Diego el Cigala, tras el escenario: drogas, la muerte de su mujer y un atentado en Irak
  1. Famosos
más allá de la música

Diego el Cigala, tras el escenario: drogas, la muerte de su mujer y un atentado en Irak

El cantante ha sido detenido por un presunto delito de violencia machista contra su mujer en Madrid. El Cigala vuelve al ojo mediático de la peor forma posible tras sus polémicas con las drogas o el alcohol

Foto: El Cigala, en un concierto en Madrid. (EFE)
El Cigala, en un concierto en Madrid. (EFE)

La Policía Nacional ha detenido en un hotel de Madrid al cantaor flamenco Diego el Cigala por un presunto delito de violencia de género, ocurrido en Jerez de la Frontera días antes, según informaron a la agencia de noticias EFE fuentes de la investigación.

Tras más de 30 años sobre los escenarios, Diego Ramón Jiménez Salazar, el Cigala, vuelve a copar titulares por algo que nada tiene que ver con su música. No es la primera vez, dado que en los últimos años su carrera musical ha brillado, pero también se han multiplicado las noticias sobre su vida personal. Especialmente las relacionadas con un posible abuso del alcohol.

Las primeras informaciones a este respecto más virales surgen con su participación en 2014 en 'El hormiguero', donde las redes sociales se llenaron de mensajes en los que dudaban de su sobriedad. Dada la actitud enérgica y tambaleante del Cigala. Además de añadir frases durante su entrevista como "si ya sabes cómo me pongo, ¿para qué me invitas?".

Dos años más tarde se encargó él mismo de desmentir que hubiera consumido alcohol u otras sustancias estupefacientes en una entrevista para RadioTaxi. De hecho, insinuó que el director y presentador, Pablo Motos, podría haberle sugerido que lo mejor era "ponerse ciego" para aparecer en su espacio: "Me dijo que era lo mejor para subir la audiencia del programa".

Añadiendo que, aunque había estado tentado, había desechado la idea. "Yo nunca jamás he tomado ningún tipo de drogas ni alcohol, la última vez que bebí alguna bebida alcohólica fue el vino de la iglesia en mi primera comunión. Soy así de divertido y abierto de forma natural, siempre lo he sido y nunca he necesitado consumir nada para pasármelo bien".

Unas declaraciones que sorprendieron también en Puerto Rico, donde se habló de posibles problemas con el alcohol del Cigala también en 2015. Los asistentes en San Juan a un concierto del artista se quejaron de su estado de embriaguez. "No dejó de ingerir alcohol en toda la noche y en pleno show", escribió entonces el periódico puertorriqueño 'Nuevo Día' (de los más importantes de la isla). Además, el pasado 6 de mayo sufrió un leve accidente de tráfico en República Dominicana, cuando su vehículo colisionó con un coche fúnebre.

Unos problemas con el alcohol que se habrían agravado durante esos años tras el fallecimiento de su primera mujer, como recogieron entonces crónicas de diferentes periódicos. Su esposa Amparo Fernández falleció en su casa de Punta Cana, en la República Dominicana, por un cáncer. Entonces, fuentes cercanas a la familia explicaron a medios como 'ABC' que no solo se iba su mujer: "Era su compañera desde hace más de veinte años, la madre de sus hijos, su representante, su sustento, su principal apoyo... No se separaba de él ni a sol ni a sombra. Amparo fue la persona que más ayudó a Diego, y no sé cómo va a poder recuperarse de este golpe". "Lo tuvo recluido en la casa, jugando con la play-station, hasta que se recuperó. Lo cuidaba como una madre", añadían sobre cómo había ayudado a que dejara las drogas.

"He vivido momentos muy duros y ella siempre ha estado ahí, y cuando has mirado atrás siempre ha estado allí, el amor de ella siempre va a estar como un ángel de la guarda", narró a Bertín Osborne en 2018. Alrededor de un año después del fallecimiento de su mujer volvió a enamorarse de Dolores, conocida como Quina, una jerezana con la que ha tenido dos hijos más (y que es por quien se le imputa el delito de violencia machista).

Aunque no es la primera vez que tiene que visitar un juzgado por un delito de agresiones. El Juzgado de Instrucción número 12 de Madrid condenó en 2004 al Cigala por una falta de amenazas a una azafata. Según los hechos probados, el cantante embarcó el 29 de marzo de 2003 en el aeropuerto de Barajas con destino a Tenerife y, tras situarse en su asiento, se dirigió a la azafata, a la que entregó una bolsa con un traje para que lo guardara.

La azafata le contestó que en dicho avión no había armarios y le indicó que podía colocar el traje en el compartimento situado encima de su asiento, entonces "en un tono tremendamente exaltado y agresivo" (como reflejó el acta judicial) comenzó a proferir expresiones contra ella como "eres una guarra, tu cara no me gusta nada, te voy a sacar del avión con las piernas por delante, te vas a acordar de mí, me cago en ti y en los de tu raza".

En plena promoción de su nuevo disco 'Cigala canta a México', también hemos podido rememorar otro de los momentos más difíciles que marcó sus recuerdos al inicio de su carrera. A los 15 años, dando sus primeros pasos en la música, dijo a sus padres que se iba a dar un concierto con otros artistas a Italia. Sin embargo, realmente iba a Irak, justo cuando estalló la primera guerra del Golfo.

"Iba con Antonio Canales, ¡imagínate! Llegamos y empezaron las bombas. Nos quitaron los pasaportes y no pudimos salir en 15 días, con el toque de queda y los tanques. Actuamos en un teatro donde, a menos de un kilómetro, cayó una bomba. Oímos un ruido aterrador que destruyó un colegio de monjas. Cuando salimos, vimos a niños chiquitos de tres, cuatro y seis años en bolsas. Una carnicería. Vinimos muy tocados. Tocadísimos. Yo, con depresión", aseguró en una entrevista con el escritor venezolano Leonardo Padrón.

Una intensa vida repleta de luces y sombras que parece no escapar jamás a la polémica, pero que ahora vuelve al centro del ojo mediático no por su música, sino de la peor forma posible.

Cantantes Violencia de género
El redactor recomienda