían sus hijos (los mellizos) para pasar el fin de semana o las vacaciones. Es un lugar espectacular”. Y, efectivamente, así era y allí es también donde pasó las últimas horas de su vida.

placeholder Felipe González y Mar García-Vaquero. (Gtres)
Felipe González y Mar García-Vaquero. (Gtres)

La familia ha querido rendir este último homenaje al hijo y amigo, y por eso la decoración floral es un tributo a ese amor que sentía por su campo. "Se ha elegido encina y flores de lavanda para representar el paisaje que veía Pedro cada mañana", detallan a Vanitatis. Todo muy sobrio porque este templo, donde se encuentran importantes obras de arte, está declarado como monumento histórico y forma parte del Patrimonio Nacional. La ornamentación debe adecuarse a las normas que imperan en este recinto. Por las restricciones sanitarias también hubo que filtrar el aforo a 150 personas, que fueron las que podían permanecer en el interior. En la calle, muchos amigos que quisieron apoyar este jueves al empresario, los hijos y resto de familia. “Pedro es un hombre muy querido y en estas circunstancias tan trágicas se ha demostrado ese cariño que le tenemos todos. Ha sido siempre un hombre generoso y ahora está recibiendo todo ese apoyo”, contaban a Vanitatis.

A sus 82 años, el empresario ha sufrido lo peor que le puede pasar a un padre. “No le tocaba a él, me tocaba a mí. Es antinatural. Con todas las ganas de vivir que tenía y todos los proyectos que le quedaban por emprender. Aún no me lo puedo creer”, se desahogaba Trapote tras una misa emotiva donde todo estuvo perfectamente organizado.

placeholder Lucio, entre los asistentes al funeral. (Gtres)
Lucio, entre los asistentes al funeral. (Gtres)

La música corrió a cargo de un grupo de góspel y el conjunto de cámara Los Solistas de Madrid, que interpretaron piezas musicales en el transcurso de la liturgia. De Bach a Cherubini o Caplet para terminar con ‘Anima Cristi’, de Marco Frisina, y ‘Signore delle cime’, de Giuseppe Marzi.

Tras la comunión, hubo lectura por parte de los hermanos y los hijos, que quisieron agradecer el cariño de todos los presentes y de los que por razones de logística no pudieron acceder al tlempo.

Entre los asistentes estaban Felipe González y Mar García-Vaquero, Juan Palacio (dueño de Viceroy), Lucio, Beba Longoria, Koki Font, Fernando Martínez de Irujo, Tana Rivera, Marili Coll, Carmen Lomana, Pilar González de Gregorio, Tomas Terry, Josemi Rodríguez-Sieiro, Fiona Ferrer, el joyero Miguel Mas...

Un hombre de campo

Pedro Trapote hijo era el más parecido al padre, tanto por su amor por el campo como por los toros. Cada primavera se encargaba de que todo estuviera perfecto para cuando el 'jefe' (como le llaman los hijos) y su mujer, Begoña García-Vaquero, organizaban durante la Feria de Abril una capea seguida de un almuerzo y la actuación de un grupo flamenco. Era una de los encuentros más esperados, donde siempre estaba para compartir esa jornada festiva Pedro hijo con los amigos del padre y los suyos propios. Era una persona muy cariñosa y muy generosa que formaba junto a sus cuatro hermanos una piña. Él y Sergio (hijos de la primera mujer) estaban pendientes de Gonzalo, Pablo y Christian, que vive en Estados Unidos, y todos ellos adoran al padre ahora deshecho por la pérdida del hijo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Pedro Trapote
El redactor recomienda