Inés Arrimadas cumple 40 años: así será su celebración, íntima y familiar
  1. Famosos
SE QUEDA SIN FIESTA

Inés Arrimadas cumple 40 años: así será su celebración, íntima y familiar

La líder de Ciudadanos pasará su aniversario con su marido, Xavier Cima, y puede que con su familia. Hace un mes, la pareja celebraba el primer cumpleaños de su hijo

Foto: Xavier Cima y Arrimadas, en una imagen de archivo. (EFE)
Xavier Cima y Arrimadas, en una imagen de archivo. (EFE)

En la larga crisis que arrastra Ciudadanos desde las últimas elecciones generales, y también en las autonómicas madrileñas, con huidas de varios miembros del partido al PP, Inés Arrimadas capea el vendaval como puede. La líder naranja tiene varios frentes abiertos y varias celebraciones pendientes. Si hay algo clave en su vida, además de la política, es la familia, y tenerla lejos le pesa más que nada. En especial, en los momentos importantes, como su cumpleaños, un número redondo que celebra este 3 de julio.

Hace unas semanas, su hijo Álex cumplió un año y decidieron quedarse en Madrid, lejos de Andalucía, donde viven sus padres, y lejos de Cataluña, donde vive su suegra. Ahora, con otra celebración por delante, Arrimadas puede que logre organizar algo. La agenda del partido está libre este viernes, así que intentará soplar las velas al menos con su marido, el expolítico Xavier Cima. No habrá una gran fiesta, por motivos obvios, así que el cumpleaños servirá para revivir el romanticismo con Cima.

Según nos cuentan, lo más lógico es que lo celebre en la intimidad, como ya hizo con el aniversario de Álex. El primer cumpleaños de su hijo fue el 21 de mayo, y la pareja hizo una pequeña fiesta, de tres personas, de la que después Arrimadas colgó alguna imagen en Instagram. En aquel momento nos contaron que intentarían festejar el aniversario más adelante, con los abuelos del pequeño, que viven en Jerez y Ripoll, lejos del nieto. Y podría ser que este fin de semana los tres se desplacen y aprovechen para que esa cifra redonda sea la excusa para juntarse.

Foto: Xavier Cima y Arrimadas, en una imagen de archivo. (EFE)

Lo que no nos han dicho es donde será. La vida de Arrimadas sigue entre Barcelona y Madrid. Nacida y criada en Cádiz, la líder naranja se formó como política en la capital catalana y es allí donde mantiene su residencia oficial. Incluso se ha vacunado en Barcelona y no en Madrid, a donde se mudó hace un par de años para entrar en la dirección de su partido junto a su exlíder, Albert Rivera.

Con un pie en Cataluña

Nunca, eso sí, ha abandonado Barcelona del todo y decidió desde el primero momento seguir pagando el alquiler de su céntrico piso. Lo cuentan desde el entorno de la política, quienes señalan su fuerte vinculación con la ciudad.

Foto: Inés Arrimadas y Xavier Cima, antes de las elecciones de diciembre de 2017. (Reuters)

Su casa en Madrid está también en el centro y desde allí se desplaza a sus citas políticas. Intenta buscar siempre momentos para estar con su hijo, nos comentan, y hace poco colgó un vídeo en el que el pequeño daba sus primeros pasos. Arrimadas dispone de ayuda en casa, algo que no puede evitar al no tener a su familia cerca y estar sin su apoyo ‘logístico’.

Soledad en la gran ciudad

Es duro, dice, porque la pareja está sola en la capital. Nos lo contaba en una reciente entrevista, en la que admitía esa culpa que arrastran tantas madres trabajadoras.

“En casa nos organizamos, con mucho esfuerzo, como todas las familias. Nos coordinamos con mi marido y renunciamos a casi todo, no tenemos vida social, por ejemplo. Además, tenemos la suerte de poder contar con ayuda, piensa que cuando estamos en Madrid o en Barcelona no tenemos a nuestras familias cerca. Ellos están en Girona y en Cádiz, así que sin ayuda sería imposible. Lo conseguimos organizándonos mucho”, dijo a Vanitatis el pasado mes de marzo.

“Haga lo que haga, siempre siento cierto arrepentimiento. Si estoy en el trabajo pienso que debería estar con el niño, que no le dedico tiempo suficiente. Y cuando estoy con mi hijo pienso que debería estar acabando tal informe o preparando tal reunión. Ser madre trabajadora es vivir en una culpa constante. Es algo de lo que se habla mucho, pero lo llevo bien, eh (risas)”.

Maternidad tardía

La maternidad era una asignatura pendiente para Arrimadas, quien intentó quedarse embarazada durante años. Llegó tarde, confiesa, pero le ha valido la pena, pese a la carga que implica tener un hijo sin ayuda. “Yo llegué a la maternidad tarde, como tantas mujeres, y no debería ser así. Lo retrasé mucho, primero por mi carrera profesional y después por mi carrera política. A los 35 años lo empecé a intentar y al retrasarlo tanto me costó mucho [lo consiguió en verano de 2020, con 39 años]”.

Foto: Inés Arrimadas, en una imagen de archivo. (Reuters)

Una prueba de la soledad que vive el matrimonio en la capital fueron las fiestas navideñas, cuando Arrimadas contaba: “Yo llevo desde agosto sin ver a mis padres y a mis cuatro hermanos y mis sobrinos, a los que adoro y echo de menos cada día. Mis padres, que viven en Jerez, llevan desde entonces sin ver a su nieto, que nació en mayo y al que no están viendo crecer. Mi suegra, que vive en Ripoll (Girona), lo mismo. Como muchos abuelos, tienen una enorme pena por vivir algo así. En una situación parecida están millones y millones de españoles”.

Inés Arrimadas
El redactor recomienda