La familia de Belén Corsini: artistas, 'catering' y su opinión sobre la 'boda del año'
  1. Famosos
ARISTOCRACIA

La familia de Belén Corsini: artistas, 'catering' y su opinión sobre la 'boda del año'

Hablamos con la familia materna de la condesa de Osorno de arte, de su negocio y, como no podía ser de otro modo, de uno de los enlaces que ha marcado este 2021

placeholder Foto: Belén Lizarriturri, la primera por la izquierda, con Inés Pérez Pla, quien también es íntima amiga de Belén Corsini. (Cortesía)
Belén Lizarriturri, la primera por la izquierda, con Inés Pérez Pla, quien también es íntima amiga de Belén Corsini. (Cortesía)

Belen Corsini saltó a la picota informativa hace casi tres años, cuando empezó una relación sentimental con Carlos Fitz-James Stuart Solís, hijo pequeño del duque de Alba. Los jóvenes se casaron el pasado 22 de mayo sellando así una bonita historia de amor que une a la aristocracia con el poder económico.

La familia Corsini, apodada 'la Tribu' por la gran cantidad de miembros que alberga, es la familia paterna de Belén. Entre sus rostros más conocidos actualmente están la diseñadora Laura Corsini, propietaria de la exitosa marca de ropa Bimani13, su hermana Alejandra Corsini, Álvaro Corsini (marido y socio de la afamada Cristina Oria) y la decoradora Marta Corsini, entre otros.

Foto: Belén Corsini y el conde de Osorno. (Lagencia Grosby)

La madre de Belén Corsini es Mónica Lacalle Rubio. La familia Lacalle es una familia en la que el arte va implícito en su ADN. Una de sus tías maternas, Beatriz Lacalle, condesa de Vastameroil, es una cotizada artista. Sus hijas regentaron juntas un catering que ahora lleva Beatriz Lizarriturri de la Calle, quien algún día heredará también el título nobiliario de sus progenitores. Hablamos con la tía y la prima de Belén Corsini de arte, gastronomía, covid y de la ‘boda del año’.

placeholder Beatriz Lacalle y su marido, en la boda de los duques de Osorno. (LP)
Beatriz Lacalle y su marido, en la boda de los duques de Osorno. (LP)

Beatriz Lacalle es una mujer directa, contesta a las preguntas con una agilidad y precisión pasmosas. Trabajó como abogada durante muchos años en una fundación que promocionaba el mundo rural y su formación. Cuando sus hijas eran pequeñas dejó ese trabajo para encargarse de su crianza. Más tarde decidió dedicarse a aquello que realmente le apasiona: el arte. Empezó a trabajar en el Estudio Solana, que era propiedad de Nieves Solana, sobrina nieta del famoso pintor expresionista Gutiérrez-Solana. Era 1994 y ahí comenzó a exponer sus obras, así como en muchas otras galerías como el Palacio de Saldaña en Madrid o en Ibiza dentro de una muestra organizada por su amigo el abogado Jaime Colomar.

Un gran proyecto

Más tarde trabajó en una empresa dedicada a explotar una finca con bodas y eventos. Este fue el germen del catering Lizas Gourmet, que más tarde montaría con ayuda de sus cinco hijas. En 2016 optó por dedicarse únicamente a la pintura y desde entonces no ha dejado de hacer aquello que más le gusta. Su inspiración es la naturaleza, pero “sobre todo la luz y los colores”, tal y como detalla ella misma. Su obra está compuesta de vegetación y flores, aunque ahora se encuentra inmersa en una serie de obras dedicadas a los deportes náuticos y planea empezar a pintar caballos de polo.

placeholder Beatriz Lacalle, tía materna de Belén Corsini. (Cortesía)
Beatriz Lacalle, tía materna de Belén Corsini. (Cortesía)

“La obra más especial de un artista suele ser aquella en la que se encuentra inmerso en ese momento”, dice Lacalle. Y describe emocionada el proyecto en el que trabaja actualmente, un museo al aire libre con la también pintora y mecenas Mayte Spínola. “Se llama Land Art, mediante el cual Mayte ha querido, a partir de las ramas y árboles que destrozó el temporal Filomena, crear obras de arte junto a otros cien artistas”, explica. Ese proyecto tiene lugar en el inmenso jardín que Mayte Spínola posee en su casa de El Plantío. Junto a ellas, artistas como Carmen Thyssen, María Oriol, Rocío Báez Spínola (hermana del Litri, el torero), Antonio Vigo (padre de Carla Vigo, la sobrina de la reina Letizia), Paloma Porrero de Chávarri y Rosa Serra.

