Los hermanos Alba, unidos de nuevo ante la hospitalización de Cayetano M. de Irujo
  1. Famosos
carlos fitz-james, el último en visitarle

Los hermanos Alba, unidos de nuevo ante la hospitalización de Cayetano M. de Irujo

El estado de salud del conde de Salvatierra ha servido para que muchos de sus hermanos, que pasan estos días por el hospital, hayan retomado la relación

placeholder Foto: Carlos Fitz-James Stuart, saliendo del hospital. (CP)
Carlos Fitz-James Stuart, saliendo del hospital. (CP)

Cayetano Martínez de Irujo ingresó hace quince días en la clínica La Luz para ser de nuevo intervenido por el doctor Enrique Moreno. Este especialista ha sido quien le ha tratado de sus problemas intestinales. La primera vez que sufrió esta dolencia fue tras el entierro de su madre, la duquesa de Alba, en Sevilla.

Tuvo dos intervenciones de urgencia hasta que decidió pedir el alta voluntaria y viajar a Madrid. “Si me llego a quedar en Sevilla, me muero. El doctor Moreno me salvó la vida y, bueno, también Genoveva, que fue la que movió cielo y tierra para dar con él”, contaba a Vanitatis hace un tiempo. En esta ocasión, su paso por el hospital también ha sido urgente y siguió las pautas de su especialista, que le mandó directamente al centro. Según han comentado los hermanos, aún “tiene para quince días. Está débil, aunque poco se va recuperando. Lo que sí tiene son muchos ánimos”.

Foto: Cayetano Martínez de Irujo, en una foto de archivo. (Getty)

La diferencia con las anteriores ingresos es que esta vez sus hermanos han ido a visitarlo. Hasta este acercamiento, la relación con Eugenia estaba rota y el trato con el hermano mayor no era especialmente cariñoso. La urgencia hospitalaria ha servido para una reunificación familiar que no existía desde hace unos años. La gota para ese distanciamiento fue la publicación de ‘De Cayetana a Cayetano’, unas memorias que sus hermanos no llegaron a digerir.

placeholder Carlos Fitz-James Stuart, visitando a su hermano en el hospital. (CP)
Carlos Fitz-James Stuart, visitando a su hermano en el hospital. (CP)

Eugenia visitó a su hermano hace unos días y este martes lo ha hecho Carlos, el duque titular que prepara la boda de su hijo para este sábado en el palacio de Liria. Todos los hermanos estaban invitados y hubiera sido una manera de tender puentes. No ha hecho falta. El estado de salud del duque de Arjona ha sido lo suficientemente grave para que Eugenia aparcara sus diferencias y acudiera a su lado. La novia, Bárbara Mirjan, es la que no se ha separado de él ni de día ni de noche. Dormía en la clínica y era la que informaba a los hijos, que se encuentran estudiando en Inglaterra, de cómo iba evolucionando el padre.

Cayetano contaba a Vanitatis, antes de su ingreso que “no vendrán a la boda porque están en plenos exámenes. Yo sí iré, aunque tengo el torneo hípico. Ya veré cómo me apaño”. Si no hay cambios o recomendaciones médicas que le permitan acudir, Cayetano seguirá ingresado hasta que el doctor Moreno le dé el alta. Para lo que sí ha servido esta indisposición ha sido para unir otra vez a Eugenia y Cayetano. Con el duque ya hubo antes conversaciones telefónicas e incluso una comida en Liria, tal y como nos informaba el protagonista.

placeholder Eugenia Martínez de Irujo.
Eugenia Martínez de Irujo.

El historial de desencuentros

Cuando Cayetano Martínez de Irujo escribió su catarsis personal en forma de memorias, la división con sus hermanos se agudizó de tal manera que dejaron de hablarle. El único que mantuvo el hilo afectivo fue Fernando, que siempre ha sido el gran componedor de la saga Alba. Eugenia rompió amarras y el duque titular hizo lo mismo. Así lo contaba a Vanitatis: “No me he metido con nadie. He contado mis vivencias. No soy ninguna oveja negra. En cualquier caso, sería blanca. La más blanca en los últimos cincuenta años de mi familia”.

placeholder Cayetano Martínez de Irujo. (Getty)
Cayetano Martínez de Irujo. (Getty)

Ese distanciamiento afectó de diferente manera al duque de Arjona. Con el primogénito, las diferencias se iniciaron cuando murió la duquesa y, por lo tanto, el libro lo único que hizo fue aumentar esa distancia fraternal. Cayetano consideraba que no se habían cumplido los deseos de su madre al apartarle el actual titular de la Casa de las funciones que hasta ese momento había desarrollado: “No soy el duque de Alba, pero soy el heredero moral de Cayetana”.

La relación con Eugenia se rompió y fue quizá el desencuentro que más le dolió. La pequeña de la familia era su ojo derecho e izquierdo. La protegió hasta que la relación hizo aguas y ya no hubo más contacto. La pandemia tampoco ayudó a esa reconciliación porque las reuniones familiares dejaron de celebrarse. Hace poco, en una entrevista que concedió a este medio, aseguraba que le gustaría llevar el campo de Eugenia: “Su finca está al lado de la mía, en Carmona, y se encuentra medio abandonada. Es una pena, pero como no tenemos contacto, no puedo hacer nada”.

Foto: Eugenia Martínez de Irujo. (Cordon Press)

Como decíamos al principio, todo estos desencuentros ya no existen. Al menos se han limado los malos rollos entre los dos hermanos Carlos y Eugenia.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Cayetano Martínez de Irujo Duque de alba
El redactor recomienda