La tiara de la marquesa de la Motilla que se coló en la boda de Belén Corsini
  1. Famosos
ENLACE DE LOS CONDES DE OSORNO

La tiara de la marquesa de la Motilla que se coló en la boda de Belén Corsini

La madrina del novio, Matilde Solís, lució una pieza familiar con una historia de lo más curiosa

placeholder Foto: Carlos Fitz-James y Belen Corsini, durante la boda. (Alejandra Ortiz Fotografía)
Carlos Fitz-James y Belen Corsini, durante la boda. (Alejandra Ortiz Fotografía)

El sábado, Belén Corsini se convirtió en condesa de Osorno tras casarse en una boda por todo lo alto en los jardines del palacio de Liria con Carlos Fitz-James Stuart y Solís, hijo menor del duque de Alba y Matilde Solís.

Un enlace en el que la novia lució un espectacular vestido firmado por Navascués que aderezó con algunas piezas de su joyero familiar, como los pendientes de brillantes de su abuela o el impresionante aderezo para el pelo creado por Susana Cruz (Suma Cruz), combinando tesoros que su madre y sus tías tenían en su haber.

placeholder Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini. (Alejandra Ortiz Fotografía)
Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini. (Alejandra Ortiz Fotografía)

Dos joyas a la altura de una condesa que, sin embargo, a una parte de la opinión pública les supieron a poco. Igual que en la boda de Sofía Palazuelo con el duque de Huéscar, echaron de menos que la novia se decantase por lucir una de las imponentes tiaras propiedad de su nueva familia política y que la duquesa de Alba llevó en tantas ocasiones. Otra vez será, esperamos.

Foto: Belén Corsini y Carlos Fitz-James. (Alejandra Ortiz Foto)

No obstante, y aunque pasó completamente desapercibida, sí hubo una tiara entre las invitadas al ilustre enlace. Matilde Solís, madrina de la boda, decidió aderezar su impecable vestido rojo largo (como manda el protocolo) confeccionado por Lorenzo Caprile, con la mantilla de rigor con peineta (negra como debe ser) y con una joya a la altura de las circunstancias.

Tal y como ha podido saber Vanitatis, el collar que tanto hemos comentado en estas páginas era una tiara desmontable de brillantes de diferentes tallas perfecta para lucirla en ocasiones como esta.

placeholder Carlos Fitz-James Stuart, acompañado por su madre, Matilde Solís. (Alejandra Ortiz Fotografía)
Carlos Fitz-James Stuart, acompañado por su madre, Matilde Solís. (Alejandra Ortiz Fotografía)

Una pieza propiedad de su madre, la marquesa de la Motilla, que recibió en herencia la que fuera en su día duquesa de Huéscar y que tiene una historia de lo más curiosa detrás. Tan solo lleva una generación en la familia.

Esta joya fue comprada hace alrededor de 20 años en el rastrillo de Nuevo Futuro, amadrinado durante años por la infanta Pilar y que siempre contaba con la ayuda inestimable de su amiga la duquesa de Alba y Carmen Tello. De hecho, fue esta última la que medió en la compraventa de esta joya que ha tenido un papel tan protagonista en el enlace.

placeholder Detalle del collar de Matilde Solís. (Alejandra Ortiz Fotografía)
Detalle del collar de Matilde Solís. (Alejandra Ortiz Fotografía)

Una mujer de alta sociedad madrileña que atravesaba apuros económicos deseaba deshacerse de este collar cuanto antes y se lo ofreció a Carmen Tello, quien enseguida puso en conocimiento de la oportunidad a sus amigas por si alguna estaba interesada, y rápidamente encontró compradora. Su suegra, marquesa de la Motilla, lo compró al tratarse, además, de una bonita obra de caridad ya que un porcentaje alto del precio final iba destinado a los niños que ayuda esta fundación que ahora lidera la hija de la duquesa de Badajoz.

Cuando fallecieron los marqueses de la Motilla, se repartieron las joyas entre las hijas y esta le tocó a Matilde Solís, la décima de los once hermanos. Una pieza con historia que se ha convertido en pieza clave de su perfecto look de madrina de su hijo menor.

placeholder Los condes de Osorno posan junto a sus padres, Matilde Solís y el duque de Alba, y los duques de Huéscar. (Alejandra Ortiz Fotografía)
Los condes de Osorno posan junto a sus padres, Matilde Solís y el duque de Alba, y los duques de Huéscar. (Alejandra Ortiz Fotografía)

Eso sí, no es la primera vez que lo vemos en una boda de alta alcurnia. Este collar también lo llevó Carmen Tello precisamente en la boda de su cuñada, Matilde Solís, aderezando un vestido de Victorio & Lucchino.

Montada como tiara, la llevó al altar la nuera de Carmen Tello, Eva Morejón, casada con su hijo, Fernando Solís, heredero del marquesado de su padre y abuelo.

La tiara de la boda de los Huéscar

Matilde no se estrena en esto de ejercer de madrina ni tampoco en confiar en la fórmula de vestido de Caprile más una tiara montada en collar.

Para la boda de su primogénito, futuro duque de Alba y actual duque de Huéscar, Solís volvió a lucir una de las joyas más espectaculares del marquesado de la Motilla como pieza central de su look.

placeholder Fernando Fitz-James Stuart y su madre y madrina de boda, Matilde Solís. (Alejandra Ortiz Fotografía)
Fernando Fitz-James Stuart y su madre y madrina de boda, Matilde Solís. (Alejandra Ortiz Fotografía)

Se trata de la impresionante tiara de diamantes y zafiros que lució su madre, María Isabel Martínez Campos, marquesa de la Motilla, en la boda de Matilde y el duque de Alba en 1988.

Duquesa de Alba Tiara Bodas