Beatriz Lacalle cuenta con clientes muy conocidos, tanto nacionales como internacionales, pero se resiste a dar nombres por discreción. Quienes sí admite que colgarán una de sus obras en su nueva casa son Belén Corsini y Carlos Fitz-James Stuart Solís: “Estamos todavía viendo qué tema y colorido les encaja, pero quedará muy bonito”. Beatriz no es la única artista de la familia: su primo, el arquitecto Carlos Rubio Carvajal, está trabajando actualmente junto a Norman Foster en la restauración del Salón de Reinos del Museo del Prado. Y otra de sus hijas, Teresa Lizarriturri, está terminando la carrera de Arquitectura de Interiores con innumerables premios y ya es una potente profesional.

placeholder La artista Beatriz Lacalle. (Cortesía)
La artista Beatriz Lacalle. (Cortesía)

Inquietud empresarial

La conversación torna ahora sobre el catering, una empresa familiar (Lizas Gourmet) que empezó con la experiencia adquirida por Beatriz madre durante muchos años en la finca destinada a bodas y grandes eventos. “Sus hijas aprendimos el funcionamiento de este negocio desde dentro y desde abajo”, reconoce Beatriz hija. “En principio, la idea fue desarrollar una empresa de catering entre mis cuatro hermanas y yo con ayuda de mi madre. Se implicaron todas, pero con el tiempo unas trabajan y otras estudian, y ahora mismo soy yo la que está sacando esta empresa adelante”, relata con entusiasmo Belén.

Para volcarse en ese proyecto, Beatriz Lizarriturri renunció a su trabajo en comunicación en la empresa Luxenter (propiedad de su tía, Carmen Lizarriturri). Era una inquietud que había tenido desde niña y la quiso hacer realidad. “Me apunté a un curso de caligrafía y empecé a centrarme en los encargos que me hacían los clientes del catering. Así es como he llegado a donde estoy a día de hoy. Tengo suerte de poder hacer de mi pasión mi trabajo”, reconoce.

El covid supuso un parón en el negocio que ella se toma como un paréntesis productivo: “He tenido la suerte de poder pasar el confinamiento en el campo. Me ha servido para experimentar y probar cosas nuevas y volver con muchas más ganas”. Ahora el trabajo está remontando afortunadamente y explica que sus clientes cada vez están más animados a hacer eventos y contratar más servicios.

Lizas Catering tiene fama por su exquisita pularda rellena, también por el consomé de perdiz y el lomo de venado a la austriaca. En los dulces tienen mucho éxito los hojaldres, tartas y pasteles de limón y merengue, pavlovas de frutos del bosque y los alfajores rellenos de dulce de leche. Tienen una anécdota divertida ocurrida durante el temporal Filomena: "Nos habían encargado un cóctel aquel día en que Madrid amaneció nevado y era imposible circular, prometimos a la clienta que tendría su encargo y montamos un trineo con ayuda de mis hermanas y unos amigos, y en ese trineo nos trasladamos desde una punta a otra de Madrid. ¡El pedido llegó a tiempo a su destino!", cuenta riendo.

Al igual que su madre, por discreción no da nombres propios de sus clientes. Pero entre ellos se sabe públicamente que está Ana Cristina Portillo Domecq (hermana de las hijas de Bertín Osborne) o su tía, la experta en comunicación Belen Lacalle.

placeholder Beatriz Lizarriturri. (Cortesía)
Beatriz Lizarriturri. (Cortesía)

La boda del año

De la boda de su prima, en la que ella ejerció como testigo por la estrecha relación que las une afirma: “Me gustó todo muchísimo. Fue una boda muy especial en un sitio único como es el palacio de Liria, todo tan bonito y tan cuidado. Me parece que hay que destacar el papel del sacerdote que les casó, Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, tan cercano y acertado en toda la ceremonia. A pesar de cuidar con esmero todo lo relativo a medidas de precaución contra el covid, pudimos disfrutar del día y de la compañía perfectamente. Lo más destacable fue ver a Belén y a Carlos tan felices y enamorados".

Su madre, sobre ese día, reconoce que le gustó todo. “Fue una boda diez. La novia estaba impecable, elegantísima y natural que es algo difícil de lograr. Creo que va a ser un referente de estilo como novia durante mucho tiempo. La música fue espectacular y muy bien elegida y el marco, el palacio de Liria, que es maravilloso tanto por dentro como por fuera con esos jardines fabulosos del siglo XVIII. La Casa de Alba es un ejemplo de gestión del patrimonio artístico”, concluye.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Aristocracia
El redactor recomienda